30 de mayo de 2018

Cómo plantar una idea en otra mente

Hay quien sabe plantar una idea en otra mente. 


Si alguna vez has sido persuadido por un vendedor de que realmente quieres un producto, de hacer algo demasiado instintivamente o de tomar decisiones que no se parecen a tu forma de actuar, entonces te pueden haber persuadido. Alguien logró plantar una idea en tu mente. Así es como funciona.


Nota: aunque algunas de estas situaciones de plantar una idea son legítimas, este artículo fue escrito para enseñarte a detectar estas tácticas de plantar una idea en lugar de usarlas en otras personas. Antes de empezar, es importante advertir que plantar una idea en la mente de alguien sin darse cuenta es una forma de manipulación. No estamos aquí para juzgarte, pero ese es el tipo de cosas que la mayoría de la gente considera manipuladoras y probablemente no deberías poner en práctica lo que vas a leer. Utilízalo en cambio para reconocer y evitar los momentos en que alguien trate de manipularte.

Cómo plantar una idea en otra mente
Cómo plantar una idea en otra mente
Probablemente estás pensando que plantar una idea en la mente de alguien es una cosa difícil de hacer. De hecho, es todo lo contrario. Es sorprendentemente fácil de lograr y difícil de evitar. Vamos a ver algunas de las formas en las que esto puede funcionar.

Para plantar una idea, la psicología inversa funciona de verdad


La psicología inversa se ha convertido en un cliché. El problema es que la mayoría de la gente mira la psicología inversa de una manera muy simple. Por ejemplo, digamos que quieres evitar que un ser querido vaya a saltar en paracaídas. Le dirías: "puedes arriesgar tu vida para saltar de un avión, no me importa" tratar de convencer a esta persona de que no lo haga. Pero no es psicología inversa, es psicología pasiva-agresiva. Así que olvídalo y empieza desde el principio.

Si tienes la intención de usar la psicología inversa a tu favor, necesitas ser sutil. Digamos que quieres que tu compañero de piso friegue los platos porque es su turno. Como es normal, un enfoque simple sería:

"¿Quieres lavar los platos? Es tu turno.”

Pero en este ejemplo, supón que tu compañero de piso es perezoso, se escaquea y tu acercamiento "agradable" no funciona. ¿Qué puedes hacer? Puedes decirle esto:

"Bueno, decidí no lavar más los platos y voy a empezar a comprar platos de plástico desechables. ¿No te importa? Dame algo de dinero si quieres que también te compre para ti.”

Esto te hace posible el ofrecerle una alternativa mucho peor para no fregar los platos, sin culpar directamente a la otra persona. En lugar de centrarte en la carga, tu compañero de cuarto se enfrenta a la elección de una de las dos alternativas. Así es como la psicología inversa puede ser efectiva, siempre y cuando te mantengas en tu posición. 

Nunca hables de la idea, pero da vueltas alrededor de ella


Convencer a la gente de querer hacer algo puede ser difícil si sabes que no van a querer hacerlo. Así que para plantar una idea tienes que hacerles pensar básicamente que SIGUE LEYENDO...


4 comentarios:

  1. Las sutilezas producen mejores beneficios que el enfrentamiento.
    Lo hago con algunos paciente. Es un trabajo de hormiga...poco a poco se llena el montón.

    Saludos Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un trabajo lento, pero con buenos cimientos, así la obra aguanta y no se desmorona.

      Saludos, Manuel

      Eliminar
  2. Algo que por desgracia practican algunas personas dentro de la pareja con buenos resultados. Tengo casos conocidos de gente que ha roto con padres y hermanos por causa de la comedura de coco a la que le somete su conyuge.
    Un saludo, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que citas es muy humano y da para muchas tragedias griegas, biblias, novelas, etc.

      No te digo nada si la que come el coco (además de otras cosas) es la amante...

      Un saludo, Cayetano.

      Eliminar