Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

4 de noviembre de 2011

Estrategia. Las 48 leyes del Poder. Ley nº 5

LEY Nº 5: CASI TODO DEPENDE DE SU PRESTIGIO; DEFIÉNDALO A MUERTE
Su renombre y su prestigio constituyen la piedra angular del poder. El prestigio es estrategia suficiente para intimidar y ganar. Sin embargo, una vez que el prestigio decae, usted se volverá vulnerable y será atacado por todos los flancos. 

Estrategia. Las 48 leyes del Poder.
Ley nº 5 CASI TODO DEPENDE DE SU PRESTIGIO;
DEFIÉNDALO A MUERTE
Utilice la estrategia de convertir su prestigio en una fortaleza inexpugnable. Manténgase alerta frente a cualquier tipo de ataques potenciales y desbarátelos antes de que se produzcan. Al mismo tiempo, aprenda la estrategia de destruir a sus enemigos abriendo brechas en la reputación y prestigio de ellos. Luego dé un paso al costado y deje que la opinión pública los crucifique.

Durante la guerra de los Tres Reinos, ocurrida en China (207-265 d.C.), el gran general Zhuge Liang, que lideraba las fuerzas del reino Shu, envió a su nutrido ejército hacia un campamento distante, mientras él se quedaba descansando en una pequeña ciudad, con sólo un puñado de soldados. De pronto los centinelas le comunicaron la alarmante noticia de que se acercaba una fuerza enemiga de más de 150.000 hombres al mando de Sima Yi. Como sólo contaba con un centenar de hombres para defenderlo, la situación de Zhuge Liang era desesperada. El enemigo lograría capturar al fin a ese renombrado líder militar.

Sin lamentarse de su suerte ni desperdiciar tiempo en tratar de imaginar cómo lo habían tomado desprevenido, Liang ordenó a sus tropas arriar las banderas, abrir las puertas de la ciudad y ocultarse. Luego se sentó en la parte más visible de la muralla que rodeaba la ciudad, vestido con una túnica taoísta. Encendió incienso, pulsó su laúd y comenzó a cantar. Pocos minutos más tarde vio que el enorme ejército enemigo se acercaba, constituido por una interminable falange de soldados. Simulando no verlos, Liang continuó cantando y tocando el laúd. Pronto el ejército enemigo llegó ante las puertas de la ciudad. Al frente iba Sima Yi, quien de inmediato reconoció al hombre sentado sobre la muralla. Sin embargo, mientras sus soldados se impacientaban por ingresar por las puertas abiertas en la ciudad sin custodia, Sima Yi titubeó, los retuvo y, tras estudiar largamente a Liang, sentado sobre la muralla, ordenó a sus tropas que se retiraran de inmediato y a toda velocidad. 

Estrategia. Las 48 leyes del Poder.
Ley nº 5 CASI TODO DEPENDE DE SU PRESTIGIO;
DEFIÉNDALO A MUERTE
Sima Yi había luchado contra Chuko Liang docenas de veces y lo conocía bien. Cuando llegó a la ciudad vacía y vio a Liang orando sobre la muralla, quedó atónito. La túnica taoísta, los cánticos, el incienso... todo eso no podía ser sino una estrategia para intimidar al enemigo. Sima Yi supuso que Liang lo estaba provocando, desafiándolo a caer en su trampa. El juego era tan obvio que, por un momento, Yi pensó que Liang de veras estaba solo y desesperado. Pero su temor a Liang era tan grande que no se atrevió a averiguar la verdad. Esto muestra con claridad el poder que tiene el prestigio. Es capaz de poner a la defensiva a todo un ejército, e incluso obligarlo a la retirada, sin disparar una sola flecha.

Para saber mas:
http://www.elartedelaestrategia.com/las_48_leyes_del_poder_robert_greene.html

1 comentario:

  1. En Venezuela hay un dicho: Crea fama y acuestate a dormir...

    Creo que le va como anillo al dedo.
    Saludos Carolus

    ResponderEliminar