11 de octubre de 2015

Aprende de las zanahorias, del huevo y del café

Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y de cómo las cosas le resultaban tan difíciles. 


No sabía como hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.


Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre el fuego. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir. Sin decir palabra. 

Aprende de las zanahorias, del huevo y del café
Aprende de las zanahorias, del huevo y del café
La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente, coló el café y lo puso en un tercer recipiente. 

Mirando a su hija le dijo: "Querida, ¿qué ves?"; "Zanahorias, huevos y café" fue su respuesta. Le hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias, ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma. 

Humildemente la hija preguntó: - "¿Qué significa esto, padre?" Él le explicó que SIGUE LEYENDO... 





4 comentarios:

  1. Es una parábola que me gusta usar con muchos pacientes que se encuentran en depresión. Es muy significativa, sobretodo la en cuanto a la enseñanza del café.
    En estos días tuve que cambiar el agua por la leche, porque la paciente no tomaba café...Le dije que el colacao hacía lo mismo que el café al agua pero en la leche...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que usas la parábola y sus variantes de forma muy creativa. Espero que les alivie la depresión a tus pacientes.

      Saludos

      Eliminar
  2. Bonita enseñanza del padre; aunque prefiero el cocido: trasformas el agua hirviendo en un magnífico caldo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ya vamos entrando en fechas de cocidos y potajes, buen momento para aplicar la fábula y explicarla mientras lo degustas en compañía.

      Un saludo.

      Eliminar