Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

10 de noviembre de 2016

La cobra y el gato (y un ratón)

Erase una vez un gato que cansado de no poder alcanzar al ratón, al ser este más rápido y más listo, decidió ir a ver a una cobra que vivía en el jardín de la casa.


Con la zalamería que solo un gato puede tener comenzó a hablar con la cobra:


-¿Sabes gran serpiente? Hay un ratón que presume de ser más rápido y más listo que tú –decía ronroneando.

La cobra y el gato (y un ratón)
La cobra y el gato (y un ratón)

-¿Y? – Contestó la serpiente con cierto interés.

-Dice que cualquier día aprovechando que te haces vieja te matará y se quedará con tu territorio – dijo regocijándose el gato al haber captado el interés de la cobra –y es muy fuerte ese roedor, si tiene una oportunidad...

-¿Y dónde se esconde ese ratón? – preguntó la serpiente totalmente levantada.

-Junto al agujero que hay al lado del reloj de pie – contestó el gato sin poder esconder su satisfacción.

Al día siguiente la cobra esperó detrás del reloj a su victima.

No pasaron más de 5 segundos desde que el ratón asomase la cabeza y la cobra se lanzase contra él, clavándole con fuerza los colmillos e inyectándole tanto veneno que la muerte fue rápida e indolora.

La serpiente abandonó el cuerpo del roedor junto a su agujero y regresó al jardín.

Al poco rato el gato pasó por el agujero y vio el cadáver del ratón. Sin pensárselo dos veces se lo comió, relamiéndose de gusto por haber sido más listo que él, sin ser consciente que al hacerlo se estaba envenenando él también.

La muerte del gato fue mucho más lenta y dolorosa.

Moraleja:
Destaca por tu inteligencia, por tu velocidad... Por lo que sea, que siempre habrá quien te envidie y desee tu final, como le pasó al gato.

Quizás si la serpiente hubiera invertido 10 minutos en hablar con el ratón éste seguiría vivo.

Hay muchas formas de envenenar, y muchos tipos de veneno, pero al final todo el veneno que soltamos nos acaba afectando.



4 comentarios:

  1. Por tratar de engañar a la cobra, el gato "cobró" su recompensa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por una vez, los que se aprovechan del trabajo ajeno tienen lo que se merecen.

      Saludos

      Eliminar
  2. Y hay quienes si se llegan a morder...Es posible que la muerte sea incluso más rápida que la del ratón...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta puñetera vida hay cobras, gatos y ratones para aburrirse. También hay veneno para todos. Es lo que le da variedad a este instante fugaz que llamamos vida

      Saludos

      Eliminar