Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

10 de noviembre de 2011

11 estrategias para superar la manía de tener todo bajo control

¿Eres de las personas que constantemente busca tener todo bajo control


Existe un beneficio que ganas por este comportamiento, pero también existe un alto precio que estás pagando por esta “manía”. Te doy 11 estrategias para enfrentarla.
11 estrategias para superar la manía de tener todo bajo control
11 estrategias para superar la manía de tener todo bajo control

¿Te observas siendo muy detallista?

¿Te consideras una persona demasiado perfeccionista?

¿Te gusta tomar siempre las decisiones?

¿Te cuesta escuchar?

¿Te enojas con facilidad?

¿Te incordia escuchar ideas de otros que no se condicen con las tuyas?

¿Te observas criticando a otras personas o entidades externas?

¿Te “gusta” tener el control de todo?

La costumbre de “tener todo bajo control” puede que te brinde un beneficio aparente, que es el pensar que al tener todo bajo control, estas controlando no cometer errores, que todo esté en “su sitio”. Te afectaría sobremanera la posibilidad de equivocarte y/o de que los resultados no salgan como tú esperas, con todas las consecuencias que ello implica. Podemos decir que uno de los lados ocultos de esta conducta de tener todo bajo control es la inseguridad.

Planificar, prepararse, estar “en tema”, encargarse con responsabilidad de los asuntos, ser precavidos; resultan acciones positivas si se traducen en una conducta que apoya el logro de tus propósitos y tu diario vivir. Pero cuando...

CONTINUA EN:

2 comentarios:

  1. Pienso que esa necesidad de control extrema tiene también relación con el miedo. Esa planificación férrea le da seguridad al controlador, tiene programada al minuto su agenda, sabe qué hará en cada momento los próximos siete días (o siete meses). Cree que si no se hace nada sin su supervisión y aprobación todo estará en orden, no habrá sorpresas y los reveses que puedan surgir están sopesados y conjurados a través de otras medidas.

    Quizás (no sé si esto es posible), si se le ayuda a detectar esa necesidad de seguridad contra cualquier contratiempo o situación inesperada desagradable, supere esa obsesión por la planificación y el control mejor que con estrategias conductistas.

    ResponderEliminar
  2. No tengo esa manía...Creo.
    Si soy detallista, sobretodo cuando estoy buscando un diagnóstico en un paciente difícil, de esos qe no tienen claro sus síntomas y la analítica no ayuda.

    Si me desespera que no cumplan con las indicaciones que les hago de control de dieta (diabéticos e hipertensos) o que sigan fumando...

    En general disfruto mucho con el proceso. Uno quiere no fallar, pero a veces...

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar