Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

18 de septiembre de 2014

Lo que tienes que saber cuando formas un triángulo amoroso

Una aventura amorosa de una noche puede acabar convirtiéndose en una relación duradera. Tanto, que es poco frecuente que se limite a un simple encuentro esporádico, llegando en ocasiones a durar varios meses, e incluso años, hasta que los amantes se hastían de llevar su relación en secreto o la pareja descubre el entuerto.

Lo que tienes que saber cuando formas un triángulo amoroso
Lo que tienes que saber cuando formas un triángulo amoroso
Mientras esto no ocurra, el infiel construye un triángulo amoroso que, en un principio, genera experiencias satisfactorias y sentimientos positivos, con una mayor autorrealización y unas necesidades emocionales mejor cubiertas.

Unos positivos beneficios a corto plazo que, según se apunta en un artículo del Contemporary Psychoanalysis Group, no responden a otro hecho que a un problema previo en la pareja o un conflicto cerrado en falso, del que los implicados pueden ser conscientes o no. Al margen de las causas que llevan a la infidelidad, los autores remarcan que casi todas las personas que la cometen sienten una embriagadora emoción inicial, por la que es difícil resistirse a no ver más a esa persona, siendo perfectamente factible que surja el amor.

En la mayoría de ocasiones, los infieles pasan por una fase de enamoramiento movidos por un mar de dudas en la que se plantea si dejar a su pareja o irse con su amante. Al encontrarse en esta situación, añaden los psicólogos, piensa que si pone fin a su aventura su vida volverá a ser vacía, pues probablemente no haya arreglado aún los problemas que tenía con su pareja, o serán incluso más graves. Por otra parte, si se inclina más por romper la relación con su pareja, sentirá vértigo pensando en que quizá no funcione su nueva relación.

En cualquier caso, el infiel se encuentra ante una tesitura en la que le asusta el resultado de cualquier decisión que tome, pues sigue añorando a partes iguales tener un lazo emocional con alguien al tiempo que puede sentirse independiente. Este es el resultado habitual de un triángulo amoroso, que inevitablemente se convierte en una ola difícil de surfear, añaden los autores.

CONTINUA EN:

4 comentarios:

  1. No tienes bastante con una y abres una franquicia. Ganas de complicaciones. Si una te sala rana, sustitúyela pero no la conserves.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin embargo, se dice del matrimonio que es una carga tan pesada que hay que llevarla entre dos... y a veces entre tres.

      Un saludo

      Eliminar
  2. A mi se me notaría...Vamos que con una tengo. Me basta y me sobra :D

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que ser algo muy estresante lo de tener amante, y sin haberlo preparado me ha salido un ripio mas que un pareado

      Saludos

      Eliminar