Mostrando entradas con la etiqueta redes sociales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta redes sociales. Mostrar todas las entradas

La magia de internet y las redes sociales

Internet no es mejor ni peor que el mundo físico. Internet solo amplifica nuestra visión del mundo.


Si un artículo (a ser posible, breve), foto o vídeo cae en gracia a las masas, se reproducirá por internet de forma viral. Según en qué red estemos, se llevará un “me gusta”, un “+1”, un “retweet” o se propagará por el WhatsApp tan rápido como el mismo pánico que ha creado el virus del ébola (y su gestión). 

Pero lo que más me asombra de internet, es que si pones la foto de un niño que tiene una enfermedad muy puñetera con un texto de “haz clic en me gusta si estás en contra de (la enfermedad que sea)”, tienes asegurados cientos de “likes”. No digamos más si en vez de pedir “likes” pides “amén”, que es la versión cristiana del “me gusta”. Y si además ofreces que al día siguiente San Aberroncho te va a conceder un milagro, los “amenes” salen como setas en otoño (verídico y comprobado). 

La magia de internet y las redes sociales. Rajoy te ama
La magia de internet y las redes sociales. Rajoy te ama
Haz la prueba, pon en tu Facebook una foto de tu presidente de gobierno con el texto de que te ama y verás cómo te contestan multitudes enfebrecidas. No digamos ya si la foto es de Jesus o de Diosito (Dios, para los amigos). Sin embargo, no he visto lo mismo en Mahoma o Alá, tal vez por su prohibición de presentar imágenes suyas. 

Me he cansado de preguntar sobre la efectividad de estos “likes” y “amenes” y de sondear a ver si los milagros aparecen, pero solo recibo contestaciones tachándome de descreído, en el mejor de los casos. Otro fenómeno sorprendente con la misma efectividad de propagación es proponer “me gusta” o una oración para conseguir la paz mundial o cosas por un estilo. Digo yo, que si esto funcionara, desde hace milenios no habría guerras y no haría falta usar las redes sociales para darle una pequeña limpieza a nuestra mala conciencia. Me temo que pronto las penitencias sustituirán el rezo de penitencia por mil “likes” y “amenes” en Facebook. Tiempo al tiempo.

En fin, como dijo el torero, “hay gente para todo”. Dale un “me gusta” y comparte este artículo, y mañana verás cómo te ocurre un milagro (por ejemplo, que respirar aun siga siendo gratis). Sé de un caso que no dio un “me gusta” y fue violado repetidas veces por una cabra con sífilis. Amén.

El increíble caso del asesinato en los tiempos de las redes sociales

Los asesinatos ya no son lo que eran, en estos tiempos de redes sociales, han cambiado muchas cosas.


Al Inspector Mendoza le quedaban meses para su jubilación tras una carera policial plena de éxitos. Tenía olfato, sabía interrogar y su experiencia era el modelo a seguir para los novatos. O quizá ya no tanto…

Lo que nuestro policía se encontró aquel día le cabreó bastante. No solo eso, después de cabreado, se cabreó aun más, mucho más, como hacía años que no se cabreaba. Pero empecemos por el principio. A priori, el asesino era un tipo un tanto extraño: degollar a su víctima en un autobús delante de muchos pasajeros no parecía muy profesional. El problema apareció cuando ningún testigo vio nada. No es que fuera por miedo a represalia, no era eso, ni mucho menos. Es que literalmente, nadie vio nada, el asesino era o parecía invisible. Eso ya causó que el inspector Mendoza empezara a levantar la ceja. Sus subordinados ya sabían que este gesto anunciaba mosqueo, cuando no cabreo, de su superior.

El increíble caso del asesinato en los tiempos de las redes sociales
El increíble caso del asesinato en los tiempos de las redes sociales
- ¿Y cómo carajo nadie ha visto nada? – preguntó nuestro amigo.

- Pues mire, jefe, andaban todos mirando su teléfono, ya sabe: guasap, el jueguecito de moda, el feisbuk, el tuiter y todo eso, le respondió Martínez, su segundo en el cargo.

- Joder, pues alguien habrá oído algo, digo yo

- Iban todos escuchando música con auriculares. Jefe, con el debido respeto, usted viaja poco en transporte público, ¿verdad?

- Voy en moto a todas partes, ya lo sabes. Pero me cuesta creer que anden todos tan atontados con esos chismes para que llegue un fulano y delante de todos le dé matarile a otro que estaba ahí sentado. Así, sin mas.

- Bueno, me dice el conductor que a esas horas hay pocos pasajeros, que van todos sentados y cada uno a su bola, como zombis. 

- ¿Y las grabaciones de las cámaras de seguridad en cada parada?

- No funcionan, jefe. Con los ajustes del presupuesto son solo disuasorias, pero no graban nada. El asesino debía de saberlo.

- Hay que joderse con la puta crisis. Por cierto, ¿y éste quién es?

- A sus órdenes, se presenta el oficial en prácticas Gómez. 

- Lo que faltaba, un novato. En resumen, que no sabemos nada del asesino, ni foto, ni cara ni nada de nada. Por cierto, aquí hay algo raro. Falta la prensa, siempre aparece un becario que no tiene ni idea de nada para liar mas la historia, y hoy no hay nadie, cosa que me mosquea mucho. 

- Jefe, le va a dar igual que haya o deje de haber prensa, todos los pasajeros han hecho fotos del fiambre y las han colgado en internet.

- Me cagüen todo lo que se mueve y en lo que no se mueve. ¿Por qué no les han quitado el móvil?, dijo ya visiblemente cabreado.

- Jefe, si hacemos eso, la noticia será usted y no el asesino. No se puede hacer. Ahora mismo, la foto estará en todos los medios de comunicación.

- Mi inspector, ¿le puedo  interrumpir? – le soltó de golpe el poli en prácticas.

- Solo para darme tabaco, majete. Tú observa y aprende.

- Bueno, el caso es que sé porqué no está aquí la prensa y sé cómo se llama el asesino.  Además, tengo su foto.

- ¿¿¿ Cómo dices ???

- El asesino es un tal Franklin Vasquez, moreno y con un tatuaje en la cara. Mejor, aquí puede ver la foto.

- Joder, pero si está en la prensa y en la tele.

- Verá, mi inspector, este individuo se hizo una foto a sí  mismo con su teléfono junto a su victima recién degollada para mandarla a quien le encargó el trabajito. El muy gilipollas no la ocultó al resto de las redes sociales. Ahora, todo Facebook, Twitter y demás redes comparten la maldita foto, así como prensa y televisión. En su perfil aparece toda su vida y milagros junto a toda su familia y amigos. 

- Buscad a su familia y todo lo que aparezca en esa red para interrogarles, tal vez si nos damos prisa le trinquemos pronto.

- Mi inspector, no hace falta, si mira mi teléfono podrá ver donde está ahora. Se ha dejado conectado en su móvil la función de dónde se encuentra.

- Hijo mío, me rindo, el futuro es tuyo, qué ganas tengo de jubilarme. Martinez, que le sea leve, menuda la que le espera con todas estas milongas de telefonitos y demás historias. Es usted un buen policía, pero de mi escuela, de los viejos tiempos. Que no le pase nada. ¿Sabe una cosa?

- Dígame, jefe.

- El tal Vasquez, el asesino, era de mis tiempos. Hizo un buen asesinato, de profesional, pero la cagó con estas pijadas modernas. En cierta forma, me da pena. Era como yo, un dinosaurio.

El video mató a la estrella de la radio, y las redes sociales a todo lo demás

El 26 de septiembre de 1960, Kennedy y Nixon tuvieron el primer debate televisado entre aspirantes a la presidencia de EEUU. Los que siguieron el debate por radio, dieron por vencedor a Nixon, pero los televidentes lo hicieron con su rival. Finalmente, las elecciones las ganó Kennedy. Nixon no supo entender el poder de este nuevo medio de comunicación y la imagen que transmitió en la TV fue muchísimo peor que la de su contrincante, su fotografía limpiándose el sudor lo dice todo. Sólo preparó su discurso de cara a los radioyentes.

Nixon, su imagen limpiándose el sudor lo dice todo
Nixon, su imagen limpiándose el sudor lo dice todo

No supo entender el cambio de paradigma en la comunicación social y le costó una derrota.


En el año 2.004, en España, además de los fallos garrafales de comunicación del Gobierno saliente con motivo de los atentados terroristas del 11-M, la oposición supo hacer un uso excelente de los mensajes de telefonía móvil (entonces por SMS) con los famosos mensajes que terminaban en “pásalo”. Se empezaba a avistar un nuevo cambio en la comunicación de masas. Fenómeno viral, le llamaban.

Diez años más tarde, en las elecciones europeas, ha irrumpido con fuerza un partido desconocido hasta hoy. No voy a entrar en ideologías, sino en el uso de la tecnología. Aun teniendo en cuenta que muchos de los votos recibidos son de castigo hacia el bipartidismo actual, hay que analizar qué medios empleó este partido, -bastante personalista, por cierto – para obtener 1,2 millones de votos. Por supuesto que el líder hace un uso magistral de la televisión en todas las tertulias en las que aparece, pero no creo que esto haya sido decisivo para su éxito. Su punto fuerte, que es el débil de los demás, es el uso de las redes sociales. Ahí es donde más ha calado su mensaje. Entre ellos, destacar Twitter, que como limita la  extensión del texto, es ideal para transmitir mensajes breves como consignas, ideas fuerza y otros conceptos más dirigidos al corazón o las tripas que al cerebro.  

El 26 de septiembre de 1960, Kennedy y Nixon tuvieron el primer debate televisado entre aspirantes a la presidencia de EEUU
El 26 de septiembre de 1960, Kennedy y Nixon tuvieron el primer debate televisado entre aspirantes a la presidencia de EEUU
No sabemos que traerá el futuro, pero el presente es un aparatito que llevamos en el bolsillo que recibe y además emite o retrasmite mensajes por las redes sociales. El que no quiera ver esto es que vive en el siglo pasado. Solo un comentario sobre estas nuevas tecnologías: las redes sociales son el nuevo rebaño, hay que ser muy valiente para publicar algo que vaya en sentido contrario a la manada, pues te pisotean amparados en la masa. Así que prestad atención los aprendices de brujo, pues las masas que hoy te aplauden, mañana pedirán tu cabeza. Como siempre, desde que el mundo es mundo. 

Hay un tema más, que es antiguo como la Humanidad. Para que tu mensaje triunfe, tienen que ser creíbles tanto el contenido como el que lo difunde. Los rivales de este señor no son creíbles, y a esta nueva estrella, se le concede el beneficio de la duda, pues a priori parece creíble. De momento, esta es otra clave de su ascenso.

Si los políticos de toda la vida, la “casta”, quieren recuperan su prestigio, lo tienen muy fácil: cumplir y hacer cumplir la ley así como actuar de acorde a lo que prometieron. En resumen: dar ejemplo y del bueno, se entiende. Entonces, volverán a tener votos, así de simple. De lo contrario, irán a donde ha ido el siglo XX: serán historia, con minúsculas.


Cómo usan las redes sociales para manipularnos

El uso de las redes sociales para manipularnos se basa en dos tácticas principales: la inyección de material falso en el Internet con el fin de destruir la reputación de sus objetivos; y el uso de las ciencias sociales y otras técnicas para manipular el discurso online y el activismo hacia los resultados deseados. 

Cómo usan las redes sociales para manipularnos
Cómo usan las redes sociales para manipularnos
El último intento del gobierno de EE.UU. para derrocar al de Cuba mediante el uso de las redes sociales es sólo la punta del iceberg, pero lo que es realmente interesante es cómo se conecta con la crisis ucraniana.

El 2 de abril, la Associated Press publicó un informe que denunciaba que recientemente el gobierno de EE.UU. trató de derrocar una vez más al gobierno cubano. Esta vez la trama giraba en torno a la creación de una red social llamada "ZunZuneo", que era esencialmente una versión primitiva de Twitter. El plan, que fue preparado por la Agencia de los EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Departamento de Estado de EE.UU., era conseguir un gran número de seguidores de los usuarios y luego empujarlos hacia una rebelión. La red fue construida utilizando empresa ficticia y financiada a través de un banco extranjero para ocultar su relación con Washington. La administración Obama defendió el programa diciendo que "había contado con la iniciativa al Congreso".

Por supuesto, todos sabemos que el intento de derrocar a un gobierno extranjero está perfectamente bien, siempre y cuando se lo digas al Congreso con un poco de antelación.

Por muy chocantes y absurdas que estas revelaciones puedan ser para el público en general, la verdad del asunto es que esto es sólo la punta del iceberg. El gobierno de EE.UU. y sus aliados han estado utilizando Internet desde hace algún tiempo como un arma encubierta.

Así que vamos a conectar un par de asuntos

En 2011 salió a la luz que los militares de EE.UU. ...

CONTINUA EN:

Internet lo sabe todo sobre ti


La falta de prudencia no es exclusiva sólo de los jóvenes. Si piensas que existe privacidad en el ciberespacio, piensa de nuevo: Internet lo sabe (casi) todo de tí. El principal negocio de esa información es la publicidad


- Las redes sociales arrastran a los internautas a dibujar sus perfiles a golpe de clic


- Los expertos coinciden: la privacidad no existe en el ciberespacio y es clave gestionar la imagen y elegir qué enseñar


La falta de prudencia no es exclusiva sólo de los jóvenes. Si piensas que existe privacidad en el ciberespacio, piensa de nuevo: Internet lo sabe (casi) todo de tí. El principal negocio de esa información es la publicidad
La falta de prudencia no es exclusiva sólo de los jóvenes. Si piensas que existe privacidad en el ciberespacio, piensa de nuevo: Internet lo sabe (casi) todo de tí. El principal negocio de esa información es la publicidad
Cuánto se gasta en ropa, qué juegos prefiere, sus creencias religiosas, tendencia política, dónde pasó sus últimas vacaciones, su color favorito, o si es de tomar cerveza, vino o agua en las comidas. Muchos de estos detalles sobre usted están en Internet. Algunos los habrá publicado usted mismo, otros se pueden inferir de su actividad en la Red, qué páginas visita, qué aplicaciones se descarga en el móvil o simplemente de lo que otros dicen de su persona. La información está ahí y no hace falta ser malintencionado para encontrarla, aunque puede ser usada con malas intenciones.

Lo habitual, sin embargo, es que las empresas recaben y crucen datos personales para ofrecer publicidad muy individualizada en función de los gustos de cada uno, incrementando con ello sus posibilidades de venta. Así, la privacidad se ha convertido en la moneda con la que pagamos muchos de los servicios online aparentemente gratuitos. Otras veces, compartimos intimidades simplemente para satisfacer la necesidad humana de comunicarnos, según los sociólogos. Sea de manera intencionada o inconsciente, cada clic de ratón o palabra que escribimos en la blogosfera revela quiénes y cómo somos. Los expertos coinciden: la privacidad en Internet no existe, pero se puede gestionar cuánto enseñamos y qué imagen damos.

Internet lo sabe todo sobre ti
Internet lo sabe todo sobre ti


Las autoridades de protección de datos del Estado de Schleswig-Holstein (Alemania) prohibieron en agosto de 2011 el uso del botón Me gusta de Facebook porque entendían que violaba la privacidad de los usuarios. Sus sospechas de que esa información podía servir para crear perfiles con hábitos y preferencias de los internautas se han confirmado. Un grupo de investigadores del Centro de Psicometría de la Universidad de Cambridge ha desarrollado un modelo matemático que permite deducir con alto grado de acierto la etnia, la orientación sexual, las tendencias políticas y las creencias religiosas de cualquier persona a partir de los Me gusta que ha pinchado en la red social.

CONTINUA EN (ver vídeo muy interesante en 2ª parte del artículo):