Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

17 de junio de 2014

El video mató a la estrella de la radio, y las redes sociales a todo lo demás

El 26 de septiembre de 1960, Kennedy y Nixon tuvieron el primer debate televisado entre aspirantes a la presidencia de EEUU. Los que siguieron el debate por radio, dieron por vencedor a Nixon, pero los televidentes lo hicieron con su rival. Finalmente, las elecciones las ganó Kennedy. Nixon no supo entender el poder de este nuevo medio de comunicación y la imagen que transmitió en la TV fue muchísimo peor que la de su contrincante, su fotografía limpiándose el sudor lo dice todo. Sólo preparó su discurso de cara a los radioyentes.

Nixon, su imagen limpiándose el sudor lo dice todo
Nixon, su imagen limpiándose el sudor lo dice todo

No supo entender el cambio de paradigma en la comunicación social y le costó una derrota.


En el año 2.004, en España, además de los fallos garrafales de comunicación del Gobierno saliente con motivo de los atentados terroristas del 11-M, la oposición supo hacer un uso excelente de los mensajes de telefonía móvil (entonces por SMS) con los famosos mensajes que terminaban en “pásalo”. Se empezaba a avistar un nuevo cambio en la comunicación de masas. Fenómeno viral, le llamaban.

Diez años más tarde, en las elecciones europeas, ha irrumpido con fuerza un partido desconocido hasta hoy. No voy a entrar en ideologías, sino en el uso de la tecnología. Aun teniendo en cuenta que muchos de los votos recibidos son de castigo hacia el bipartidismo actual, hay que analizar qué medios empleó este partido, -bastante personalista, por cierto – para obtener 1,2 millones de votos. Por supuesto que el líder hace un uso magistral de la televisión en todas las tertulias en las que aparece, pero no creo que esto haya sido decisivo para su éxito. Su punto fuerte, que es el débil de los demás, es el uso de las redes sociales. Ahí es donde más ha calado su mensaje. Entre ellos, destacar Twitter, que como limita la  extensión del texto, es ideal para transmitir mensajes breves como consignas, ideas fuerza y otros conceptos más dirigidos al corazón o las tripas que al cerebro.  

El 26 de septiembre de 1960, Kennedy y Nixon tuvieron el primer debate televisado entre aspirantes a la presidencia de EEUU
El 26 de septiembre de 1960, Kennedy y Nixon tuvieron el primer debate televisado entre aspirantes a la presidencia de EEUU
No sabemos que traerá el futuro, pero el presente es un aparatito que llevamos en el bolsillo que recibe y además emite o retrasmite mensajes por las redes sociales. El que no quiera ver esto es que vive en el siglo pasado. Solo un comentario sobre estas nuevas tecnologías: las redes sociales son el nuevo rebaño, hay que ser muy valiente para publicar algo que vaya en sentido contrario a la manada, pues te pisotean amparados en la masa. Así que prestad atención los aprendices de brujo, pues las masas que hoy te aplauden, mañana pedirán tu cabeza. Como siempre, desde que el mundo es mundo. 

Hay un tema más, que es antiguo como la Humanidad. Para que tu mensaje triunfe, tienen que ser creíbles tanto el contenido como el que lo difunde. Los rivales de este señor no son creíbles, y a esta nueva estrella, se le concede el beneficio de la duda, pues a priori parece creíble. De momento, esta es otra clave de su ascenso.

Si los políticos de toda la vida, la “casta”, quieren recuperan su prestigio, lo tienen muy fácil: cumplir y hacer cumplir la ley así como actuar de acorde a lo que prometieron. En resumen: dar ejemplo y del bueno, se entiende. Entonces, volverán a tener votos, así de simple. De lo contrario, irán a donde ha ido el siglo XX: serán historia, con minúsculas.


6 comentarios:

  1. El manejo adecuado de los medios puede hacer maravillas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que se lo digan a Hitler y a su ministro de propaganda. O a Coca-Cola

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Tiene toda la razón, por eso, aunque no tengo el menor respeto por los masoquistas, defiendo cosas como la monarquía parlamentaria española, la unidad del Estado, la Constitución (las tres, indiscutiblemente, no sagradas pero merecedoras de respeto). Y todo, contra la masa vociferante e insultuna que se manifiesta a través de eso que llaman las redes sociales. Apretar el botón "Me Gusta" no es garantía de nada. Y menos de ejercicio de democracia, que se basa en el diálogo, apasionado o no, pero diálogo franco y abierto, no expresado en 123 o 127 caracteres. Solo es un gesto, la mayor parte de las veces, poco o nada meditado. Sigo navegando contracorriente... Veremos cuanto aguanto. Gracias por su interesantísimo blog que sigo con asiduidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HArendt, muchas gracias por su comentario, yo también sigo su excelente blog desde el trópico de cáncer. El pez que no nada contra corriente, está muerto. A Ud como a mi, las masas no nos dan garantía de nada bueno en general. Bienvenido a otro siglo de demagogia, caldo grueso y enaltecimiento de masas, eso si, con Internet

      Saludos

      Eliminar
  3. Coincido en tus apreciaciones. Creo que el uso de las redes sociales ha dado un aliento importante a este nuevo partido. Y si esto no lo entiendo la "casta" (oligarquía le decía cierto presidente que ahora se aparece como pajarito), además de cumplir la ley, lo tendrán muy difícil...

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre pajaritos caribeños, pajarracos ibéricos, buitres, cernícalos y otras aves de mal agüero nos van a desplumar a todos. Empiezan a ser curiosidad geográfica (e histórica) los países que hacen cumplir sus leyes. Las redes sociales por ahora solo valen para pataletas y hooligans de su rollo que es mejor e irreconciliable que el del contrario, al que por supuesto, hay que decapitar.

      Saludos, Manuel

      Eliminar