El gen de la maldad


Hace tiempo se decía que el inconsciente era un tirano y que determinaba todos nuestros actos, por lo que no podíamos ser libres. Durante muchos siglos se tomaba muy en serio el determinismo, una especie de fatalismo que razonaba que como el destino estaba escrito daba igual lo que intentaras hacer. Otras escuelas de pensamiento creen que al ser las personas el producto de las circunstancias, ambiente y entorno no tenemos elección: Al Capone podría ser Usted si hubiera nacido en sus mismas circunstancias.

Actualmente se escucha cada vez más el tema de los genes. Por ejemplo, alguien es un cabrón con pintas, un gilipollas, un medio tonto o un genio porque tiene un gen que le obliga a serlo. El caso más espectacular (por ahora) en España, es el de un violador reincidente. Su abogado y algún “científico” de medio pelo dicen que tiene un “medio gen” que le obliga a relacionarse con las mujeres como el hombre de las cavernas: garrotazo en el cogote y aquí te pillo, aquí te mato. Y yo voy y me lo creo, no te jode. Estos listos saben un rato de medios genes y de antropología prehistórica. En fin, para que extenderse, tal vez si ellos fueran las víctimas dirían otra cosa que les saldría de lo mas hondo de sus genes…

Y esto va en serio. En algunos países se atenúan o absuelven delitos basándose en el tema genético. Por esta lógica, Stalin y Hitler y tantos hideputas que en el mundo han sido, saldrían absueltos.

Algo habrá en los seres humanos de predisposición genética, tiranía del inconsciente, determinismo y circunstancias del entorno. Admito que a algunas personas les es mucho mas difícil que a otras no doblegarse a todos estos condicionantes. Pero de ahí a emplearlo como coartada para cualquier comportamiento, me parece un insulto a la Humanidad, a su inteligencia y sobre todo a quienes padecen sus salvajadas. Aunque tenían su puntito borde, creo que en la Antigüedad eran más responsables de sus actos. Con el tiempo tal vez vamos a peor. Seguro que será por los genes. El Diablo se esconde en el ADN, mal asunto.

Tontos, lelos, estúpidos, bobos y los que creemos que no lo somos


http://www.elartedelaestrategia.com/baltasar_gracian.html
¿Conoce Usted algún tonto? No me conteste todavía, espere hasta llegar al final de estas líneas. Seguramente tiene un compañero a quien por sus escasas luces no se le encomiendan ciertas tareas. Naturalmente, estas tareas las acaba realizando Usted. Tal vez conozca a otro lelo que, sin embargo, siempre se sale con la suya, y tal vez en más ocasiones que Usted. No creo que conozca a ningún tonto que viva mal. Reconozco que tampoco su vida es para tirar cohetes, pero todos los que yo tengo por tales viven razonablemente bien. A algunos, en su tontuna, se podría decir que son bastante felices, o por lo menos, mas que los que no nos creemos tontos.

A alguien que, a priori, no es estúpido, se le ve venir y se pueden advertir sus tretas. Jamás podrá hacer esto con un tonto. El ataque de un tonto, por su naturaleza alelada, es imparable. A mi, personalmente, los mejores goles me los han metido quienes tenía por tontos.

Antes de seguir, voy a hacer un matiz. No hay que confundir los tontos con los gilipollas. Los primeros nunca creerán que son inteligentes y en cierta forma admiten sus limitaciones. Los gilipollas y gilipollos (por aquello de la igualdad de sexos, de moda en España) se creen los más listos del mundo.

Ningún tonto se queja de serlo, por algo será. Claro, que ni Usted ni yo nos quejamos de ser tontos, lo que da que pensar…

Se ha escrito bastante sobre tontos, desde San Agustín, el Emperador Marco Aurelio, Carlo Cipolla, Peter (con su famoso Principio), Pino Aprile, Gracián, Teofrasto, De la Bruyère, Einstein y alguna que otra mente perspicaz a los que le asombra este tipo de personas. Le aconsejo investigar sobre este apasionante tema. Podría seguir divagando sobre el tema, pero no quiero aburrirle, prefiero ser breve porque de lo contrario se acaba escribiendo tonterías.

Asi que le repito la pregunta que me hago a mi mismo muy a menudo frente al espejo. ¿Conoce a algún tonto?

A mi, la pregunta me acojona.