Mostrando entradas con la etiqueta Guardia Civil. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Guardia Civil. Mostrar todas las entradas

La foto de "El Lute"

La foto de “El Lute” es para mí el icono de toda una época, de un mundo que desapareció y de unas personas irrepetibles.


Cuando miramos la foto, todo el mundo se queda con la imagen del Lute, pero nadie repara en la cara de los dos guardias civiles que lo llevan detenido.


La foto de "El Lute"
La foto de "El Lute"

El Lute adquirió notoriedad social al ser encarcelado durante seis meses por el robo de dos gallinas por necesidad. Eran años de frío, de hambre y de ningún lujo. Por eso, al ver la foto, no se aprecia ningún gordo, más bien todo lo contrario. Se ve el alma de personas duras y baqueteadas por una vida nada fácil, cada uno en su papel, ya sea robando gallinas o haciendo correrías a pie en interminables patrullas por un sueldo que no llegaba a fin de mes. Si lo piensas bien, las caras de el Lute y de los dos guardias son intercambiables (bueno, a uno de ellos afeitándole el bigote, si se deja) pues los tres son tipos duros como la tierra que los parió. Hace siglos, personajes como éstos, desesperados y sin nada que perder, conquistaron América y pasearon nuestra Bandera, la de todos, por donde les dio la gana, pues acojonaban lo suyo ya sea con lanza, espada, arcabuz o fusil. O simplemente con su mirada.

Estos caretos en blanco y negro - que reflejan sin piedad toda la historia de su alma y la de España - los recuerdo de mi niñez, pero ahora ya casi no se veían por las calles. La última foto que recuerdo de personajes similares es de españolitos del campo de la pertinaz sequía con maleta atada con cuerda camino de Alemania, de mujeres todas de negro con pañuelo negro y negra tristeza en el alma, y de paracaidistas posando con Carmen Sevilla en la olvidada guerra de Ifni. Volvieron a verse estas caras de tipos duros cuando miles de extranjeros vinieron a este predio de Caín a probar fortuna, pero a Juan Español ya no se le volvió a ver con este flaco careto en blanco y negro. Por ahora.

Carmen Sevilla con los paracaidistas en Ifni
Carmen Sevilla con los paracaidistas en Ifni

Y digo por ahora, porque está volviendo el hambre y el frío a muchos hogares; porque se encierra a quien roba por comer y se deja suelto al ladrón de guante blanco; porque hay niños que van al cole sin desayunar y porque muchas escaleras de vecinos vuelven a oler a la berza de plato único, como hacía años que no se olía.

Creo que volverá la foto en blanco y negro de tíos duros y mujeres renegrías, de gente dura y correosa, más duros que Harry el Sucio. Dureza que en la generación de la foto del Lute solo sirvió para parir otra generación de consentidos que se ha dejado robar por cuatro mangantes la herencia que tanto esfuerzo les costó a nuestros padres y abuelos. Mientras tanto hemos ido ganado trofeos de futbol, somos más  sostenibles y ecológicos que nadie, todo el mundo mira fijamente el  smarphone y hay tortas por concursar en Gran Hermano. Y si pasa algo gordo, con mucha sangre y muertos, a poner muchas velitas, que descarga mucho la conciencia y te quedas muy bien, como más solidario con lacito del color que toque ese día.

Qué bien lo han hecho estos mangantes, da gusto que te robe un profesional, hasta te llega a gustar. No como los que roban gallinas, por favor, no hay color.