Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

11 de agosto de 2012

España ya ha quebrado 13 veces

Desde Felipe II hasta la Guerra Civil. Nuestro país bate el récord en suspensión de pagos de la historia



España ya ha quebrado 13 veces
España ya ha quebrado 13 veces

Los países llevan quebrando desde que el mundo es mundo. Esa es la tesis que mantienen los investigadores Carmen M. Reinhart y Kenneth S. Rogoff en un estudio de la universidad de Harvard sobre la «historia de la bancarrota».

Las quiebras son episodios que suceden con décadas de diferencia y generan la imagen falsa de que son hitos en la historia. Reinhart y Rogoff sostienen que en nuestra época padecemos algo llamado «síndrome del esta vez es diferente». Vivimos en la falsa creencia de que la deuda interna es un aspecto novedoso, propio del panorama financiero actual, y no lo es.

Sin ir más lejos, nuestro país ha quebrado ya trece veces, llevándose el récord de nación que más veces ha suspendido pagos de la historia, seguido por muchas de sus ex-colonias. Venezuela lo ha hecho diez veces, Ecuador nueve y Chile ocho.

La bancarrota de las finanzas es casi una tradición histórica española que se viene repitiendo desde el siglo XVI. Nuestro país fue el primero en crear bonos y el primero en dejar de pagarlos.

Hay que remontarse a la época de Felipe II para encontrar la primera bancarrota española. La culpa no fue solo suya. Su padre, Carlos I, se endeudó para obtener el título de Emperador del Sacro Imperio Romano. Firmó unos Asientos (lo que serían bonos hoy día) en los que se comprometía a abonar un principal y unos intereses. La riqueza de las minas de oro y plata o los impuestos que pagaban los españoles, servirían para responder en caso de impago del Rey. Como no podía ser de otra forma, debíamos dinero a los alemanes. Finalmente el monarca arruinó al banquero germano Fugger, así como a los territorios de Flandes y los Países Bajos. En 1557 la banca alemana tuvo que beberse una pérdida de 4 millones de florines, una quita del 40% y un plan de pagos diseñado por el propio Felipe II.


España ya ha quebrado 13 veces. Caja fuerte del Banco de España
España ya ha quebrado 13 veces.
Caja fuerte del Banco de España 

Debido a la ingente llegada de oro y plata de las Indias Occidentales, se desató una inflación galopante por todo el país que afectaba, sobre todo, al grano.En los años 1575 y 1597 volvió a entrar en números rojos y años más tarde Felipe III, Felipe IV, Carlos II y Carlos IV, Fernando VII e Isabel II siguieron con la misma racha.

La última bancarrota que recuerda nuestro país sucedió en el año 1939. Se estimaba que, al final de la Guerra Civil, Franco acumulaba una deuda de 85 millones de euros (de la época).

Durante esos tres años se suspendió el pago de intereses de la deuda externa, paralización que también afectó a las partidas dispensadas por el Estado a los ciudadanos, sin embargo, por el contexto bélico, muchos expertos prefieren no incluir este caso entre los impagos españoles. Desde entonces han pasado más de 70 años y, teniendo en cuenta la coyuntura actual, esperemos que la historia no se repita.

Fuente:

Le puede interesar:

4 comentarios:

  1. Esclarecedor por que no tenía idea de estos asuntos. Ni idea de que Venezuela había quebrado tantas veces...El siglo XIX debe haber sido terrible para Venezuela, porque practicamente estuvo en guerra, todo el siglo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abusar de las guerras es receta segura para las quiebras, hasta el bando ganador pierde. Fue una de las causas de la caída de Roma y de la crisis de EEUU.

      Saludos, Manuel

      Eliminar
  2. Si hemos quebrado 13 veces, quizás es porque tenemos malos administradores. Son desde Felipe II, los administradores de la cosa pública, los mismos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debemos ser algo manirrotos para la gestión de las cuentas públicas. ¿Será nuestro "karma"?

      Saludos, Jorgi, y bienvenido

      Eliminar