16 de agosto de 2012

La luz de las velas

- Ya tengo setenta años – dijo el duque Ping de Jin a su músico ciego, Shi Kuang –. Aunque quisiera estudiar y leer algunos libros, creo que ya es demasiado tarde.

La luz de las velas
La luz de las velas
- ¿Por qué no enciende la vela? – sugirió Shi Kuang.

- ¿Cómo se atreve un súbdito a bromear con su señor? – exclamó el duque enojado.

- Yo, un músico ciego no me atrevería – protestó Shi Kuang –. Pero he oído decir que si un hombre es devoto al estudio en su juventud, su futuro es brillante como el sol matinal; si se aficiona al estudio en su edad media, es como el sol de mediodía; mientras que si comienza a estudiar de viejo, es como la llama de la vela. Aunque la vela no es muy brillante, a lo menos es mejor que andar a tientas en la oscuridad.

El duque estuvo de acuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario