Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

4 de abril de 2014

Cómo eliminar tus malos hábitos

Alguien dijo una vez: "Yo no tengo ningún mal hábito. Puede ser que los malos hábitos sean de otras personas, pero están bien para mí". Esa es una actitud que podría hacer que te sientas más relajado, pero no es una actitud que te ayudará a sacar el máximo provecho de tus oportunidades personales y profesionales. 

La primera cosa que necesitas hacer para tomar el control consciente y orientar tus malos hábitos es reconocer su nocividad. 


Creer que no hay nada que puedas hacer para solucionarlos sólo pospone el daño que estos malos hábitos te harán.
Cómo eliminar tus malos hábitos
Cómo eliminar tus malos hábitos

Identifica que desencadena tus malos hábitos 


Antes de pasar a practicar mejores hábitos, es importante que primero entiendas lo que te empuja a adoptar malos hábitos. El estrés, el aburrimiento y no ser consciente de ello es a menudo todo lo que se necesita para ponerte a trabajar en un patrón saludable. Antes debes reducir o eliminar los malos patrones de comportamiento para tener éxito en el establecimiento de mejores hábitos.

Por supuesto, la verdadera causa detrás de tus acciones o de la falta de ellas, podría ser algo completamente diferente. Por ejemplo, si te sientes aburrido o con falta de interés en un proyecto, podría ser debido a un miedo al fracaso o a la falta de confianza de que vayas a completar con éxito este proyecto. En cualquier caso, necesitas examinar tu mal hábito y llegar a su raíz. La localización de los malos hábitos desencadenantes te permitirá ayudarte.

Borra el estímulo negativo 


Digamos que cada vez que has tratado de...

CONTINUA EN:

4 comentarios:

  1. Hay malos hábitos que no puedo dejar, como seguir pagando al fisco mientras otros defraudan a raudales. De los otros más personales casi prefiero no eliminarlos, sino reducirlos, porque si uno se priva de todo lo que le gusta... para qué vivir.
    Esto le va a gustar también a Manuel. El médico le dijo al enfermo que tenía que dejar el tabaco, el alcohol, las salsas, las carnes rojas... El enfermo le preguntó: "¿Viviré más, doctor?". Y el médico respondió: "No, pero se le va a hacer de largo..."
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos "malos hábitos", si se reducen, pueden ser hasta beneficiosos, se disfruta mas la vida. Cuando la sociedad era menos gilipollas que ahora, no importaba que el abuelo se tomara un vaso de vino de mas, le hacía mas llevadera la vejez y no se tomaba Prozac y otros venenos. Como dijo alguien muy listo, el veneno está en la dosis.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Hay que plantearse verdaderamente que quieres acabar con eso.
    Se lo digo a los pacientes cuando me dicen que quieren dejar de fumar. Siempre empiezo diciéndoles que ellos deben tenerlo claro y no solo decirlo para el público. Hay ayudas pero quien debe ayudarse es uno. Algo parecido con las drogas o con el alcohol. Incluso con la ansiedad para comer.

    Uno debe fijarse metas pequeñas en principio (sobretodo cuando se está deprimido): Por ejemplo: Hoy no fumaré. En la medida que se cumple esa meta, se hará más fácil la consecución de metas más ambiciosas. Si empezamos con metas ambiciosas como se cumplirán en el corto plazo, vendrán el sentimiento de fracaso y de no poder con lo propuesto

    Muy bueno

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi experiencia con el tabaco es con con voluntad no se puede dejar, es mas importante el convencimiento, eso si, ayudado por la voluntad. Si no hay absoluto convencimiento, no se logra.

      Saludos, Manuel

      Eliminar