Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

20 de agosto de 2015

Un sencillo truco para reírse con las frases habituales

Un sencillo truco para hacer que todo lo que escuches sea más divertido.


Me contó un amigo que, como por motivos laborales estaba cansado de asistir a charlas interminables sobre temas más bien aburridos, ideó un truco para hacer que las frases que escuchaba fueran más divertidas. 


El truco consistía en poner las coletillas “bajo las sábanas” y “entre las piernas” al final de cada frase. Te explico cómo lo hace con un ejemplo de un conocido refrán: “al que madruga (bajo las sábanas), Dios le ayuda (entre las piernas)”. Así de simple y así de curioso y divertido. 

Un sencillo truco para reírse con las frases habituales
Un sencillo truco para reírse con las frases habituales

Se puede usar con refranes como los que siguen colocando las coletillas entre los paréntesis


No por mucho madrugar () amanece más temprano ().

A buen hambre () no hay pan duro ().

A comer, a beber y a bailar () que el mundo se va a acabar ().

Más vale tarde () que nunca ().

No dejes para mañana () lo que puedas hacer hoy ().

Quien ríe el último () ríe mejor ().

Muerto el perro () se acabó la rabia ().

Quien bien te quiere () te hará llorar ().

Mientras ha vida () hay esperanza ().

El que de joven no trabaja () de viejo duerme en la paja ().


Podemos usar este truco también con frases de personajes públicos


Nuestro primer presidente de la actual democracia de España - Adolfo Suarez - empleaba esta frase: “puedo prometer () y prometo ().”

“Blanco o negro, lo importante () es que el gato cace ratones ().” Esta frase realmente fue pronunciada en 1960 por Deng Xiao Ping, aunque Felipe González se la apropió. 

 “La Tierra no pertenece a nadie (), salvo al viento ()”, decía el presidente Zapatero.

“Dije que bajaría los impuestos () y los estoy subiendo ()” aclaraba el presidente Rajoy.

El anterior Rey de España usaba mucho esta coletilla: “me llena de orgullo () y satisfacción ()”. Parece ser que siempre ha sido un hombre muy satisfecho.

Si en estos próximos meses tu país entra en campaña electoral, las ocasiones de usar este truco serán muy sabrosas debido a las disparatadas ocurrencias que suelen decir los aspirantes al poder.


Los filósofos también dan mucho juego


La vida es muy simple () pero insistimos en hacerla complicada (). Confucio.

Pienso () luego existo (). Descartes.

El hombre () está condenado a ser libre (). Jean-Paul Sartre.

El hombre valiente es el que no solo supera a sus enemigos (), sino también a sus placeres (). Demócrito.

La paciencia es amarga (), pero su fruto es dulce (). Jean-Jacques Rousseau.

Todo el mundo ve lo que aparentas ser (), pocos experimentan lo que realmente eres (). Maquiavelo.

Si quieres una cualidad (), actúa como si ya la tuvieras (). William James.


Y si la física y las matemáticas te parecían aburridas, ahora verás que tienen su encanto


Teorema de Pitágoras: “la suma del cuadrado de los catetos () es igual al cuadrado de la hipotenusa (). Habrá que ver que hacen estos catetos con la señora hipotenusa.

Teorema de Arquímedes: “un cuerpo sumergido en un fluido en reposo (), recibe un empuje de abajo hacia arriba igual al peso del volumen del fluido que desaloja ().” ¡Qué exótico!

Definición de potencia: “se define potencia como la rapidez () a la cual se efectúa un trabajo ().” No estoy muy seguro que esto sea así bajo las sábanas, más bien es al contrario.


Los títulos de canciones dan lugar a frases muy divertidas


Burning: “qué hace una chica como tú (), en un sitio como éste ().” Vaya usted a saber qué hace.

Mecano: “hoy () no me puedo levantar ()”. Tranquilo, que un mal momento lo tiene cualquiera. Lo malo es si se repite a menudo.

Nino Bravo: “un beso () y una flor ()”. Sin comentarios.

Julio Iglesias: “soy un truhan () soy un señor (). Que se lo digan a sus muchas amantes…


Te animo a escribir tu frase favorita en los comentarios y a compartir este truco con tus amigos.





2 comentarios:

  1. Hacer reír a un auditorio durante una charla es bastante complicado, sobretodo cuando estás en medio de una reunión anátomo-clínica...
    Aunque me parece más fácil que te hagan reír los políticos en campaña electoral con las barbaridades que dicen (o le hacen decir).

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo. Sobre todo en las risas (si te o tomas a risa) que nos pueden ofrecer (bajo las sábanas) los políticos (entre las piernas).

      Saludos

      Eliminar