Mostrando entradas con la etiqueta locura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta locura. Mostrar todas las entradas

¿Cómo saber si estoy loco?


¿Cómo te vuelves loco? ¿Qué es la locura? Cada persona tiene una estructura psíquica que corresponde a la forma particular en que funciona su cerebro.


Cada estructura mental tiene mecanismos que nos ayudan a enfrentar los eventos de la vida y enfrentar un estrés significativo. Mientras todo salga bien, estamos equilibrados y respondemos con normalidad. Sin embargo, si nos enfrentamos a un evento que excede nuestras capacidades de procesamiento, nuestros mecanismos de defensa habituales se vuelven insuficientes. El cerebro, abrumado, ya no puede restaurar el funcionamiento adecuado y aparece la locura, te vuelves loco.

¿Cómo saber si estoy loco?
¿Cómo saber si estoy loco?


Entonces es posible descompensar y pasar a una de las enfermedades psiquiátricas específicas de nuestra estructura básica. 

Estas enfermedades a menudo se agrupan bajo el término "locura" por el público en general, pero son síntomas de varias enfermedades mentales llamadas psicosis.


¿Qué es la psicosis?


La psicosis se puede definir como un trastorno mental caracterizado por una pérdida de contacto con la realidad. La víctima no se da cuenta de su condición. Vive en constante delirio y está convencida de que lo que percibe realmente existe.

Origen de la locura


Pueden ser las enfermedades orgánicas (alteración del tejido cerebral, atrofia cerebral difusa, como en la demencia senil, drogadicción, enfermedades infecciosas agudas, traumas físicos y orgánicos) o etiologías psíquicas (trauma psíquico) y deben distinguirse desde el principio. Los eventos externos que pueden provocarlo son la muerte de un ser querido, el horror de la guerra, los bombardeos, los desastres naturales, la toma de rehenes, el estado de detención o “encierro prolongado”. Una psicosis puede ser el resultado de una enfermedad, de la ingestión de sustancias tóxicas o de una situación dolorosa.

Los síntomas


  • Delirios que pueden tomar diferentes formas: delirios de persecución (me persiguen, me quieren hacer daño), ideas megalomaníacas (tengo talentos particulares, soy Dios), delirios de pensamiento (alguien controla mis pensamientos), etcétera
  • Alucinaciones: audición (escuchar voces), visual (ver personas, formas, animales), táctil (sentir hormigueo en el cuerpo), sentir olores y sabores en ausencia de estímulos.
  • Trastornos cognitivos: dificultad para comunicarse, habla inconsistente o incomprensible.
  • Trastornos motores: dificultades para realizar tareas simples y secuenciales: catatonia (ponerse en posiciones extrañas, no reaccionar a las solicitudes).
  • Apariencia e higiene descuidadas.
  • Alteración significativa del funcionamiento normal: difícil ajuste social.
  • Angustia


La historia del Rey que recobró la razón

Había una vez un rey sabio y poderoso que gobernaba en la remota ciudad de Wirani. Y era temido por su poder y amado por su sabiduría.


En el corazón de aquella ciudad había un pozo cuya agua era fresca y cristalina, y de ella bebían todos los habitantes, incluso el rey y sus cortesanos, porque en Wirani no había otro pozo. Una noche, mientras todos dormían, una bruja entró en la ciudad y derramó siete gotas de un extraño líquido en el pozo, y dijo: - "De ahora en adelante, todo el que beba de esta agua se volverá loco." 

La historia del Rey que recobró la razón
La historia del Rey que recobró la razón
A la mañana siguiente, salvo el rey y su gran chambelán, todos los habitantes bebieron el agua del pozo y enloquecieron, tal como lo había predicho la bruja. Y durante aquel día, todas las gentes no hacían sino susurrar el uno al otro en las calles estrechas y en las plazas públicas:

- "El rey está loco. Nuestro rey y su gran chambelán han perdido la razón. Naturalmente, no podemos ser gobernados por un rey loco. Es preciso destronarlo."

Aquella noche, el rey ordeno que le llevasen un vaso de oro con agua del pozo. Y cuando se lo trajeron, bebió copiosamente y dio de beber a su gran chambelán.

Y hubo gran regocijo en aquella remota ciudad de Wirani, porque el rey y su gran chambelán habían recobrado la razón.