27 de julio de 2007

Corea del Sur, el pecado de la mentira y chimpancés

Hace unos cinco años, salió a la venta en Corea del Sur un aparatito muy curioso. Era como un teléfono móvil, pero servía para detectar mentiras. Su funcionamiento consistía en que notaba ciertas vacilaciones en la voz fuera de la percepción normal que delataban al mentiroso

Chimpancés, simios, mentira
Cada vez que reconocía una mentira pitaba. También funcionaba aplicado a cualquier teléfono. ¿Lo conocía usted? Lo dudo, porque fue un fracaso y casi ya no se comercializa.

Parecía que iba ser un gran éxito. Imagine sus aplicaciones: un político hablando ante una muchedumbre (o por TV) y cientos de miles de estos aparatos pitando sin parar, la mujer (o el marido) que descubren los trapos sucios de su pareja; y así, una lista interminable. ¿Se lo imagina? Lo que parecería que iba a erradicar para siempre un pecado, convirtiendo nuestra vida en un infierno.

Tal vez la mentira no sea tan mala, es el pegamento que mantiene unida a la sociedad. No podemos ni queremos ni sabemos vivir sin ella. Es triste, pero es así.

Por cierto, lo chimpancés y otros simios también mienten. Tiemblo por el día en que mi PC me mienta de forma deliberada. Denotará inteligencia.

MIENTO, LUEGO PIENSO.

Otro corolario: quizás lo que nos venden como pecados son necesarios en sociedad, siempre que no abusemos. Medite sobre ello... y se asustará.

2 comentarios:

  1. Soy partidario de la verdad. dónde venden ese aparato .... ?

    ResponderEliminar