Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

21 de mayo de 2011

Lenguaje corporal. Señales de peligro


Lenguaje corporal. Señales de peligro
Lenguaje corporal. Señales de peligro


Lenguaje corporal. Señales de peligro. 



Existen muchos tipos de gestos y señales agresivas que de ser comprendidas a tiempo pueden evitarnos el recibir una agresión física o caer usted mismo en la agresión. 



El lenguaje corporal agresivo es una señal clara de una amenaza física o verbal inminente. 
Lenguaje corporal. Gestos de peligro
Lenguaje corporal. Gestos de peligro
Las confrontaciones físicas jamás llevan a buen puerto por lo que siempre es muy beneficioso captar estas señales de lenguaje corporal a tiempo. Si usted trabaja en un ambiente con gente difícil, como por ejemplo una institución penitenciaria, conocer estas señales de agresividad podrían incluso salvarle la vida.

El lenguaje corporal agresivo contiene gestos y posturas que pueden alertarle a usted de una posible situación de inminente peligro. Labios fruncidos, enrojecimiento de la cara, mirada de desprecio, mandíbula apretada, mirada con ojos entrecerrados, sacudidas de cabeza hacia usted e incluso movimientos bruscos del cuerpo hacia usted son señales básicas de un posible avance agresivo.

Otros gestos faciales comunes que indican amenaza es cuando alguien acerca su cara demasiado. Cuando se producen este tipo de señales, es bueno que usted mantenga la suficiente distancia entre usted y el agresor para tener una oportunidad de evadirse. La postura de ataque del lenguaje corporal suele ser posicionarse con los pies brindando una mayor estabilidad, puños ligeramente alzados y músculos en tensión, incluso algunos pueden realizar movimientos similares a un baile, algo que podríamos comparar con las posturas de un boxeador.

No obstante estas son señales de alguien que realmente está pensando en agredirle directamente. Algunas personas menos expresivas pueden mostrar muy pocas o ninguna señal previa de lenguaje corporal a un ataque físico. En este caso el lenguaje corporal puede no darnos suficiente información y es importante que observemos otros detalles a veces inmersos en el lenguaje verbal.
Lenguaje corporal. Gestos agresivos. Señales de peligro
Lenguaje corporal. Gestos agresivos. Señales de peligro

Otra forma de lenguaje corporal agresivo es la invasión del espacio personal, mental y o emocional de las personas. Las amistades falsas son un ejemplo claro de esta invasión de este tipo de límites. Falsear una amistad con la idea de perjudicar a alguien puede presentar un tipo de señal corporal denominada el efecto camaleón. Pueden apreciarse sonrisas y gestos amigables para lograr el acercamiento.

Todos tenemos un espacio personal, cuando los límites de este espacio es cruzado físicamente, como saltar en los hombros o tocar sin autorización, etc. la invasión de esta zona es siempre un movimiento de lenguaje corporal agresivo. Muchas personas utilizan este tipo de señales para ganar proximidad y lograr control sobre los demás.

Los gestos agresivos dentro del lenguaje corporal son un indicador de riesgo de convertirse en una víctima del agresor. Gestos con las manos son a menudo utilizados para incitar a otra persona a una confrontación física. Desde el típico dedo central alzado hasta el conocido "corte de manga". En muchos casos estas señales son acompañadas de otras verbales como insultos y gritos. Otra señal muy utilizada es golpear una mesa, una pared o dar un portazo, todo sin que hasta dicho momento se materialice una agresión física directa hacia usted.

Señales del riesgo potencial de violencia: 
Lenguaje corporal (puños apretados, expresión facial tensa, postura rígida, tirantez indicativa de un esfuerzo por controlarse).
• Verbalizaciones hostiles, amenazadoras.
• Jactancia de abuso previo de otros.
• Actividad motora incrementada.
• Paseos inquietos.
• Excitación, irritabilidad, agitación.
• Actos manifiestos de violencia y agresivos.
• Destrucción de objetos del entorno.
• Posesión de medios de destrucción: cuchillo, otro tipo de arma.
• Rabia.
• Conductas autodestructivas, actos de agresión suicida activa.
• Sospecha de otros, ideación paranoide, delirios, alucinaciones, abuso/abstinencia de sustancias.
• Niveles crecientes de ansiedad.
• Temor de sí mismo o de otros.
• Inhabilidad para verbalizar los sentimientos.
• Repetición de verbalizaciones (quejas, demandas, y solicitudes continuas).
• Cólera.
• Conducta provocadora: (argumentativa, insatisfecha, reactiva, excesiva, hipersensitiva).
• Autoestima vulnerable, depresión (en actos específicamente activos, agresivos, suicidas). 


1 comentario:

  1. A veces esos signos de peligros lo veo en alguna que otra consulta de urgencias...

    Quizás la depresión mayor es el mayor signo de peligro. Las ideas negras (autolesivas y suicidas) pasan por la mente del depresivo de forma constante, aunque su cara lo manifieste poco.

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar