10 de febrero de 2013

Negocios con caballos

Un día entra José en la oficina de su amigo Mauricio y lo observa revisando números y cuentas, muy concentrado. 

- ¿En que andas Mauri? - le pregunta. 

- ¡Ah!, ando en un negocio brillante. Los caballos de carrera. ¡Ganas fortunas! 

- No me digas, ¿Y me puedes admitir? 

- Por supuesto. Mira, casualmente tengo un negocio redondo, te vendo un caballo favorito que gana todas las carreras. Te lo dejo en 150.000 euros, por ser tu. Esto se puede recuperar en una carrera.

Negocios con caballos
Negocios con caballos
- Bueno, si tú lo dices - Saca la chequera y le extiende el cheque. 

Al día siguiente, José va al campo a buscar el trailer con el caballo, abre la puerta y se encuentra con un caballo muerto. Pasan seis meses y un día se cruzan nuevamente en el bar donde solían ir con todos los amigos. 


José se acerca a la mesa donde estaba sentado Mauricio y palmeándole la espalda con una sonrisa le dice: 

- Mi buen amigo Mauricio, ¿Cómo estás, todo bien? - 

Este sin saber lo que contestar le pregunta: 

- ¿Dime José, no estás enojado conmigo? 

- ¿Yo? ¿Y porqué? 

- Porque te vendí un caballo muerto, te engañé. 

- Pero no, hombre. Mira, organicé una rifa de 100.000 números por el caballo, a 5 euros cada una. O sea que facturé 500.000 euros y me gané ¡350.000 euros!!!!. 

- ¿Y que le dijiste al ganador cuando vino a reclamar? 

6 comentarios:

  1. Estratégico....Hay que sacar partido a los malos momentos.

    Muy interesante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ya me lo decía mi abuelo: "El que ha llegado a rico no lo ha hecho trabajando. O bien es porque ha robado o porque ha estafado". Otros lo llaman estrategia.

    ResponderEliminar
  3. Eso es dar la vuelta al calcetín y crear algo de la nada.

    ResponderEliminar
  4. A esto lo llaman "pensamiento lateral" o algo así.... en sí la anecdota no es ninguna maravilla (moralmente hablando) pero la enseñanza es muy buena.... El que busca encuentra, y en la mayor crisis puede estar el mejor negocio.

    Si muchas veces actuaramos como Jose nos evitaríamos muchos problemas. Si en lugar de buscar una solución creativa hubiera ido a reclamar a Mauricio, no hubiera ganado nada (quizas los abogados sí) y hubiera perdido un amigo (aunque con amigos así...). De la otra forma hizo negocio, y al contarselo al "amigo" le demostró que era mucho más listo... me imagino lo verde de envidia que se puso el Mauricio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, csc212, este post tiene todas esas lecturas. Tal vez los cuentos chinos son fractales...

      Saludos

      Eliminar
  5. El mundo es fractal.... y no veas como se repite amigo Carolus

    ResponderEliminar