Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

1 de julio de 2012

¿Qué harías con tus esclavos?


Hay entrevistas que no entiendo cómo el entrevistado se digna a responderlas. O a decirle al que pregunta: ¿eres tonto o las preguntas te las dan escritas?


¿Qué harías con tus esclavos?
¿Qué harías con tus esclavos?
Hace años que está de moda realizar preguntas absurdas al personaje en cuestión. Una de las que leí en una entrevista reciente decía así: ¿qué haría si tuviera esclavos?

El entrevistado, que tiene su retranca, no lo mandó a hacer puñetas porque debía estar con la guardia baja, pues en otra ocasión lo hubiera hecho. No sé que hubiera respondido usted que me lee, pero ahí va mi respuesta, porque tal vez la pregunta no era tan tonta.

Si tuviera esclavos, naturalmente les pondría a trabajar de sol a sol en mis invernaderos, o recogiendo fruta a lomo partido, o en trabajos similares de penuria y esfuerzo a cambio del escaso sustento y del precario cobijo. De darles papeles, ni de coña, que sigan ilegales; vinieron ellos solos, nadie les fue a buscar. A ellas, a las de buen ver, a ganarse el pan con la entrepierna, y si es virgen, a vender cara esta rara flor. Y de paso, a publicar anuncios de contactos en el periódico del que me entrevista a la vez que me indigno con el tema de la prostitución. Indignarse se vende bien.

¿Qué harías con tus esclavos?
¿Qué harías con tus esclavos?
De ver en cuando, como a los libertos de Roma, daría papeles a alguno, pero sin nada de poder: ni sindicatos, ni partidos, ni nada. Sin representación en ayuntamientos ni parlamentos, sólo puedes votar a quien yo te diga, pero de presentarse a cargo público, ni de coña. A ver que iba a ser esto si estos nuevos españolitos creen que van a tener representación, dietas, coche oficial y mangoneo. 

Como vería que el negocio funciona muy bien, intentaría que toda la "ciudadanía" que se considera libre se convirtieran en esclavos mediante deudas impagables, sueldos de risa, trabajo precario, paro y desesperación, como ha sido durante toda la historia de la humanidad. ¿Cómo lo conseguiría? Es muy sencillo, mediante el miedo. ¿Y cómo crear miedo? Usted ya sabe cómo, pero no quiere reconocerlo.

Ya lo explicaba el replicante de la película Blade Runner: “vivir con miedo, eso es lo que significa ser esclavo”.

Pues eso es lo que hay.



No hay comentarios:

Publicar un comentario