28 de agosto de 2012

Centro, armonía, equilibrio


La situación en que nos hallamos cuando todavía no se han desarrollado en nuestro ánimo la alegría, el placer, la cólera o la tristeza, se denomina "centro". 


Centro, armonía, equilibrio
Centro, armonía, equilibrio
En cuanto empiezan a desarrollarse tales pasiones sin sobrepasar cierto límite, nos hallamos en un estado denominado "armónico" o "equilibrado". El camino recto del universo es el centro, la armonía es su ley universal y constante. 

Cuando el centro y la armonía han alcanzado su máximo grado de perfección, la paz y el orden reinan en el cielo y en la tierra, y todos los seres alcanzan su total desarrollo. 

El hombre noble, cualesquiera que sean las circunstancias en que se encuentre se adapta a ellas con tal de mantenerse siempre en el centro. 

En cuanto conseguía una nueva virtud, se apegaba a ella, la perfeccionaba en su interior y ya no la abandonaba en toda la vida.

Carácter chino "zhong",  que significa "centro"
Carácter chino "zhong",
 que significa "centro"
Mucho más excelente es la virtud del que permanece fiel a la práctica del bien, aunque el país se hay carente de leyes y sufra una deficiente administración.

El camino recto o norma de conducta moral debemos buscarla en nuestro interior. No es verdadera norma de conducta la que se descubre fuera del hombre, es decir, la que no deriva directamente de la propia naturaleza humana.

Quien desea para los demás lo mismo que desearía para sí, y no hace a sus semejantes lo que no quisiera que le hicieran a él, éste posee la rectitud de corazón y cumple la norma de conducta moral que la propia naturaleza racional impone al hombre.

CONTINUA EN:
http://www.elartedelaestrategia.com/confucio_2_libro.html


2 comentarios:

  1. Me ha gustado la últma parte que refiere que el sabio intenta pasar desapercibido, pero resplance al final, mientra que el ostentoso...

    Hace falta que leamos a Confucio de vez en cuando

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería muy bueno leer mas filosofía y menos religión. En general, pensar por ti mismo y ser crítico con lo que el rebaño acepta como bueno.

      Saludos, Manuel

      Eliminar