Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

17 de enero de 2014

Soluciones a los 10 problemas más molestos

Eres gordo, endeudado, te muerdes las uñas, vives en un sucio cuchitril al que llamas apartamento, no puedes encontrar un trabajo decente y tu vida es una mierda. Bueno, tal vez no sea tan malo, pero si puedes mejorar las cosas en algún área, mucho mejor. 


Aquí están las 10 mejores soluciones a los problemas más molestos y perturbadores de la vida. 

10. Tu casa es un lío 


Si no trabajas de forma regular en la organización y el mantenimiento de la limpieza de tu casa, puedes esperar el desastre. El polvo se acumula, las cosas quedan fuera de control, la ropa no está bien recogida y tus cosas no se guardan en su sitio. Lo primero es lo primero, dedícate un par de horas a la semana a la limpieza de tu hogar. Contrata ayuda si la necesitas y te lo puedes permitir, o encuentra una manera de disfrutar del tiempo de limpieza. (Puedo ver la televisión o escuchar música.) Además de dedicar un tiempo, que es la solución obvia, hay un montón de cosas que puedes hacer para acelerar todo el proceso. Acostúmbrate a doblar la ropa y cuando la guardes, organízala por colores o algún otro esquema fácil de recordar para que nunca tengas que pensar en dónde la has puesto para poderla encontrar fácilmente más adelante. Hablando de organización, debes comenzar a organizarte antes de salir a comprar cualquier producto por lo que realmente tienes que saber lo que necesitas (si es el acaso) y evitar desperdiciar tu dinero.

Soluciones a los 10 problemas más molestos
Soluciones a los 10 problemas más molestos

9. Eres adicto a la tecnología 


Bueno, hay una buena adicción y hay malas adicciones. La tecnología puede tener una gran presencia en tu vida sin causar problemas, pero hay que saber cuándo hay que parar. Al darte cuenta de que utilizas en exceso tus artilugios, no vas a llegar a ninguna parte si no sabes cuando necesitas prohibirte a ti mismo su utilización. Las situaciones sociales son un buen lugar para empezar, tal vez permitiéndote un vistazo a tu teléfono una o dos veces por noche. Cuando estableces límites, sabrás que sólo tiene unas pocas oportunidades para comprobar tu teléfono y entonces lo planeas bien. Lo desconectarás definitivamente antes de acostarte, ya que mantenerlo encendido en el dormitorio tiende a significar lo utilizarás y la brillante pantalla en la oscuridad no te ayudará a dormir mejor. Sin embargo, uno de los mejores momentos para desconectar es el que puedes pensar que es el peor: cuando estás caminando o simplemente sentado sin nada que hacer. Uno de los principales problemas de la adicción a la tecnología es la falta de conciencia. Al igual que con el cine, la televisión, y ahora el smartphone, tecnología transporta tu mente a otro lugar, independientemente de dónde te encuentres. Si comienzas a pasar un poco más tiempo siendo consciente de tu entorno, puedes encontrarte con que no sólo verás las cosas interesantes que suceden a tu alrededor, sino que también te convertirá en alguien mucho más funcional en diversas situaciones. Tenemos una gran cantidad de pequeñas y grandes pantallas en nuestra vida, y son divertidas, pero no fuimos hechos para mirarlas continuamente donde quiera que vayamos. Establece un tiempo para el mundo y otro para la tecnología.

8. Estás siendo manipulado 


Todos somos manipuladores y víctimas de la manipulación de diferentes maneras, porque ...

CONTINUA EN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario