Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

13 de julio de 2014

Los 4 elementos esenciales de la atracción sexual

Todos nos hemos sentido atraídos por alguien que, sin ser especialmente guapo, tenía carisma, era interesante, gracioso o, sencillamente, nos hacía tilín, sin saber por qué. Pero todo tiene una explicación, a buen seguro el susodicho cumplía uno o varios de estos cuatro componentes del atractivo sexual.

Los 4 elementos esenciales de la atracción sexual
Los 4 elementos esenciales de la atracción sexual
Por suerte, no a todos nos gusta el mismo tipo de personas. La belleza es subjetiva y quien resulta atractivo para algunos puede resultar indiferente para otros. Esto no quiere decir que no haya gente guapa y fea, que la hay, lo que ocurre es que el físico no es el único componente que configura el atractivo sexual de una persona. 

1. Atractivo estático 


Poco se puede hacer para mejorar este aspecto del atractivo y, por mucho que nos empeñemos en lo contrario, se deteriora con el tiempo. El atractivo estático es la parte a priori inalterable de nuestra belleza: la forma de nuestra cara, nuestra complexión, la silueta de nuestro cuerpo…

Es la parte del atractivo que viene marcado por preferencias biológicas y estas son las mismas para todo el mundo. A los hombres les gustan las mujeres con grandes pechos, cintura estrecha y buenas nalgas, labios grandes, mandíbula pequeña y barbilla estrecha. A las mujeres les gustan los hombres con mandíbulas pronunciadas, pómulos bien marcados y un peso correcto. Y no hay nada que hacer contra esto: biológicamente hablando nos gustan las personas fértiles, con buenos genes, y un sistema inmune bien preparado. Y es el aspecto de las personas que cumplen esos requisitos el que nos gusta, aunque no nos paremos a pensarlo.

El atractivo estático puede modificarse: podemos tener un accidente, envejecer o pasar por el quirófano. También podemos tratar de adelgazar, pero aunque logremos una pequeña mejora perder unos kilos no va a cambiar nuestro rostro. Por suerte, el atractivo estático no es lo único que hace bella a una persona, y ni siquiera es el más importante.

2. Atractivo dinámico 


Hay personas que no son especialmente guapas pero tienen “algo” que les hace atractivas. Ese “algo”, ya sea la forma de andar, de reír o de gesticular, es lo que se conoce como atractivo dinámico y nos sirve para expresar nuestras emociones y mostrar nuestra personalidad al mundo. Es, en definitiva, el carisma de cada persona, como bien define la RAE, la “especial capacidad de algunas personas para atraer o fascinar”.

El lenguaje corporal y hablado es fundamental para construir nuestro carisma: por ello las personas divertidas suelen tener tanto éxito. Lo que hace graciosa a una persona no es su atractivo físico, es su forma de hablar y sus gestos.

CONTINUA EN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada