Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

5 de agosto de 2012

12 reglas básicas para ejercitar la mente y mejorar tus presentaciones


Te preguntarás qué relación guarda con el arte de presentar un libro sobre el funcionamiento de la mente y del cerebro.


Muy sencillo: no esperes que el cerebro de tu audiencia se adapte a tu forma de hacer presentaciones; más bien, adapta tu forma de presentar a la manera como funciona el cerebro. ¿No te parece más lógico? Ahora bien, ¿sabes lo que está pasando dentro de tu cabeza?

12 reglas básicas para ejercitar la mente y mejorar tus presentaciones
12 reglas básicas para ejercitar la mente
y mejorar tus presentaciones

1. ¡Nuestros cerebros están diseñados para caminar 20 km al día! 

El ejercicio estimula la capacidad del cerebro. Si quieres mejorar tus habilidades mentales, ¡muévete! Y si quieres aumentar la atención y comprensión durante una presentación, ¡haz que muevan los pies!

2. El cerebro humano también ha evolucionado: no tenemos un cerebro, ¡sino tres! 

Nuestro aprendizaje se ve poderosamente influido por el entorno emocional y por la relación profesor-alumno.

3. Cada cerebro cuenta con un “cableado” diferente: 

lo que aprendemos a lo largo de nuestras vidas modifica físicamente nuestro cerebro, cada persona almacena y procesa la información de manera diferente. Cuanto más reducido sea el grupo al que te diriges, mejor podrás adaptarte a sus diferentes ritmos de aprendizaje y comprensión. Hay muchas formas de ser inteligente, la mayoría de las cuales no aparecen en las pruebas de inteligencia.

4. No prestamos atención a las cosas aburridas: sólo podemos centrarnos en una tarea cada vez. No hay nada como compartimentar tu presentación en pequeños módulos para mantener la atención de la audiencia.

5. Repetir para recordar: 

los primeros momentos de una experiencia de aprendizaje determinan la capacidad de recordar posteriormente el material. Ganas o pierdes la batalla de capturar la atención de la audiencia en los primeros 30 segundos.

6. Acordarse de repetir: 

la forma de afianzar la memoria a largo plazo consiste en incorporar nueva información gradualmente y repetirla a intervalos programados.

7. Dormir bien para pensar bien: 

la pérdida de sueño afecta a la atención, a las funciones cerebrales, a la memoria de trabajo, al humor, a las habilidades físicas, al razonamiento lógico e incluso a la destreza motora.

12 reglas básicas para ejercitar la mente y mejorar tus presentaciones
12 reglas básicas para ejercitar la mente
y mejorar tus presentaciones

8. Un cerebro estresado no aprende igual: 

el estrés crónico, por ejemplo causado por hostilidad en el hogar o en el trabajo, desregula peligrosamente la liberación de adrenalina y cortisol de tu sistema defensivo corporal, evolucionado para tratar con respuestas inmediatas a corto plazo ante peligros serios pero pasajeros, como un tigre de diente de sable.

9. Nuestros sentidos evolucionaron para trabajar conjuntamente

, lo que significa que estimular más sentidos al mismo tiempo ayuda a aprender mejor. Ve más allá del PowerPoint.

10. La visión triunfa sobre los demás sentidos: 

el aprendizaje mejora con imágenes en lugar de palabras, escritas o recitadas.

11. El cerebro de hombres y mujeres es diferente estructural y bioquímicamente, 

por lo que su comportamiento es diferente por ejemplo ante el estrés agudo

12. Somos grandes exploradores por naturaleza, 

nunca dejamos de crear nuevas neuronas y aprender nuevas cosas.

Fuente: 

Le puede interesar:

2 comentarios:

  1. Conocía lagunas de estas reglas. El ejercio definitivamente mejora nuestra memoria y no solo el ejercicio matemático.

    La curiosidad es también parte importante en el desarrollo del cerebro y de nuestra mente

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el cerebro no se mueve, es como un gozne: se oxida.

      Saludos, Manuel

      Eliminar