Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

27 de septiembre de 2012

Criterio: algunas reglas para juzgar de la conducta de los hombres

Caben en esta materia reglas de juiciosa cautela, que nacen de la prudencia de la serpiente y no destruyen la candidez de la paloma.


Regla 1ª para juzgar de la conducta de los hombres


No se debe fiar de la virtud del común de los hombres puesta a prueba muy dura.

La razón es clara: el resistir a tentaciones muy vehementes exige virtud firme y acendrada. Ésta se halla en pocos. La experiencia nos enseña que en semejantes extremos la debilidad humana suele sucumbir, y la Escritura nos previene que quien ama el peligro perecerá en él.


Criterio: algunas reglas para juzgar de la conducta de los hombres
Criterio:
algunas reglas para juzgar de la conducta de los hombres

Sabéis que un comerciante honrado se halla en los mayores apuros cuando todo el mundo le considera en posición muy desembarazada. Su honor, el porvenir de su familia están pendientes de una operación poco justa, pero muy beneficiosa. Si se decide a ella todo queda remediado; si se abstiene, el fatal secreto se divulga y la perdición total es inevitable. ¿Qué hará? Si en la operación podéis salir perjudicado, precaveos a tiempo; apartaos de un edificio que si bien en una situación regular no amenazaba ruina, está ahora abatido por un furioso huracán.

Tenéis noticia de que dos personas de amable trato y bella figura han trabado relaciones muy íntimas y frecuentes; ambos son virtuosos, y aun cuando no mediaran otros motivos, el honor debiera bastar a contenerlos en los debidos límites. Si tenéis interés en ello, tomad vuestro partido cun presteza; si no, callad, no juzguéis temerariamente; pero rogad a Dios por ambos, que las oraciones podrán no ser inútiles.

Estáis en el gobierno, los tiempos son malos, la época crítica, los peligros muchos. Uno de vuestros dependientes, encargado de un puesto importante, se halla asediado noche y día por un enemigo que dispone de largas talegas. El dependiente es honrado, según os parece; tiene grandes compromisos por vuestra causa, y, sobre todo, es entusiasta de ciertos principios y los sustenta con mucho acaloramiento. A pesar de todo, será bueno que no perdáis de vista el negocio. Haréis muy bien en creer que el honor y las convicciones de vuestro dependiente no se rajarán con los golpes de un ariete de cincuenta mil pesos fuertes; pero será mejor que no lo probéis, mayormente si las consecuencias fuesen irreparables.

Un amigo os ha hecho grandes ofrecimientos, y no podéis dudar que son sinceros. La amistad es antigua, los títulos muchos y poderosos, la simpatía de los corazones está probada y, para colmo de dicha, hay identidad de ideas y sentimientos. Preséntase de improviso un negocio en que vuestra amistad le ha de costar cara; si no os sacrifica, se expone a graves pérdidas, a inminentes peligros. Para lo que pudiera suceder, resignaos a ser víctima, temed que las afectuosas protestas se quedarán sin cumplirse y que, en cambio de vuestro duelo, se os pagará con una satisfacción tan gemebunda como estéril.


Criterio: algunas reglas para juzgar de la conducta de los hombres
Criterio:
algunas reglas para juzgar de la conducta de los hombres

Estáis viendo a una autoridad en aprieto; se la quiere forzar a un acto de alta trascendencia, a que no puede acceder sin degradarse, sin faltar a sus deberes más sagrados, sin comprometer intereses de la mayor importancia. El magistrado es, naturalmente, recto; en su larga carrera no se le conoce una felonía, y su entereza está acompañada de cierta firmeza de carácter. Los antecedentes no son malos. Sin embargo, cuando veáis que la tempestad arrecia, que el motín sube ya la escalera, cuando golpee a la puerta del gabinete el osado demagogo que lleva en una mano el papel que se ha de firmar y en otra el puñal o una pistola amartillada, temed más por la suerte del negocio que por la vida del magistrado. Es probable que no morirá: la entereza no es el heroísmo.

Con los anteriores ejemplos se echa de ver que en algunas ocasiones es lícito y muy prudente desconfiar de la virtud de los hombres, lo que acontece cuando el obrar bien exige una disposición de ánimo que la razón, la experiencia y la misma religión nos enseñan ser muy rara. Es claro, además, que para sospechar mal no siempre será menester que el apuro sea tal como se ha pintado. Para el común de los hombres suele bastar mucho menos, y para los decididamente malos, la simple oportunidad equivale a vehemente tentación. Así, no es posible señalar otra regla para discernir los casos, sino que es preciso atender a las circunstancias de la persona que es el objeto del juicio, graduando la probabilidad del mal por su habitual inclinación a él o su adhesión a la virtud.

De estas consideraciones nacen las otras reglas.

4 comentarios:

  1. Un buen libro de lectura, y todo un personaje Jaime Balmes.

    Por desgracia es otro de los grandes desconocidos de España, para el público y para los intelectuales.

    Siempre recordaré como una anecdota que nos puso en nuestro sitio, y nos enseñó que realmente no teníamos ni idea de nada cuando cursando 3º de BUP, nuestro profesor de filosofia (eso que ahora ni se estudia) nos preguntó si sabíamos quién era Balmes.... El que llegó más lejos fué un servidor al contestar que alguien importante ya que tenía calles a su nombre tanto en Lérida como en Barcelona... el resto mirando al techo.

    Por suerte después de eso nos encargaron lectura atenta de "el criterio" y comentario de texto correspondiente.... nunca es tarde...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un desconocido como tantos españoles ilustres. Este país es bastante madrastra con sus hijos, sólo Rusia se le parece.

      Balmes era una curiosa y equilibrada mezcla de Descartes y teología, de razón y de fé. Una edición mas moderna de Baltasar Gracián, aunque con otras ideas.

      Saludos

      Eliminar
  2. A veces la situación que se atraviesa ofrece una dicotomía que es difícil dilucidar...

    Sin embargo de los fracasos (y lo digo por aquello de no invertir en la operación poco justa) vienen los éxitos, porque enfrentamos con la experiencia adquirida y no con una efímera.

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Manuel, el que no fracasa, no aprende nada ni se logra conocer a si mismo.

      Saludos

      Eliminar