Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

19 de septiembre de 2012

Por qué nos incomoda ver nuestra imagen


“No aguanto verme en la pantalla grande. Cuando veo una película en la que he aparecido, sólo percibo mis defectos, no puedo prestar atención a nada más. Soy increíblemente consciente de mis puntos débiles. Si te ganas la vida utilizando tu cara, la gente empieza a hablarte de lo que no les gusta, y de forma muy directa”. 


Lenguaje corporal. Por qué nos incomoda ver nuestra imagen. Keira Knightley
Lenguaje corporal. Por qué nos incomoda ver nuestra imagen.
Keira Knightley
Esta es la forma en la que la famosa actriz Keira Knightley, protagonista de la saga de Piratas del Caribe, reconocía sus inseguridades en la revista Vogue. 

Cabría esperar que una actriz con su experiencia, considerada además una de las mujeres más bellas del mundo por una encuesta realizada en FHM, tuviese una mayor seguridad acerca de su imagen corporal. Y sin embargo, la actriz londinense aseguraba que observarse en la pantalla era una fuente de ansiedad continua. 

Algo semejante ocurre con Zac Efron, otro sex symbol, en este caso, masculino. “Cada vez que me veo en la pantalla, lo primero que identifico son mis defectos”, señalaba el actor. “No sé por qué, pero siento escalofríos. Le termino dando muchas vueltas, y sólo después de un tiempo, puedo volver a verme sin sentirme mal”. Ya Marilyn Monroe, la considerada por muchos como mujer más bella del siglo XX, apuntaba en su día que era una persona “egoísta, impaciente y muy insegura”. 

Muchos argumentarán que el hecho de que la Ambición Rubia no confiase en su propia imagen no es más que el síntoma de otro tipo de problemas. Pero también es cierto que mucha gente no puede evitar una sensación de incomodidad al ver su cuerpo en una pantalla, moviéndose y hablando ante ellos, algo a lo que no son inmunes las grandes estrellas.

Un espejo moderno 


Según los libros de Historia, Napoleón se sentía acomplejado por su altura. Es fácil darse cuenta de tal situación cuando mides alrededor de 1,67 metros, te has coronado emperador y todos los que te rodean son sensiblemente más altos que tú: sin embargo, el francés jamás se vio en en movimiento. La mayor parte de inseguridades actuales aluden a...

CONTINUA EN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario