Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

29 de diciembre de 2012

Cómo superar la desesperanza


En el juego de la vida, nos encontramos con éxitos y con fracasos y nos toca aprender y seguir intentando y aprendiendo. Algunos sin embargo, asumen los tropiezos como desastres sin remedio y entran en un estado de desesperanza, en el que ya nada tiene sentido. 


Cómo superar la desesperanza
Cómo superar la desesperanza
La vida humana es una sucesión de altos y bajos, de éxitos y fracasos. En ocasiones vivimos experiencias nutritivas y significativas que nos permitan alcanzar plenitud y paz, y en otras ocasiones lo que vivimos es frustración, insatisfacción y pena.

Que tengamos más experiencias positivas o negativas, depende tanto de nosotros mismo como de las circunstancias que nos rodean. Hay personas marcadas por predisposiciones bilógicas que desembocan en limitaciones físicas o mentales. También eventos sociales o políticos pueden afectar nuestro modo de vida, y hay factores psicológicos, como eventos traumáticos, que nos restan felicidad. En estas situaciones, dependiendo de nuestra personalidad, podemos luchar para superar los obstáculos o rendirnos y dejar de intentar superarnos y lograr nuestros más preciados anhelos. Este estado de desaliento se conoce como desesperanza.

La desesperanza es un estado altamente limitante pues no se basa en la realidad sino en lo que las personas consideran es una incapacidad propia para lograr lo que desean. Puede decirse que es un estado en el que se ven debilitados o extinguidos, el amor, la confianza, el entusiasmo, la alegría y la fe. Es un estado de impotencia en el que la persona se percibe atrapada, agobiada e inerme. Nietzsche, destacado filósofo, la consideraba “una enfermedad del alma”.

Cómo superar la desesperanza
Cómo superar la desesperanza
Desesperanza no es ni decepción ni desesperación. La decepción es la percepción de una expectativa defraudada, la desesperación es la pérdida de la paciencia y de la paz, un estado ansioso que nos lleva a mirar el futuro como amenazante. La desesperanza es una creencia de que no hay nada que hacer ni ahora, ni nunca. Es el abandono de la ambición y del riesgo. Y es justamente ese sentido absolutista, lo que le da su carácter nefasto.

Martin Seligman, creador de una corriente psicológica conocida como “Psicología Positiva”, ...
CONTINUA EN:

7 comentarios:

  1. Es precisamente en lo que no debemos caer nadie, si no estamos perdidos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Cayetano, lo malo es que en España empieza a ser una epidemia, y motivos no faltan

      Saludos

      Eliminar
  2. A veces, por no ver la salida, perdemos todo. Es el momento de reflexionar y saber que si hay oportunidad de salir adelante.

    Feliz año Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Percibimos las cosas como creemos que son, no como son. Por eso a veces tenemos euforia y otras desesperanza. Decía un chino que, en ocasiones, cuando todo parece perdido, es cuando mas fácil se puede lograr la victoria.

      Feliz 2013 y sucesivos, Manuel

      Eliminar
  3. Yo he superado este estado de desesperanza varias veces en mi vida. y puedo decir que este estado es muy peligroso, te puede llevar a la enfermedad física, depresión clínica o por último al suicidio. Para eso existe tratamiento psiquiatrico que recomiendo y tambien hacer mucho deporte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Anónimo, tal y como lo cuenta. Además, una alimentación mas sana y suplementos de minerales y vitaminas también ayudan

      Saludos

      Eliminar
  4. Importante la alimentación, pocas veces valorada realmente para afrontar situaciones adversas. Bien comido, bien bebido, bien cogido y la vida se ve distinta.

    ResponderEliminar