Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

7 de febrero de 2013

Cara de póker


¿Se acaba el mito de la cara de poker? Lo que realmente transmite sensaciones y sentimientos es el lenguaje corporal, no solo nuestro rostro. A esta conclusión se llegó después de observar con atención las caras y las reacciones de muchos deportistas.


Cara de póker
Cara de póker 
Hilliel Aviezer sostiene en un estudio elaborado para la Universidad Hebrea de Jerusalén que el rostro de una persona no es lo más significativo a la hora de tratar de conocer sus emociones y pensamientos.

Aunque referido a otros deportes, como el tenis, el trabajo de este profesor de Psicología, en colaboración con Yaacov Trope y Alexander Todorov (de la Universidad de Princeton), viene a decir que es mucho más útil la observación del cuerpo para saber qué pasa por dentro de los jugadores en situaciones de gran tensión. ¿Se acaba el mito de la cara de póker? 

El estudio fue publicado el pasado 30 de noviembre pero lo he descubierto en el portal Poker10.com. Si se confirmara esta tesis, que tampoco tiene por qué ser igual de válida para todas las personas, la venta de capuchas, gafas de sol y viseras más o menos estilosas podría derrumbarse tan rápido como el mito de la cara de póquer. Cuando empecé a conocer este mundillo, una de las cosas que más me llamaron la atención fue el pique que existía entre algunos jugadores en vivo de toda la vida y los chavales que venían de internet, que a menudo otorgaban un valor mínimo a la posibilidad de que sus rivales les «leyeran el alma». Alguno llegó a referirse a los primeros con aguda ironía como «socios del círculo de lectores».

Según el estudio israelí, «lo que realmente transmite sensaciones y sentimientos es la expresión corporal, no solo nuestro rostro». La conclusión llegó después de observar con atención las caras y las reacciones de deportistas como Serena Williams y Rafa Nadal tras jugar un punto importante. Los investigadores descubrieron que, sorprendentente, la expresión de alegría y de decepción podía llegar a confundirse en algunos casos, algo que no ocurría con la expresión corporal, por lo general inequívoca. En el póquer, ocurre a menudo que un jugador inexperto se pone tan nervioso que es difícil saber si es porque está faroleando o porque lleva un auténtico cañón de mano (lo más habitual).

CONTINUA EN:

4 comentarios:

  1. Son modas que van y vienen, como el "yoyó". La cara de póker va mejor en tiempos de dureza política. Los japonenes se acuerdan de tu madre con la sonrisa en la boca.
    UN saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la sonrisa oriental tal vez sea su versión de al cara de póker

      Saludos, Cayetano

      Eliminar
  2. Intento ser inexpresivo en consulta cuando tengo que dar una mala noticia. Es muy complicado, sobre todo con el tipo de pacientes que tengo (en el medio rural) son más cercanos y en muchos casos amigos de uno.

    Es parte de la carrera: Intentar dominar la expresividad para que el paciente no se agobie.

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En muchos trabajos de cara al publico o en los que tienes responsabilidad sobre muchas personas, es necesario hacer lo que dices.

      Saludos, Manuel

      Eliminar