26 de junio de 2013

Obama y la guerra definitiva contra el mal

Erase una vez un señor que no era ni del todo blanco ni del todo negro. Tenía labia, fotogenia y cualidades para la política. Decía lo que todos querían oír y aun lo sigue diciendo. Tal era su fachada que le concedieron un premio Nobel de la Paz antes de que hubiera hecho algo por esa idea universal. Naturalmente, me refiero al Sr. Hussein Obama, emperador del menguante y aun muy poderoso imperio Made in USA.

Seguro que te acuerdas de cuando bombardeó Afganistán, de cuando se fue de Irak sin asegurar la paz entre facciones, de que no cerró Guantánamo, de que eliminó a Bin Laden sin realizar un juicio, de cuando dejó un poco arrasado Libia y de que cualquiera sabe que más operaciones encubiertas habrá ordenado. Últimamente, sabemos que también le han pillado con el tema del espionaje global por vía internet, cosa que yo también hubiera hecho en su lugar, que todos los gobiernos hacen y que por supuesto todos niegan. Que pillín, nuestro amigo, ¿verdad?

Obama y la guerra definitiva contra el mal
Obama y la guerra definitiva contra el mal
Que una cosa es hacer y decir antes de ser elegido y otra cosa ser jefe del gobierno. Predicar y dar trigo, ya se sabe. Como en España y cualquier otro país, que el presidente del gobierno hace lo contrario de lo que prometía en la oposición y el jefe de la oposición promete lo contrario de lo que hacía en el gobierno. Así es el orden natural de las cosas (sabes que me refiero a la política).

Volviendo al ilustre y premiado Sr. Obama, como su prestigio anda un poco abollado, tiene que sacarse algún conejo de la chistera. El conejo de bombardear Siria no es muy aconsejable, por lo que Obama amaga y no da. Pero tu y yo sabemos que hay un truco que no falla: ser ecológico, sostenible y verde como una lechuga. O por lo menos, decir que lo eres y aparentar que lo haces. Simular y disimular.
Y ya sabes que  en eso está nuestro amigo: en vender la guerra definitiva contra el calentamiento climático.  Esta guerra siempre se gana, porque si fuera cierto todo lo que dicen, a estas alturas Holanda y Bangladesh serían países bajo el mar habitados por arenques y sardinas. Recordar que en teoría y según las previsiones del Sr. Al Gore, otro premio Nobel, ahora mismo viviríamos en la antesala del Infierno Climático, cosa que evidentemente no ocurre. Las predicciones que la secta del calentamiento predijo hace años para la actualidad no se están cumpliendo. Es lo que tiene convertir ciencia en religión y fe indiscutible, lo siento por los crédulos talibanes que son legión (ahora ya me puedes insultar y decirme que estoy vendido a las multinacionales y otras lindezas que me dicen cuando niego que el Sol orbita la Tierra)
Me descubro con la puesta en escena del Sr. Obama: hago la guerra al calentamiento mientras la vendo en mangas de camisa y secándome el sudor con un pañuelo. Fotocracia al 100 %, o lo que es lo mismo: demagogia barata con una genialidad de lenguaje corporal. Pero donde además de descubrirme le hago la ola, es que este genio televisivo va a conseguir que su país sea autosuficiente dentro de pocos años en necesidades energéticas gracias al fracking y al carbón. Eso sí, estas técnicas no emiten casi CO2, solo un poco de anhídrido de carbono, que todo el mundo sabe que calienta bastante menos el planeta que el maldito CO2.
Como vendedor de humo (literalmente) le daba yo otro al Sr. Obama premio Nobel, sí señor. Pero nunca le compraría un coche de segunda mano, como a su antecesor, George Bush Jr, otro listo. ¿Tu se lo comprarías a cualquiera de ellos?
A ver si aprenden aquí en Europa y en Cainitalandia (antaño España).

5 comentarios:

  1. Estos americanos son de lo más especial. Dicen una cosa y luego hacen otra (¡Anda, igual que nuestros políticos!)
    Fíjate la que está liando el premio Nobel.
    Pues imagínate si en vez de él vienen los del "tea party". No lo quiero ni pensar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No habría muchas diferencias, todos sirven al Imperio

      Saludos, Cayetano

      Eliminar
  2. Como corolario, revise cuando tenga un momentico la listica esa de los paises que firmaron el tan alabado protocolo de kioto... eso que era contra el cambio climático.

    Vale que es una tomadura de pelo, pero ya que hacemos gesticos podríamos ser un poco más aseados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Kioto es una tomadura de pelo un pelín cara, teniendo en cuenta quienes son los paganos: nosotros, como siempre

      Paz y amor sostenibles, csc212

      Eliminar
  3. ¿Nadie ha advertido el truco cuando en este post escribí "estas técnicas no emiten casi CO2, solo un poco de anhídrido de carbono, que todo el mundo sabe que calienta bastante menos el planeta que el maldito CO2"?

    CO2 es lo mismo que anhídrido de carbono. Ver https://es.wikipedia.org/wiki/Di%C3%B3xido_de_carbono

    Así nos la meten doblada a todos.

    Saludos

    ResponderEliminar