31 de enero de 2014

La oportunidad perdida de ser sacristán en Viena

Andre Kostolany, el famoso inversor de origen húngaro, explica en su libro El famoso mundo del dinero y la bolsa el caso del “Rico Grün”. 


Aunque no he podido descifrar el origen de este personaje, es la historia de resolución de una oportunidad desaprovechada:

“[Grün] Pobre respondió a un anuncio en el que se ofrecía un puesto de trabajo de sacristán en un templo de Viena. En aquellos tiempos un sacristán tenía que saber leer y escribir. Como Grün era analfabeto, no le dieron el trabajo. Desconsolado, utilizó el dinero que le habían dado como compensación del viaje, para emigrar a Estados Unidos. 
La oportunidad perdida de ser sacristán en Viena
La oportunidad perdida de ser sacristán en Viena
En Chicago comenzó a hacer negocios. Con sus primeros ahorros creó una empresa que creció más y más a medida que pasaba el tiempo. Un gran grupo de empresas le compró sus negocios y, a la hora de firmar el contrato, se produjo la gran sorpresa: Grün, analfabeto, no estaba en condiciones de firmar.

- ¡Dios mío! – Dijo el abogado comprador -. ¡Dónde habría llegado usted si llega a saber escribir y leer!

- ¡Sería sacristán de una iglesia de Viena! – Fue la respuesta. “

4 comentarios:

  1. Hay muchos analfabetos y semianalfabetos con negocio y con dinero. Sólo que jamás llegarán a ser sacristanes en Viena ni disfrutarán de un buen libro.
    En ese colectivo muchos suelen despreciar la cultura y los estudios de los que no han llegado tan lejos como ellos. Conozco algunos casos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es la definición de "nuevo rico": un patán con mucho dinero. Hace unos años, abundaban, pero también se vio que todo era humo. Pero siempre quedará mas de uno, para acicate de envidiosos y desprecio de los que aun leemos (y cierta envidia, hay que reconocerlo)

      Saludos

      Eliminar
  2. Lo positivo es que el hombre tuvo un fracaso que no le amilano...No fue sacristán, pero fue rico.

    A veces lo que creemos parte fundamental de nuestro crecimiento como individuo, puede resultar superfluo.

    Saludos Carolus. Tengo que decirte que estoy leyendo sobre drogas y recetas, no solo en pacientes mayores...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El destino a veces nos juega estas buenas pasadas y lo que parecia una desgracia acaba siendo algo bueno.

      Mucho pastillero es lo que hay, y de pastillas legales. Así andan muchos, totalmente intoxicados.

      Saludos, Manuel

      Eliminar