Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

18 de mayo de 2014

Errores sobre el dinero que se cometen durante tu vida

No hay ni una sola asignatura desde la educación primaria hasta acabada la universidad que te enseñe a ganar y gestionar de forma inteligente tu dinero.


 Incluso la mayoría de los economistas están endeudados hasta las cejas. El sitio web Main Street encuestó a varios expertos en finanzas personales para que dieran su opinión de cuáles son los peores errores que las personas cometen en asuntos de dinero. 

Tanto si tienes 20 años y estás estudiando, como si tienes 60 años y aún te preocupa no tener un nivel de vida desahogado financieramente hablando, estás siendo víctima de muchos de estos errores, o pagando por los errores del pasado. Puesto que el artículo original está enfocado al sistema estadounidense, un sistema distinto al español o latinoamericano, vamos a adaptar esos errores más comunes a nuestro sistema, y dividiéndolo en décadas de nuestra vida, pues los errores en educación financiera comienzan desde el colegio.

Errores sobre el dinero que se cometen durante tu vida
Errores sobre el dinero que se cometen durante tu vida

De los 10 a los 20 años 


Subdividimos esta etapa, pues entre los 10 y los 16 años, la responsabilidad sobre nuestra educación financiera recae en nuestros padres y sistema educativo, un sistema que a todos nos enseña por igual, sin distinguir si un alumno tiene más talento para la química o las matemáticas.

Acostumbramos a nuestros hijos a pertenecer a la manada. La mayoría de los jóvenes recuerdan cuántas ligas ha ganado el Real Madrid o Barcelona, quiénes son los máximos goleadores de la liga, y una serie de datos que muestran una capacidad de aprendizaje enorme, pero quizá mal empleada. Todo joven en edad de instituto ya debería tener conocimientos financieros básicos, y ya debería conocer las historias de grandes emprendedores y empresarios. Antes de cumplir los 20 años, nuestros hijos ya deberían haber leído alguno de los libros de educación financiera más básicos, pues es la única forma de abrirles el apetito para comerse el mundo. Si bien no podemos pretender que los jóvenes sepan con exactitud a qué quieren dedicarse en su futuro, si tienen claro que quieren ganar mucho dinero, eso realmente no importa. Y nunca se te ocurra decirle a tu hijo que el dinero no es importante, pues lo estás "suicidando".


De los 20 a los 30 años 


De haber sabido la mitad de lo que hoy día sé a mis 20 años, en la actualidad sería rico. Y no hablo de unos cientos de miles de euros, hablo de que sería literalmente millonario. 

CONTINUA EN:


4 comentarios:

  1. Es humano equivocarse. Y más humano si cabe lamentarse de no haber hecho esto o lo otro a su debido tiempo. Pero ya se sabe que cuando uno es joven se está más pendiente de otras cosas que del propio futuro, que se antoja siempre muy lejano, pero que te llega cuando menos te lo esperas.
    Yo ya estoy en la fase de "recogida" de lo que fui sembrando. Y no me puedo quejar, sobre todo con la que está cayendo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con lo que citas, no podemos juzgar nuestra juventud con los conocimientos y experiencia que dan los años. Espero que si algún joven lee esto, le sea de provecho.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Definitivamente hay que instruir en cultura económica. No la tenemos y cuando es necesario, no sabemos interpretar lo que tenemos enfrente, de allí toda está situación de hipotecas impagables y tarjetas de crédito que superan ese 20% TAE...

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo triste es cuando personas con nula cultura económica manejan dineros públicos, desde ayuntamientos a ministerios... o comunidades de vecinos. Mal puede gestionarnos cualquier partido político (o sindicato) cuando sus propias cuenta no cuadran o están en grave déficit o ruina total.

      Saludos, Manuel

      Eliminar