Mostrando entradas con la etiqueta Francia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Francia. Mostrar todas las entradas

16 de julio de 2016

La Marsellesa, ¿conoces su letra?

«La Marsellesa» (en francés, La Marseillaise) es el himno nacional de Francia, oficialmente desde el 14 de julio de 1795. 


Fue escrito en 1792 por Rouget de Lisle. Fue prohibido durante el Imperio y la Restauración. Vuelve a ser el himno nacional desde la III República. Durante 1940-1945 fue nuevamente prohibido, y su canto era considerado como un elemento de resistencia a la ocupación alemana y al gobierno colaboracionista de Vichy.

La Marsellesa, ¿conoces su letra?
La Marsellesa, ¿conoces su letra?

Actualmente, tras los últimos atentados islámicos en Francia, es habitual ver a las multitudes cantando el himno de La Marsellesa, pero, ¿conoces su letra y música?


¡En marcha, hijos de la Patria,
ha llegado el día de gloria!
Contra nosotros, la tiranía alza
su sangriento pendón. (bis)
¿Oís en los campos el bramido
de aquellos feroces soldados?
¡Vienen hasta vosotros a degollar
a vuestros hijos y vuestras compañeras!

Estribillo

¡A las armas, ciudadanos!
¡Formad vuestros batallones!
¡Marchemos, marchemos!
¡Que una sangre impura
inunde nuestros surcos!

2a estrofa

Qué pretende esa horda de esclavos,
de traidores, de reyes conjurados?
Para quién son esas innobles cadenas,
esos grilletes preparados de hace tiempo? (bis)

Para nosotros, franceses … Ah! Qué ultraje!
Qué transportes debe suscitar!
A nosotros, se atreven a intentar
reducirnos a la antigua servidumbre!

3a

Cómo! … Cohortes extranjeras
harían la ley en nuestros hogares?
Cómo! … Esas falanges mercenarias
abatirían a nuestros fieros guerreros?(bis)

Dios santo! Encadenadas por otras manos,
nuestras frentes se inclinarían bajo el yugo!
Unos déspotas viles serían
los dueños de nuestros destinos!

4a

Temblad, tiranos! Y vosotros, pérfidos,
oprobio de todos los partidos,
temblad! Vuestros planes parricidas
recibirán por fin su merecido! (bis)

Todos son soldados para combatiros.
Si nuestros jóvenes héroes caen,
la tierra produce otros,
listos para luchar contra vosotros!

5a

Franceses, asestad vuestros golpes
o retenedlos, magnánimos guerreros:
perdonad a esas víctimas tristes,
que a su pesar se arman contra nosotros. (bis)

Pero no a esos déspotas sanguinarios,
esos cómplices de Bouillé,
todos esos tigres que, despiadados,
desgarran el seno de su madre!

6a

Amor sagrado de la Patria,
conduce y sostén nuestros brazos vengadores!
Libertad, Libertad amada,
combate con tus defensores! (bis)

Que la victoria, a tus voces viriles,
acuda bajo nuestras banderas;
que tus enemigos, al expirar,
vean tu triunfo y nuestra gloria!

7a

Entraremos en el camino
cuando nuestros mayores ya no estén aquí;
encontraremos sus cenizas
y la huella de sus virtudes. (bis)

Menos deseosos de sobrevivirles
que de compartir su tumba,
tendremos el orgullo sublime
de vengarlos o de seguirlos.






7 de mayo de 2012

Catalina de Médici, hábil política


Catalina de Medici fue una hábil política. 


Catalina de Médici, hábil política
Catalina de Médici, hábil política

Descendiente de Lorenzo el Magnífico, la inteligencia y preparación de Catalina le permitieron ejercer el papel de regente de Francia en uno de los momentos políticos más delicados, con la amenaza de la Reforma llamando a las puertas de su católico país de adopción. 


Entre las mujeres renacentistas, pocas tuvieron una vida tan intensa y extraordinaria como Catalina de Medici (Florencia, 1519-Blois, 1589), uno de los personajes políticos más influyentes de su época. Era biznieta de Lorenzo Medici el Magnífico y sobrina del papa Clemente VII, de modo que recibió una esmeradísima educación hasta que fue casada por su tío a los 14 años con el heredero de la corona de Francia, Enrique de Orleans. Catalina poseía una de esas personalidades torrenciales que la llevaban a interesarse por todo, sin dejar de cumplir con sus deberes de reina. A lo largo de la primera década de su matrimonio tuvo puntualmente un hijo cada año, de los que sobrevivieron siete, un hecho que resulta llamativo si tenemos en cuenta que su marido el Rey prefería ocupar sus ocios en compañía de su amante, la hermosa Diana de Poitiers.

Además, la reina florentina convirtió la corte de Francia en...
CONTINUA EN:

22 de abril de 2012

El mejor de dos

En la segunda vuelta de las elecciones del año 2.002 a la presidencia de la República Francesa, se celebró un debate televisado.

En dicho debate, los dos contrincantes, Lionel Jospin y Jacques Chirac pusieron sobre la mesa sus diferentes programas electorales



Lionel Jospin y Jacques Chirac
Lionel Jospin y Jacques Chirac

 Al acabar el debate, haciendo gala de su talante, el candidato socialista Jospin se dirigió de la siguiente manera a su oponente:
- Que gane el mejor.
- Gracias- respondió Chirac.

4 de abril de 2012

Los sabios y la hipocresía

Sócrates dijo a sus discípulos: Vigilad para no ser al mismo tiempo obedientes y desobedientes a Dios. Ellos le dicen: Explícanos lo que nos dices. El les responde: rechacen la hipocresía.


En efecto, la hipocresía es aparentar ser obediente a Dios en presencia de los hombres, pero en realidad desobedecerle a escondidas.

Hipocresía. Sarkozy con Gadafi. Francia fue el primer país en bombardear Libia
Hipocresía. Sarkozy con Gadafi.
Francia fue el primer país en bombardear Libia
Uno de sus discípulos le dijo: ¿Hay algún otro tipo de hipocresía de la cual el hombre se deba guardar? Sócrates dijo: Hay algunos hombres que se ufanan de obedecer a Dios pero lo hacen a la vista de todos más que en lo secreto, con el fin de ser considerados santos por los hombres y de esta manera ser honrados por ellos.

Hay aun otra hipocresía más sutil y mas grave: cuando ayunan y dan limosna y al ser preguntados si lo han hecho responden: ¡Dios lo sabe! Lo hacen a fin de ser tenidos en mayor reverencia y para que no se diga de ellos que son hipócritas por que revelan a los ojos de los hombres sus actividades. Yo creo asimismo que son pocos los que no practican este género de hipocresía. Vigilad por lo tanto para no ser seducidos por esta hipocresía y perder el fruto de vuestro trabajo. Para que esto no suceda, haced todas las cosas con una intención recta; no busquen ser glorificados y adulados.

Otro filósofo dijo: Si caminas firmemente hacia Dios, encontrarás todo lo que buscas.

Del libro Disciplina Clericalis, de Pedro Alfonso de Huesca (1062-1140)
Para ver mas sobre Disciplina Clericalis, haz clic aquí.


20 de febrero de 2012

El Arte de la Guerra. Batalla de Waterloo


La cruda derrota sufrida por los ejércitos napoleónicos en las estepas rusas en 1814, provocó la abdicación del otrora dueño de la Europa Occidental y su confinamiento en la isla de Elba. 


Batalla de Waterloo
El momento decisivo en Waterloo
Óleo de Robert Alexander Hillingford (1825-1904).
 
Cuatro meses más tarde escapó de su exilio y regresó a París; en consecuencia, los antiguos aliados -Rusia, Austria, Prusia y Gran Bretaña-, volvieron a reunirse para intentar derrotarlo.En la primavera de 1815, Napoleón dirigió sus miras hacia Bruselas, disponiendo un ejército de 124.000 hombres.

Su propósito era dividir a las tropas aliadas, para lo que atravesó el río Sambre por Charleroi y se dirigió hacia Bruselas.Enfrente se encontraban las tropas de los aliados, dirigidas por Wellington y Blücher, con un total de 196.000 hombres. El general prusiano se dirigió entonces hacia Ligny, mientras Wellington esperó a Napoleón atrincherado en Mont-Saint-Jean para impedir su entrada en Bruselas. El Emperador francés, por su parte, decidió también dividir su ejército, destacando 63.000 hombres que marcharon con él contra Blücher y ordenando a su general Ney que se dirigiera hacia Bruselas.

Tras expulsar a los prusianos de Ligny, éstos se replegaron hacia Wavre. Napoleón decidió entonces erróneamente...

CONTINUA CON VÍDEO EN:

15 de febrero de 2012

El Arte de la Guerra. El Desembarco de Normandía


El 6 de junio de 1944, conocido como el "día D", los aliados iniciaron el desembarco de un ejército más de 150.000 soldados (73.000 norteamericanos y 83.000 británicos y canadienses) sobre las playas de Normandía.

El Arte de la Guerra. El Desembarco de Normandía
Fotograma de la película "Salvar al soldado Ryan"
La conocida como Operación "Overlord", la invasión aliada de Francia había empezado. Comandados por el general Eisenhower, las tropas aliadas superaron las defensas organizadas por el mariscal alemán Rommel. 

La supremacía aérea anglo-norteamericana fue clave para entender el éxito de la operación. Los aviones aliados destrozaron la mayor parte de los puentes sobre el Sena y el Loira, impidiendo que los alemanes...

CONTINUA CON VÍDEO EN:

23 de diciembre de 2011

Pensamientos muy moralistas


Si juzgamos el amor por la mayor parte de sus defectos, se parece más al odio que a la amistad
Pensamientos muy moralistas
  • Es más vergonzoso desconfiar de los amigos, que ser engañado por ellos. 
  • Ningún disfraz puede ocultar el amor durante mucho tiempo, ni puede fingirlo, si no hay amor, durante mucho tiempo. 
  • Hay héroes del mal, lo mismo que del bien. 
  • A menudo nos avergonzarían nuestras grandes acciones si el mundo se diera cuenta de los motivo que las produjeron. 
  • Hay una cosa que no se entiende bien: Una mujer ama a dos hombres y ellos dos no se pueden ver; un hombre ama a dos mujeres y tampoco se pueden ver ellas dos. Parece que no tendría que ser así. 
  • Es muy difícil que dos que ya no se aman, riñan de veras. 
  • La razón por la cual los amantes nunca se cansan de hablar es porque hablan de ellos mismos. 
  • Lo que nos hace amar las nuevas amistades, más que la fatiga que nos producen las viejas o el placer cambiar, es el fastidio de no ser admirados por los que ya nos conocen mucho, y la esperanza de serlo más por los que nos conocen menos. 
  • La intención de no engañar nunca nos expone a ser engañados muchas veces. 
  • No hay más que una clase de buen amor; pero hay mil copias diferentes.

François de la Rochefoucauld fue un moralista francés, nacido en París. Desempeñó un papel activo en la vida de la Corte, la política de Luis XIII y Luis XIV. Participó en las intrigas cortesanas y tuvo relaciones íntimas con distinguidas damas de la nobleza.

CONTINUA EN: