Mostrando entradas con la etiqueta niño. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta niño. Mostrar todas las entradas

Un niño arregla el mundo

Un científico, vivía con preocupación todos los problemas del mundo.


Estaba decidido a encontrar por todos los medios una solución. Pasaba días en su laboratorio, en busca de respuestas.


Cierto día, su hijo de 7 años, invadió su lugar de trabajo, dispuesto a ayudarle a encontrar esa ansiada solución.

Un niño arregla el mundo
Un niño arregla el mundo
El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lugar. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiera distraer su atención:

Encontró una revista, donde había un mapa del mundo, ¡justo lo que precisaba!

Con una tijera, recortó el mapa en varios pedazos y se los entregó al niño con un rollo de cinta, diciendo: Hijo, como te gustan tanto los rompecabezas, te voy a dar el mundo en pequeños pedazos, para que lo repares.

El científico pensaba, quizás se demoraría meses en resolverlo, o quizás nunca lo lograse, pero por lo menos, le dejaría tranquilo por un tiempo; pero no fue así. Pasada algunas horas, escuchó la voz del niño: "Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo".

Al principio el padre no dio crédito a las palabras del niño. ¡No puede ser, es imposible que a su edad, haya conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes! Levantó la vista de sus anotaciones, con la certeza de que vería un trabajo digno de un niño: Para su sorpresa, el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares.

¿Cómo era posible? ¿Cómo había sido capaz?

-"Hijito, tú no sabías cómo es el mundo, ¿cómo lograste armarlo?"

-"Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi del otro lado la figura de un hombre. Así que le di la vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía cómo era.

Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta la hoja y me di cuenta que había arreglado al mundo."

 Moraleja: PARA ARREGLAR EL MUNDO EMPIEZA POR TI

El extraño deseo de un niño

En una clase de literatura en el colegio, la profesora pidió a sus alumnos que hicieran una redacción sobre en qué les gustaría convertirse. 


Algunos niños querían ser tigres, robots, superhéroes, bomberos.. pero le sorprendió y le conmovió profundamente la redacción en la que uno de sus alumnos le comentaba que quería ser un televisor, decía así:

"Si pudiera hacer magia y transformarme en otra cosa me gustaría ser un televisor. Quisiera ocupar su lugar. Quisiera vivir lo que vive la tele de mi casa. Es decir, tener un cuarto especial para mí y reunir a todos los miembros de la familia a mí alrededor.

El extraño deseo de un niño
El extraño deseo de un niño
Ser tomado en serio cuando hablo. Convertirme en el centro de atención y ser aquel al que todos quieren escuchar sin interrumpirlo ni cuestionarlo. Quisiera sentir el cuidado especial que recibe la tele cuando algo no funciona.

Tener la compañía de mi papá cuando llega a casa, aunque este cansado del trabajo.
Que mi mamá me busque cuando esté sola y aburrida, en lugar de ignorarme, y que mis hermanos se peleen por estar conmigo.

Me gustaría poder divertirlos a todos, aunque a veces no les diga nada. Quisiera vivir la sensación de que lo dejen todo por pasar unos momentos a mi lado. Me gustaría vivir lo que vive mi televisión".


Cómo actúa un pedófilo y cómo reconocerlo

El noventa por ciento de los pedófilos abusadores de menores conocen a sus víctimas.


¿Sabrías reconocer a un depredador sexual cerca de tu familia?

Estas son las cinco etapas por las que pasa un pedófilo para acechar a su víctima.

Etapa 1: Identificación de una posible víctima 


Aunque pedófilos difieren en su "tipo" con respecto a la edad, la apariencia y el género, todos los pedófilos buscarán una víctima que parezca vulnerable de alguna manera.

Cómo actúa un pedófilo y cómo reconocerlo
Cómo actúa un pedófilo y cómo reconocerlo

Etapa 2: Recopilación de información 


El siguiente paso del pedófilo es recoger el máximo de información posible sobre la víctima específica. Esto se hace con mayor frecuencia a través de conversaciones informales con el niño y los padres o el cuidador.

Etapa 3: Llenar una necesidad 


Una vez que el individuo tiene ...

CONTINUA EN:
http://www.elpoderdelamente.elartedelaestrategia.com/como_actua_un_pedofilo_y_como_reconocerlo.html

El niño que arregló el mundo

Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos.


Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.

Cierto día, su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar.

El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado.

Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle con el objetivo de distraer su atención.

De repente se encontró con una revista, en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba.

Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo: " como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que  lo repares sin ayuda de nadie".

Entonces calculó que al pequeño le llevaría 10 días componer el mapa, pero no fue así. 

El niño que arregló el mundo
El niño que arregló el mundo

Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente.

"Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo".

Al principio el padre no creyó en el niño! 

Pensó que sería imposible que, a su edad hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño.

Para su sorpresa, el mapa estaba completo.

Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares.

¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?

De esta manera, el padre preguntó con asombro a su hijo: 

Hijito, tú no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lo lograste? 

Papá, respondió el niño; yo no sabía como era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre.

Así que di vuelta los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía como era.

"Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta a la hoja y vi que había arreglado al mundo".

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ  

MORALEJA: ¡para arreglar el mundo, hay que empezar por arreglar al hombre! 


Cómo reaccionan los animales a estos 2 niños pequeños es poco menos que mágico. Me he quedado sin palabras.

Cómo reaccionan los animales  a estos dos niños pequeños es poco menos que mágico. Me he quedado sin palabras.


Elena Shumilova es una madre de Andreapol, Rusia, que ha estado tomando fotos impresionantes de sus hijos con los animales. Ahora, esas fotos están haciendo furor Internet. Las fotos, alojadas en 500px , no son sólo lindas (aunque sin duda lo son), también muestran una conexión entre los niños y los animales que  olvidamos los adultos según envejecemos. Es mágico.

Elena comenzó a tomar fotos de su hijos Yaroslav y Vanya en 2012 cuando recibió su primera cámara profesional.


Elena los utiliza para dibujar y pintar, pero ahora su medio es la fotografía y sus modelos son sus hijos.



Sus hijos han tenido siempre una afinidad por los animales ...




Y los animales  también tienen una conexión especial con ellos.



Los dos son susurran a los animales y comparten secretos y momentos con conejitos, patos, perros y gatos.



Los niños y los animales son ambos inocentes. Viven en un mundo fantástico que los adultos parece que hemos olvidado.


La fotografía de Elena captura la increíble conexión.


Yaroslav y Vanya son unos encantadores susurradores de animales. Hay algo tan relajante en estas fotos, que podía estar  mirándolas todo el día, soñando que vivía en su mundo. Para ver más de sus maravillosas fotos, visita su perfil 500px .



Tus hijos y el dinero


Existen dos grandes tendencias en lo que concierne a la manera de hablar a los niños sobre dinero, y que se resumen en la pregunta de si es preferible hablarles de manera más directa desde un primer momento, o explicar poco a poco y de forma más metafórica este tipo de cuestiones. Como siempre, la edad y la etapa del crecimiento son factores esenciales. 


Tus hijos y el dinero
Tus hijos y el dinero
Los padres se enfrentan a un gran número de dudas según sus hijos se van haciendo mayores. La mayor parte de ellas se refieren a la educación afectiva (¿cómo hablarles del amor?), a los cambios que afectan a su cuerpo o a las herramientas que han de adquirir antes de entrar al mundo de los adultos. En muchas ocasiones, los consejos proporcionados por la psicología suelen referirse en temas generales, pero hay diversos aspectos muy concretos que han sido tratados en profundidad. Uno de ellos, cómo hablar a los niños de dinero, ha gozado de un previsible boom durante los últimos tiempos, ocasionado por un contexto económico en el que saber qué hacer con nuestro dinero es condición sine qua non para no caer en los mismos errores que las generaciones que nos precedieron. 

Existen dos grandes tendencias en lo que concierne a la manera de hablar a los niños sobre dinero, y que se resumen en la pregunta de si es preferible hablarles de manera más directa desde un primer momento, o explicar poco a poco y de forma más metafórica este tipo de cuestiones. Como siempre, la edad y la etapa del crecimiento son factores esenciales: según la habitual división establecida por Jean Piaget, no es hasta la segunda etapa del desarrollo, la preoperacional, que el niño empieza a entender el concepto de dinero como algo que trasciende las monedas y los billetes. Pero es en la tercera etapa, la de las operaciones concretas, entre los siete y once años, cuando comienzan a adquirir otra noción de las cantidades numéricas.

Tus hijos y el dinero
Tus hijos y el dinero
Por eso, el primer contacto con la educación financiera que reciben muchos niños se realiza mediante los cuentos. No tan solo los que están escritos con tal objetivo, en un mercado en continua expansión y en el que figuran pequeños libros como El mono hambriento de dinero de Paul Peters, pero también gran parte de los cuentos tradicionales, como los de Samaniego y De La Fontaine. ¿No es la moraleja de la cigarra y la hormiga, además de un recuerdo de la importancia del trabajo, una forma de recordar el valor del ahorro? Aunque quizá, otros relatos como El dinero llovido del sueño, de los hermanos Grimm, en el que una niña se hace rica de repente (gracias a dicho dinero caído de las alturas) después de haber dado todo lo que poseía a los demás, no hayan hecho más que refrendar la noción de que el dinero llega rápidamente a todos los que se comportan de manera moral. Ese tipo de mitos basados en nociones ilusorias son los que hay que intentar evitar que nuestros hijos aprendan. ¿Cómo?

CONTINUA EN:

La moda de las drogas para estudiar


“Hemos decidido como sociedad que es demasiado caro modificar el entorno del niño. Así que tendremos que modificar al niño”. Así de claro se muestra el doctor Michael Anderson en un polémico artículo que ha publicado esta semana el New York Times. En él cuenta que cuando aparece en su consulta un niño que presenta dificultades escolares, y ve que su entorno no tiene muchos recursos, le receta Adderall, un potente fármaco compuesto de anfetamina y dextroanfetamina, que se ha vuelto extremadamente popular en los EE.UU. 

La moda de las drogas para estudiar
La moda de las drogas para estudiar
Cómo ya advirtió El Confidencial hace un año, las anfetaminas, y otros compuestos psicoestimulantes que facilitan la concentración, como el Ritalin, se están volviendo muy populares en las universidades estadounidenses. De hecho, en los campus operan sofisticadas redes para traficar con los fármacos, que aunque son legales (en EE.UU., no en España) no se pueden adquirir sin receta médica. 

La novedad alarmante, que revela el reportaje del NYT, es que estos fármacos se están empezando a recetar en niños pequeños.


Además, se está administrando sin necesidad siquiera de recurrir a un diagnóstico del polémico trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), que era la razón habitual para dar psicoestimulantes a los niños. Así que ya no se está drogando solo al 9,5% de los adolescentes americanos de entre 4 y 17 años que se calcula han sido diagnosticados con TDAH, sino al resto de niños y adolescentes que puedan presentar bajos desempeños académicos.

Un tema muy controvertido 


Para muchos médicos esta sobremedicación a la que se está sometiendo a los niños estadounidenses está plenamente justificada en la medida en que, ciertamente, hace...
CONTINUA EN:

El niño y el elefante


Elefante
Elefante
Cao Cao, el monarca del estado de Wei recibió un elefante como regalo de otro rey. Era la primera vez que las personas de su reinado veían un animal tan enorme. Cao Cao sintió la curiosidad de conocer su peso. No había ninguna balanza tan grande para poner en ella el enorme elefante y ninguno de sus ministros, consejeros o sabios sabían cómo pesar al animal. Cao Chong, el hijo menor de Cao Cao, que tenía entonces cinco años, se ofreció a ayudarles. La gente internamente se burló de su iniciativa. 

El niño pidió al monarca que hiciera subir al elefante a una barca que estaba amarrada a las orillas del río. El peso del elefante hizo que la barca se hundiera parcialmente en el agua. Cao Chong se subió a otra barca y se acercó hasta la otra en donde se encontraba el elefante. Se inclinó e hizo una raya en la borda de la barca señalando hasta donde llegaba el agua. 

Después hizo que desembarcaran al elefante y que cargaran de piedras la embarcación. Cuando la braca se hubo hundido hasta la señal que había hecho antes, Cao Chong, dijo: ahora, saquen las piedras y pésenlas una a una. El peso total de las piedras es igual al peso del elefante. 


La posibilidad de ver las cosas por anticipado y el ingenio son cualidades de la gente sabia. Pero la gente sabia no es la que necesariamente ha vivido mucho, sino la que ha sabido vivir lo que ha vivido. En muchas ocasiones depreciamos el conocimiento y el sentido común de ciertas personas por considerar que no tienen los estudios suficientes, olvidando que todos los seres humanos por el simple hecho de serlo tienen un conocimiento profundo de su propia realidad. Es importante tener siempre presente que todos podemos aprender de todos, inclusive de los que menos pensamos. 

Ciertamente, dentro cada uno de nosotros se encuentra las repuestas a nuestras propias interrogantes. Sin embargo, siempre es difícil descubrir lo más obvio.


Fuente: REFLEXIONES DEL VENCEDOR, Michael C. Tang, (Edaf, 2001)

Personalidad seductora. El cándido


La niñez es el paraíso dorado que, consciente o inconscientemente, en todo momento intentamos recrear.


Personalidad seductora. El cándido
Personalidad seductora.
El cándido

El cándido personifica las añoradas cualidades de la infancia: espontaneidad, sinceridad, sencillez. 


En presencia de los cándidos nos sentimos a gusto, arrebatados por su espíritu juguetón, transportadas a esa edad de oro. Ellos hacen de la debilidad virtud, pues la compasión que despiertan con sus tanteos nos impulsa a protegerlos y ayudarlos. Como en los niños, gran parte de esto es natural, pero otra es exagerada, una maniobra intencional de seducción. Adopta la actitud del cándido para neutralizar la reserva natural de la gente y contagiarla de tu desvalido encanto. 

Los niños no son tan inocentes como nos gusta imaginarlos. Sufren desamparo, y advierten pronto el poder de su encanto natural para compensar su debilidad en el mundo de los adultos. Aprenden un juego: si su inocencia natural puede convencer a sus padres de ceder a sus deseos, entonces es algo que pueden usar estratégicamente en otros casos, exagerándolo en el momento indicado para salirse con la suya. Si su vulnerabilidad y debilidad son tan atractivas, pueden utilizarlas para llamar la atención. ¿Por qué nos seduce la naturalidad de los niños? [...]

Más que ningún otro comediante, Chaplin provocaba una mezcla de risa y tristeza. Hacía que uno se identificara con él como la víctima, que sintiera lástima por él como por un perro callejero. Se reía y se lloraba. Y el público sentía que el papel que Chaplin ejecutaba venía de muy dentro: que era sincero, que en realidad se interpretaba a sí mismo. Años después de su comienzo, era el actor más famoso del mundo. Había muñecos, historietas y juguetes con su figura; sobre él se escribían canciones y relatos; Chaplin se convirtió en...

CONTINUA EN:

Feliz Navidad. Como debe ser.


Ahora no se dice "Feliz Navidad". Parece que da corte decirlo en esta vieja piel de toro que aun se llama España (otra palabra que también da corte decir a mucha gente, tal vez a la misma). Esta mañana, un adolescente al que le he cedido el paso en una puerta, me ha deseado Feliz Navidad. Impresionante, me dije, hacía años que no lo oía. Así, como suena, años. En estas fechas, no oía "feliz navidad" ni de coña. Se oía felices fiestas, feliz año y hasta la última estupidez: feliz solsticio de invierno. Estos últimos no conocen la historia de Roma y por eso reiteran lo que es la Navidad = natividad = nacimiento = nace el Niño-Dios ó nace el "Sol invictus". ¡Que pedante puede ser uno si se lo propone! Pero las cosas fueron así, y los que desean lo del solsticio creo que aun son mas pedantes. Aunque eso es sólo una opinión.

Pero todo eso es lo de menos. Ya tengo cierta edad y he pasado navidades variopintas, algunas muy puñeteras por no decir jodidas. Me imagino que como Usted, si es que la vida le ha dado su ración de duras y maduras, cosa bastante probable. Hubo una época en que hasta las odié. Dejando a un lado lo que se celebra, que es el nacimiento de Jesus, en el que Usted puede o no creer con diferente intensidad, todos reaccionamos a estas fiestas de formas variopintas. Por mi parte, sólo con ver la cara de ilusión de un niño, me doy por muy satisfecho. Es la magia de la Navidad. La luz en las calles y la magia de los niños. Ya conozco, y Usted también, toda la historia de consumir como locos, las reuniones familiares que a veces son un infierno y todos los tópicos que aquí asociamos a estas fechas. Ya quisieran en otros paises poder quejarse de lo que aquí nos quejamos.

Aunque sólo sea por unas horas, recuerde la inocencia y la felicidad de cuando era un niño y disfrute de la Navidad, de sus regalos, del Belén, de la carta a los Reyes Magos. Haga memoria y déjese llevar. Y si no le vale, observe a los niños.

Creo que los años me están volviendo un blando, hace años yo no era así...

Le deseo que pase una feliz Navidad en paz.

Futuro 2.050

¿Quiere conocer el futuro de España, pongamos que en 2.050? Por supuesto que no sé si será el que pinta Al Gore y demás acojono-ecologistas. 

Futuro 2.050
Eso, el tiempo lo dirá, tanto el tiempo metereológico como el que se mide por reloj y calendario. Pero tengo cierta idea de otras facetas de lo que nos viene. Además, ya se puede ver actualmente pues basta con arrimarse a una pequeña capital de provincias del interior, o mejor a un pueblo. Y observar el paisanaje además del paisaje.



¿Qué verá el atento viajero en el tiempo? Más bien será lo que no verá: niños. Se encontrará con una gran cantidad de ancianos, muchos ancianos. Hay comarcas enteras en las que cuatro de cada diez personas tienen más de sesenta años. A este ritmo, en 2050 estarán vacías. Ahora mismo, hay carreteras secundarias por las que se puede circular durante horas y casi no ver a un ser humano. Como en Siberia, un desierto. En pueblos de entre 1000-5000 habitantes es un pelín diferente. Hay niños, pero no se les entiende, hablan multitud de idiomas desde el árabe al rumano. Y si se les entiende, su acento es más suave y melodioso, con ritmos del Caribe o de los Andes. Ahí tal vez haya relevo generacional, aunque está por ver cómo se entenderán y convivirán entre si culturas tan diferentes. Doy por hecho que los españoles de toda la vida serán minoría. Que conste que no digo que esto sea bueno o malo, simplemente es lo que hay.

Ahora mismo, en España va a haber elecciones generales en marzo de 08. Aún estoy esperando que algún partido político saque este tema a debate. Porque no sé y nadie me ha contado cómo se sostiene un país en el que son muy pocos los que trabajan y muchos los ancianos para mantener (para 2050 se estima que un 30-40% de la población tendrá mas de 65 años, tenga además en cuenta que todos los emigrantes que ahora están viniendo también envejecen). Y Usted, querido lector, por muy joven que sea, en 2050 o ya es un entrañable abuelito que cuesta un huevo al Estado o está a punto de serlo. Todo eso, suponiendo que la economía y la paz social sigua marchando razonablemente bien como hasta ahora.

Por eso me hacen gracia todos los nacionalismos que rugen en Europa y sobre todo en España. No veo que el Sr. Mohamed ni sus hijos hablen vasco ni se sientan como tales, y lo mismo puedo decir de la Sra. Petrova ni del Sr. Xiao Pin ni de la Sra. N´guema ni de mi paisano Sr. López, dominicano de toda la vida, que baila salsa porque se lo pide el cuerpo y que no acaba de cogerle el gusto a la sardana ni a la muñeira (1). Bastante será con que se sientan algo españoles, tal y como les acogemos y para los trabajos que los contratamos.

Así que, tal y como pinta el tema, espero que los señores que antes he citado sean capaces de convivir entre ellos y con la minoría española de toda la vida en el 2.050, no sé si con mucho o poco calor, eso se lo dejo a telepredicador y cansino Al Gore. De todas formas, todo tiene sus ventajas: con este espectro social, los actuales nacionalismos tendrán poco que hacer y gritar, lo que siempre es un consuelo.

¿Cómo hemos llegado a esto? Tengo ciertas sospechas, así que espero sus comentarios. Ah, casi se me olvida, ¿qué va a pasar con Usted y conmigo? No se preocupe, ya lo están pensando y lo tienen casi a punto. Me imagino que se ha dado cuenta que construir muchas residencias de ancianos no figura en ningún programa electoral. No lo van a hacer, ¿para qué perder el tiempo y el dinero?

Cada vez suena más la palabra eutanasia. Pasiva o activa, consentida o no, qué mas da…

(1) bailes regionales españoles, poco conocidos en el extranjero, pero que aquí sirven para decir que mi región es mucho más lista que las demás. Exactamente igual que con el idioma y con cualquier otra cosa que me diferencie del prójimo, que todos sabemos que es mucho mas inferior que mi tribu.