18 de diciembre de 2012

¿Hay vida después del parto?


¿Hay vida después del parto? Se preguntaban dos fetitos gemelos...


Dos niños gemelos (A y B) que todavía están en el vientre de su mamá. 

¿Hay vida después del parto?
¿Hay vida después del parto? 
A. Sí, claro que existe vida después del parto. Nuestra vida aquí está planeada sólo para que crezcamos y para que nos preparemos para la vida después….

B. ¡Qué tontería! ¿Qué cosas dices? Eso no es posible. No puede existir. ¿Cómo podía ser la vida después del parto?

A. Yo tampoco lo sé muy bien. Pero seguro que será muchísimo más clara y más luminosa que aquí. Y a lo mejor comeremos por la boca (no sólo el dedo), y podremos correr.

B. ¡Qué bobo eres si crees en esas cosas! ¿Correr? ¿Comer por la boca? ¡Qué ridículo sueño! Tenemos nuestro cordón que nos alimenta, y no sería posible vivir sin él después del parto.

A. No, no es así. Seguro que es posible. Lo que ocurre es que todo será un poco de otra manera.

B. Además nadie ha vuelto después del parto. La vida termina con él y es muy oscura. El parto es sólo un gran sufrimiento.

A. Aunque no sé con precisión cómo será la vida después del parto, pero de todas maneras veremos a mamá y ella nos explicará todo.

B. ¿Mamá? ¿Qué mamá? ¿Tú crees que existe una mamá? ¿Y dónde está?

A. Mira. Aquí, en todo nuestro entorno. Estamos y vivimos en ella, por ella y a través de ella. Sin ella ni siquiera podemos existir.

B. ¡Tonterías! No he visto nunca a ninguna mamá. Así que no puede existir.

A. ¡Psssssst! ¡Escucha! ¿No te acuerdas? Algunas veces, cuando estamos quietos y en silencio, la podemos oír cantar, y sentir cómo acaricia nuestro mundo. Nuestra vida en plenitud empezará después.

¿Hay vida después del parto?
¿Hay vida después del parto? 
¿Somos fetos esperando al parto? ¿A la luz?
Siguiendo con la metáfora, ¿hay abortos? ¿Todos naceremos sanos? ¿La Luz que veremos compensará la nueva existencia de sufrimiento? Haga usted su pregunta, seguro que es interesante.

Es lo que tienen las metáforas, que te dejan con preguntas. Como a A y a B.


8 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho está analogía...Parece que somos feots esperando la luz...

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la versión en red del mito de la caverna de Platón

      Saludos, Manuel

      Eliminar
  2. ¿Por qué, con lo feliz que estaba, me has tenido que expulsar del paraíso?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, pero no fui yo, tal vez el Destino

      Saludos, Cayetano

      Eliminar
  3. Muy interesante paralelismo!Menos mal que el otro gemelo no nos salió agresivo y vio peligro en las afirmaciones de su hermano.Y ahora me pregunto...¿Puede que por estas discusiones "internas" se produzca la muerte en algunos casos de uno de los gemelos antes del parto y el otro llegue a término? Ummm.......

    Saludos de M. Malisma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sé, M. Malisma, por mi parte, no lo recuerdo. Yo era gemelo y mi hermano murió pocos días después de nacer. Eran otros tiempos, ahora hubiera sobrevivido

      Saludos

      Eliminar
  4. Me complace ver el tremendo éxito que, por toda la Internet y en casi todos los idiomas, está teniendo el relato sobre los dos fetos discutiendo si existe vida después del parto y si existe Madre.
    Sobre todo, me siento muy feliz de saber que está haciendo tanto bien a muchas personas, dándoles fe y optimismo, según expresan todos los comentarios.
    En la mayoría de los casos se presenta como "Anónimo" o "Autor desconocido", pero es injusto y deshonesto cuando alguien (hasta el momento 14 personas) pretende ser el autor (todos de exactamente las mismas palabras, errores conceptuales, puntos y comas), algo imposible y con un claro signo de plagio. Ello me obliga a tener que puntualizar lo siguiente:
    Ese relato está basado en una historia que escribí en 1980 cuando nació mi hija menor. Fue publicado por primera vez en 1985 en la revista de SUBUD International Cultural Association (edición de España #2).
    Este relato lo incluí (con otros 4 más) en mi libro "Morfogenia".
    Alguien se quedó con la idea base, se centró solo en esa idea y lo estropeó pues (como mal escritor-plagiador) puso en unos bebés, que solo conocen el mundo uterino, conceptos propios del mundo extra-uterino (hablar, comer, andar, luz, etc.).
    La historia completa original puede leerse en mi blog pablomolinero.com --> Escritos --> Morfogenia --> Chico y Chica.
    No tengo ningún problema en que se comparta este relato en seminarios o debates, incluso que se incluya en algún libro, pero siempre que, en todos los casos, se indique que está inspirado en una historia del libro "Morfogenia" de Pablo J.Luis Molinero.
    Muchas gracias
    PD.- Respecto a uno de los comentarios hechos aquí. En mi versión original (que, como he dicho podéis leer) los dos fetos acaban teniendo razón; después de todo, somos lo que pensamos y la consecuencia de ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, ignoraba que era usted el autor del artículo, lo encontré navegando por internet, aparecía como autor anónimo, me pareció bueno y lo publiqué. No era mi intención el plagiarle. Aprovecho para felicitarle por el artículo.

      Un saludo.

      Eliminar