Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

4 de abril de 2013

5 ideas que deberías tener claras sobre tu banco

¿Por qué cuando no nos gusta un restaurante, no volvemos más y esto mismo no ocurre con los bancos? Da igual que nos cobren comisiones por tarjetas, transferencias o que nos "enchufen" el producto de turno.


Existe la tradición (cada vez menos) en España de ser cliente del mismo banco durante toda la vida. El banco de al lado de mi casa, del que son clientes mis padres, mis hermanos y casi todo el barrio.  Con la llegada de los bancos on-line, se ha producido un trasvase de clientes de estos bancos a los bancos virtuales. Pero ha sido no ha sido un trasvase total, ya que la mayoría de esos clientes siguen manteniendo posiciones/productos en el banco de toda la vida.



5 ideas que deberías tener claras sobre tu banco
5 ideas que deberías tener claras sobre tu banco


Hay reticencia, vagancia o pasotismo a la hora de cambiar de banco definitivamente. Da igual que nos cobren comisiones por tarjetas, transferencias o que nos "enchufen" el producto de turno, "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer".

5 cosas que deberías tener claro sobre tu banco:

1. No te conocen

Por mucho que te digan que te conocen de toda la vida, no saben ni lo que quieres, ni tu situación personal/profesional ni que objetivos tienes en la vida para poder, al menos, recomendarte algún producto que se ajuste a tus necesidades.

2. No son tus amigos

Me hace gracia cuando un cliente quiere sacar su dinero para ingresarlo, por ejemplo, en un depósito de alguno de los bancos on-line. La respuesta del comercial de la oficina suele ser siempre la misma: "que si eso no se hace", "que nos conocemos de toda la vida", "que en ningún sitio te van a tratar como aquí", "que tengas cuidado con eso de internet, que no es seguro", etc... Y mejor no hablamos cuando intentamos traspasar los fondos de inversión de nuestra entidad hacia otra entidad que lo está haciendo mejor: "Danos otra oportunidad (después de haberte vendido los fondos más caros y con resultados penosos)", "vamos a cambiarlo a otro fondo (sí claro, porque me los llevo, que si no, no harías nada)".




6 comentarios:

  1. Tienes razón cuando dices que ni te conocen, ni son tus amigos e intentan liarte para colocarte lo que sus jefes les exigen. A mí los Bankia me colocaron 1000 euros en acciones. Hoy andan por los 40 euros. Bun negocio que hice.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El adquirir un conocimiento se paga. En tu caso, ya sabes el precio. Hubo lecciones mas caras... y tal vez aun no hayamos acabado de pagar. Argentina es un ejemplo.

      Saludos, Cayetano

      Eliminar
  2. Trabajé con la Caixa cuando llegué a España. Me dieron buen servicio hasta que pide el crédicto para la hipoteca...Parece ser que les pedía el sueldo a los directivos...

    Después de un calvario, Banesto me dió la hipoteca, pero el servicio deja mucho que desear.

    La he querido subrogar, pero me sale algo caro...Así que de momento, tendré que aguantar.

    No son amigos, simplemente me ven como una oportunidad de negocio. Creo que fue aquí en tu blog donde leí que lo que le interesa al banco, no le interesa al cliente...

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces las hipotecas duran mas que los matrimonios. Algunas son hasta que la muerte te separa. Son negocios, y hay que estar atento a lo que se firma, pues luego viene el llanto y crujir de dientes

      Saludos, Manuel, y ánimo con la hipoteca

      Eliminar
  3. Creo que la repuesta a tu pregunta es bastante simple: no les mandamos a tomar por el culo porque nos tienen cogidos por los cojones (o los ovarios). A un restaurante donde nos tratan mal, no volvemos. A un banco al que le debemos un dinero que nos ha prestado (o que le hemos pedido por necesidad) no podemos mandarle a la mierda, aunque se lo merezca, porque ahora mismo no hay NINGÚN otro banco que nos preste el dinero que necesitamos para mandar al primero que nos lo pretó a tomar por el culo. Así de sencillo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de sencillo, HArendt, tal como lo cuentas.

      La trampa es que a todos nos ha dado por hipotecarnos. Nos hemos hipotecado por tener vivienda en propiedad. Queremos vivienda en propiedad por que sale (o salía) mas a cuenta que pagar un alquiler.

      Si TODOS hubieramos optado por alquilar, ahora casi nadie estaría hipotecado con hipotecas mas caras que la vivienda, casi no habría desahucios, tendríamos dinero en nuestra cuenta y no hubiera reventado la burbuja inmobiliaria. Y con este razonamiento cierro el círculo.

      Saludos

      PD. Cuando la gente y los bancos eran razonables, nadie pedía un préstamo por mas del 20-25% de sus ingresos, y los bancos tampoco lo concedían. Claro, que si los bancos sabían que los iban a rescatar si todo salia mal prestando dinero a insolventes, eso es hacer trampa

      Eliminar