24 de abril de 2013

Seducción. Ligar en la oficina (o en el trabajo)


Es "natural" ligar en la oficina. Un libro sobre seducción de Shere Hite revela que las relaciones sexuales en el trabajo suelen ser duraderas y beneficiosas. 


Teóricos y sexólogos afirman que el sexo en la oficina no termina en amnesia. Principalmente porque no evita el persistente fantasma de los celos y hasta cierto grado la envidia cuando uno de los ex amantes es promovido a una posición superior y los nortes cambian. 

Seducción. Ligar en la oficina (o en el trabajo)
Seducción. Ligar en la oficina (o en el trabajo)
Katherine llegó a su despacho de un banco de Londres y cumplió con el rito de hacer café, encender su ordenador y dirigir su ratón al icono de mensajes. Tenía cinco. Cuatro de asuntos profesionales. El quinto era un piropo de un colega casado que estaba a menos de quince metros de distancia. "No sabes lo bien que te sienta el rojo", decía con timidez el primer intento de ligue. Firmado por Jason, el mensaje fue el comienzo de un romance más bajo el techo de la empresa.Sexo y Trabajo es el título del libro de la feminista Shere Hite que explora las deliciosas complicaciones de enamorarse en la oficina y aquello de lidiar con los límites de la discreción en aras de no romper el tabú, la letra pequeña de los contratos, las rabietas y dolores de cabeza de los jefes súbitamente transformados en testigos (y cómplices) de los apasionados romances entre empleados.

Rociadas de champaña, las fiestas navideñas, favorecen los idilios reprimidos. ¿Quién no se enamoró una vez en la oficina? ¿Quién dijo que no es posible hacer el amor en el escritorio?

"Es natural que un hombre y una mujer se atraigan en la oficina", dice Hite, directora del instituto Hite Research International. "Es imposible ignorar la sexualidad en el trabajo. Desalentar esas relaciones creyendo que no existen o declararlas ilegales no van a salvar a la compañía; en el mejor de los casos, esos asuntos son las cosas que uno trata de ocultar bajo la alfombra", añade.

CONTINUA EN:


6 comentarios:

  1. No es aconsejable. No suele salir bien mezclar trabajo con ligoteo. Siempre hay complicaciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, Cayetano, de ahi el refrán: "donde tengas la olla, no metas la p... (lo que rima con olla y empieza por p)"

      Saludos

      Eliminar
    2. No sé. No sé...¿Tal vez "paranolla"? Jejeje.

      Eliminar
    3. Nos estaremos volviendo "paranollicos" con los años

      Eliminar
  2. ;D el juego de palabras....

    Nunca me he planteado esta situación. Hace3 muchos años, en el neolítico, cuando estaba en la Universidad, tuve una novia de la misma sección...Fue tan traumatizante, que decidí que nada de eso...Hay unos compañeros que son parejas, viven juntos y tienen hijos

    Mi esposa es Historiadora....

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mi parte, tampoco, creo que es lo mas sensato

      Saludos, Manuel

      Eliminar