Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

23 de enero de 2014

3 Habilidades Sociales Imprescindibles. Sonreir, Hablar Despacio y Preguntar

Nuestra falta de habilidades sociales nos puede limitar mucho a la hora de afrontar determinados retos en nuestras vidas. Una de las más pendientes, se producen a la hora de enfrentarnos a entrevistas, presentaciones, o a las simples interacciones sociales o profesionales que se nos presentan.


La imagen que damos en esas situaciones, puede suponer la diferencia entre una interacción exitosa o un completo fracaso. Seguro que todos hemos vivido momentos ante los que no hemos reaccionado adecuadamente. Después, una vez superado el trance, y analizando la situación, nos hemos dado cuenta de las cosas que hemos hecho mal. Sin embargo, lo que muy pocas veces no podemos ver es, precisamente, el aspecto físico y la impresión que causamos a los demás, desde fuera.

Yo he tenido la oportunidad de verme grabado en video varias veces. Os puedo asegurar, que una vez que te ves grabado, aprendes muchísimo sobre los errores que se pueden cometer.

3 Habilidades Sociales Imprescindibles. Sonreir, Hablar Despacio y Preguntar
3 Habilidades Sociales Imprescindibles. Sonreir, Hablar Despacio y Preguntar
En el artículo de hoy os voy a compartir algunos secretos que puedes utilizar para mejorar vuestras interacciones sociales.

Hay que sonreír más 


El arma más poderosa que tenemos en nuestro arsenal de habilidades sociales, es sin lugar a duda nuestra sonrisa. Por desgracia, es el arma que menos utilizamos. A todos nos gusta ver una cara sonriente o que expresa alegría frente a una cara expresa preocupación o tristeza. Obviamente, esto no quiere decir que siempre haya que estar con la sonrisa puesta. Cuando se comunican algunos elementos serios, o sobre los que queremos enfatizar algún dramatismo, es importante tenerlo en cuenta.

En general el modo por defecto a ...

CONTINUA EN:

6 comentarios:

  1. Intento sonreir cuando converso. Definitivamente es muy complicado. Si embargo, abre muchas puertas.
    Hablo despacio y de forma entendible, sobretodo cuando estoy explicando una situación. Hay quienes en ese momento levantan la voz. No lo hago por cuestión de educación.

    En cuanto a las preguntas...A veces me paso y mucho...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un truco para saber si la sonrisa es sincera: si al sonreír aparecen "patas de gallo" a los lados de los ojos, la sonrisa no es falsa.

      Sobre lo de levantar la voz, en España existe esa costumbre: cuando le explicas algo a un giri y no se entera, lo que mucha gente hace es elevar el volumen de su voz, como si el giri no se entrase porque fuera sordo.

      Saludos

      Eliminar
  2. Y hay gente que con las mismas dotas de empatía y de saber estar, sonreír y escuchar, tienen sin embargo más habilidades sociales y son más asertivos que otros. Debe ser también fruto de lo que amana una persona aunque no hable. Eso que dicen buenas vibraciones. Una virtud.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También ayuda la diosa fortuna, ya que como dice el refranero, vale mas caer en gracia que ser gracioso

      Un saludo

      Eliminar
  3. no sé no sé...hay personas que confunden el hablar despacio con el murmurar , quien mucho sonríe muestra demasiados los dientes y eso también deja la duda de si quiere morder ,el que mucho pregunta carece de iniciativa
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es la otra cara de la moneda, Elisa. La sabiduría está en saber diferenciar los dos casos, el sincero y el falso.

      Saludos

      Eliminar