Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

22 de enero de 2014

La adulación como manipulación, 5 razones para cuestionar elogios

¿Podría tener una agenda oculta la persona que te halaga? Siempre que el elogio del otro no suene evidentemente sincero, es muy probable que así sea. 


Que te reconozcan por lo que haces o lo que eres, hace que te sientas bien. Es maravillosamente confirmarlo y siempre tranquiliza, ya que te está validando. La mayoría de nosotros prosperamos con elogios y halagos precisamente porque elevan el ánimo, calientan nuestros corazones y disipan los temores y las dudas. 

Pero la alabanza también tiene su lado oscuro. Mucho más de lo que normalmente nos damos cuenta, puede constituir una especie de soborno verbal, principalmente para servir a los intereses de la persona que lo ofrece. Este post va a sugerir seis maneras en las que el elogio puede ser usado con la intención oculta de ganar tu favor, así como obtener algo de ti que probablemente no estarías dispuesto a conceder.

La adulación como manipulación, 5 razones para cuestionar elogios
La adulación como manipulación, 5 razones para cuestionar elogios
Si eres inseguro, y por lo tanto requieres de confirmación externa para sentirte bien, serás especialmente susceptible a (o un "objetivo" de) una falsa alabanza. Pero tal alabanza tiene un precio. Los aduladores que se aprovechan de las personas con deficiencias de autoestima y parecen tener el radar para la detectarlos. Saben exactamente cómo elevar tu confianza y reducir tu incertidumbre, aunque las maquinaciones halagadoras finalmente no están diseñadas para tu bienestar, sino para el suyo.

No estamos sugiriendo que debas sospechar (o volverte paranoide) si el motivo no es otro que el reconocimiento positivo. Pero a veces, sería prudente tener en cuenta si la persona que alaba no puede estar maniobrando astutamente para lograr algo a cambio. Sobre todo si sus elogios parecen exagerados, existe la posibilidad de que tengan algún motivo oculto para aprovecharse de ti.

1. Si estás inseguro de ti mismo, unos elogios calculados puede ser su manera preferida de congraciarse contigo o de encajar mejor con un grupo en el que tu puedes ser un miembro importante. Deliberadamente pueden apoyarte o validar expresamente tu punto de vista para ganar tu favor. Para asegurar su relación contigo, es posible que mencionen que su postura sobre algo es idéntica a la tuya, o que realmente te admiran por tu forma astuta e inteligente de actuar.

2. Si están ...

CONTINUA EN:

2 comentarios:

  1. Algunos sucumbe a la adulación facilmente. Algunos vendedores, a primera vista, identifican que tipo de persona tienen en frente e inician su venta justamente adulando lo que creen aumenta el ego del potencial cliente.

    También ocurre el trabajo, bien desde el intento de ascender, o de trepar...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando me adulan, cosa poco frecuente por otra parte, me saltan todas las alarmas y vigilo mi espalda. No soy demasiado paranoico, pero si alguien te adula descaradamente, ya se sabe que va a lo suyo.

      Decía Quevedo que "puede haber puñalada sin lisonja, pero no hay lisonja sin puñalada"

      Saludos

      Eliminar