6 de noviembre de 2014

6 consejos para tomar mejores decisiones

La toma de decisiones es un conjunto de habilidades que necesita ser desarrollado como cualquier otro. 


Una cosa que todos en el planeta tenemos en común es el hecho innegable de todos hemos tomado decisiones lamentables. Muéstrame a alguien que no haya tomado una mala decisión y yo te mostraré a alguien que, o no está siendo honesto, o es alguien que evita a toda costa el tomar decisiones. 

6 consejos para tomar mejores decisiones
6 consejos para tomar mejores decisiones
La toma de decisiones es un conjunto de habilidades que necesita ser desarrollado como cualquier otro. Te puedo decir que no todos los líderes son iguales cuando se trata de la competencia de sus habilidades en la toma de decisiones. Nada va a poner a prueba su temple y su liderazgo más que su capacidad para tomar decisiones.

¿Por qué fracasan los líderes? 


Toman malas decisiones que conducen a más malas decisiones. Y en algunos casos se agrava la mala decisión al basarse en otra mala decisión. No se puede separar el liderazgo de toma de decisiones, ya que, nos guste o no, están inexorablemente ligados. En pocas palabras, el resultado de las elecciones y decisiones de un líder generalmente puede hacer o deshacer su liderazgo. El hecho es que los ejecutivos de alto nivel que llegan a la alta dirección no basan en gran medida su capacidad para tomar decisiones acertadas de forma consistente. Lo que la mayoría no se dan cuenta es que mientras que les puede llevar años tomar muchas decisiones sólidas para llegar a la sala de juntas, muchas veces, con sólo tomar una mala decisión les hace caer desde la torre de marfil. Por mucho que puedas desear que no sea así, cuando se trata de ser un líder, en realidad eres tan bueno como buena fue tu última decisión.

Cuando reflexiono sobre las malas decisiones que he hecho, no es que yo no fuera capaz de tomar la decisión correcta, sino que por alguna razón no utilicé la metodología de toma de decisiones. Hacerlo por instinto sólo te puede llevar a ser presa de un acto de la desinformación, la incomprensión, la manipulación, la impulsividad o algún otro factor que te influye negativamente.

La primera clave para entender cómo tomar grandes decisiones es aprender a sintetizar la cantidad abrumadora de información con la que todos los líderes deben enfrentarse a diario, para tomar las mejores decisiones posibles en el momento oportuno. La clave para hacer frente a los grandes volúmenes de información es tan simple como llegar a ser más exigentes en la filtración de todo ese caudal de información.

Es de vital importancia la comprensión de que existe una jerarquía de conocimiento cuando se trata de tomar decisiones prudentes. No todas las entradas de información deben pesar igualmente en proceso de toma de decisiones de cada uno. Mediante el desarrollo de un mecanismo de filtrado cualitativo y cuantitativo podrás tomar mejores decisiones en un período de tiempo más corto. La jerarquía de conocimientos es la siguiente:

- El instinto: se trata de una experiencia y / o un filtro emocional que muchas veces puede no tener un fundamento sólido de apoyo analítico. Dicho esto, en ausencia de otros filtros de toma de decisiones, a veces puede ser todo lo que una persona tiene a la hora de tomar una decisión. Incluso cuando están disponibles las analíticas más refinadas, a menudo tu instinto puede proporcionarte un muy valioso indicio contra la razonabilidad o el sesgo de otras variables. Sin embargo, la toma de decisiones intuitiva puede ser refinada y mejorada. Mi consejo es trabajar para llegar a ser muy exigente.

- Datos: los datos en bruto se componen de hechos dispares, estadísticas, o datos aleatorios que en sí mismos tienen poco valor. Hacer conclusiones basadas en datos en crudo conducirá a decisiones erróneas basadas en conjuntos de datos incompletos.

- Información: la información es simplemente...

CONTINUA EN:

2 comentarios:

  1. En cada decisión hay un punto de riesgo. Creo que se debe tomar en el justo tiempo, antes puede ser precipitado, luego, es posible que no sea valedera.

    El que no arriesga ni gana ni pierde, decía mi abuelo, pero yo creo que al menos siempre se aprende de cada decisión.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No arriesgar también es una decisión, y también se puede ganar o perder. Es imposible no decidir, ya que eso también es decidir. Paradojas de la vida

      Saludos

      Eliminar