Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

8 de octubre de 2015

El viejo truco de los psiquiatras para ganarse la confianza de la gente

Un psicólogo o un psiquiatra necesitan ganarse la confianza de su paciente para que éste le cuente todo tipo de cosas sobre su vida. 


En los negocios no es distinto. Las relaciones en los negocios necesitan de confianza. Vamos a ver una técnica que algunos psiquiatras emplean, y cuyo valor intrínseco es aplicable para las ventas y relaciones de negocios.


En ocasiones vamos a necesitar que otra persona nos revele información personal o algunas cosas que únicamente compartiría con ciertos círculos cerrados, por lo que siempre se ha dicho que gustarle a alguien y ganarse su confianza requiere tiempo.

El viejo truco de los psiquiatras para ganarse la confianza de la gente
El viejo truco de los psiquiatras para ganarse la confianza de la gente
Los psicólogos reconocen que no hay una fórmula científica con mayor efectividad que encontrar el equilibrio entre competencia y vulnerabilidad. Dicho de otra forma, debemos parecer personas creíbles y serias en nuestra función, pero al mismo tiempo, humanos.

¿Cómo conseguir ese equilibrio?


Maurice Schweitzer y Adam Galinsky explican en su nuevo libro "Friend and Foe (amigos y enemigos)", cómo consiguen algunos psiquiatras que sus pacientes se abran sobre sus ansiedades e inseguridades más profundas.

Uno de ellos explica que cuando conoce a un nuevo paciente emplea una de estas 3 tácticas: dejar que se le caiga el bolígrafo, contar un chiste malo o derramarse el café encima.

En resumidas cuentas, mostrarse algo torpe. Cuando un paciente va a ver a un psiquiatra o un psicólogo, SIGUE LEYENDO...


2 comentarios:

  1. Es complicado ganarse la confianza del paciente no solo como psiquiatra.
    Hay que ser amble y decidido a la vez. Saber escuchar y atender verdaderamente al paciente en sus necesidades. Una visita a veces basta, pero en algunos casos, son necesaria más.

    La técnica del bolígrafo es interesante...Lo del café...mi esposa me asesina :D

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando encontré el artículo me pareció curioso. Siempre tratamos de ser profesionales, pero eso intimida. Son trucos imples para parecer tan humanos como la otra persona y crear empatía. Lo del café, a veces lo hago... contra otros, se lo tiro encima "sin querer" y luego pido perdón. Pero sin mala intención, solo por jod...

      Saludos

      Eliminar