19 de enero de 2017

Ejercicios para manipular personas

Aquí verás cuatro prácticos, efectivos y sencillos ejercicios para manipular personas que te entrenará para que los uses en tu vida cotidiana 


Ejercicio para manipular personas nº 1: Observación


Este es el ejercicio básico de observar. La observación es muy importante para comenzar tu entrenamiento porque no tienes que pasar por alto ningún detalle si quieres tener un rápido progreso en esta habilidad. Al final de tu formación, es necesario que adoptes el sentido de la observación, el sentido del análisis y la deducción.

Ejercicios para manipular personas
Ejercicios para manipular personas
Busca un lugar lleno de actividad (una plaza pública, restaurante, una playa animada, etc.), guarda silencio y observa todo a tu alrededor. El propósito de este ejercicio será retener con el máximo detalle todo lo que acabas de ver. Para ello, debes proceder a profundizar, es decir, primero debes observar (y describir mentalmente) el ambiente y los actores que se mueven en su totalidad (número de personas, grupos...), a continuación, enfócate discretamente en observar a una persona (ropa, entorno personal, detalles físicos, movimientos corporales...). Observa 30 segundos, no más. A continuación, hazte estas preguntas sobre lo que acabas de ver:

- ¿De qué color era el coche que acaba de pasar?

- ¿Cuántos árboles hay?

- ¿Cómo está vestido el hombre que se sienta delante de mí?

Y vuelve a hacer lo mismo dentro de otros 30 segundos. Este ejercicio te será muy útil más adelante para analizar situaciones y personas en 5 segundos, gracias a lo que se denomina la lectura en frío. SIGUE LEYENDO…


4 comentarios:

  1. Creo que el ejercicio práctico es de lo mejor. Tal vez por eso algunos no buscan trabajo y se dedican solo a sablear al personal. Es una ocupación tranquila, normalmente no te suelen agredir por ello. Lo normal es que digan: lo siento no llevo suelto o he salido a caminar y no tengo nada para darte. Recuerdo en mis tiempos universitarios, cuando en el Metro se te acercaba alguien -muchas veces, un estudiante "pelao" como tú- y te decía eso tan simpático de "oye, ¿me "dejas" un duro?" A veces colaba y le "dejabas" un duro o una peseta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esos tiempos hice lo mismo en el metro, y a ambos lados de la situación: lo mismo daba dinero que lo pedía. Pero me faltaba "técnica", lo hacía de forma inocente.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Lo de sonreír, es complicado...no lo hago con todo el mundo...me cuesta, pero no es imposible. aunque cuesta.

    Una rápida mirada hace que me percate si miente o no (el paciente...) y no lo manipulo (al paciente)

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonreír a gente antipática requiere un gran esfuerzo que no es fácil de realizar, sobre todo si estás cansado.

      Saludos

      Eliminar