Mostrando entradas con la etiqueta ciencia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ciencia. Mostrar todas las entradas

Qué nos hace sexualmente deseables (según la ciencia)


¿Qué es lo que diferencia a una persona atractiva de alguien que no lo es? Es cierto que los gustos de cada cual influyen, y nuestra sociedad tiene una cultura de la belleza que empuja en uno u otro sentido pero, según muchos investigadores, el atractivo viene marcado en su mayoría por preferencias biológicas. 


Cuando vemos a otra persona el cerebro determina de inmediato su atractivo siguiendo unos criterios que no varían tanto como creemos, al menos en lo que respecta al físico y, por lo general, el atractivo físico de una persona viene determinado por criterios meramente reproductivos.

Qué nos hace sexualmente deseables (según la ciencia)
Qué nos hace sexualmente deseables (según la ciencia)
Nos gustan las personas fértiles, con buenos genes, y un sistema inmune bien preparado. Y es el aspecto de las personas que cumplen esos requisitos el que nos gusta, aunque no nos paremos a pensarlo.

Según los científicos defensores de este determinismo biológico de la belleza, nuestros cerebros están diseñados para reconocer los rasgos genéticos de aquellos especímenes que más convienen a la especie, que son los que despiertan un mayor deseo sexual. Esto es, según esta línea de investigación, lo que hace a las personas atractivas.

En hombres y mujeres 


La simetría 
Por naturaleza el rostro humano es simétrico. Si se traza una línea en el centro ambos lados deberían ser iguales; pero no lo son. Hay muchos factores para que el rostro no sea simétrico y, por lo general, no se asocian con la belleza. Hay un componente biológico que explica el porqué nos atraen más las caras simétricas: detrás de éstas suele haber buenos genes.

Según constataron por primera vez Randy Thornhill y Steven Gangestad, las personas con un rostro más simétrico son sexualmente activas a una edad más temprana y, por lo general, tienen más sexo a lo largo de su vida. Un estudio reciente aseguró que la pérdida de la noción de simetría es lo que hace que, al beber alcohol, veamos a todo el mundo más sexy.

Un agradable olor corporal 
El papel que cumple el olor corporal en el atractivo sexual es un tema sobre el que no se ha llegado a un consenso científico. Aunque los humanos no generamos feromonas (las sustancias químicas que liberan muchos animales para atraer a sus pretendientes) hay estudios que aseguran que el olor juega un papel importante en nuestro atractivo sexual.

Si bien la importancia biológica de nuestro olor no está del todo comprobada si lo está su importancia sociológica. Según un estudio publicado en el Personality and Social Psychology Bulletin, las personas suelen identificar determinados olores corporales como desagradables y estos se asocian con rasgos socialmente indeseables.

Un 'blanco del ojo' verdaderamente blanco 
Según un estudio publicado en 2011 en la revista Ethology, el blanco de nuestra esclerótica (la capa más externa del globo ocular) es indicativo de nuestra salud general, y las personas que no la tienen suficientemente blanca resultan más tristes y menos atractivas. Es una característica que, además, compartimos con el resto de animales (fíjense que es lo primero que mira un veterinario para saber el estado de salud de un perro).

En hombres 


Mandíbulas pronunciadas y pómulos bien marcados 
Un estudio reciente de la Universidad de Abertay (Escocia), publicado en la revista Nature Communications, sostiene que las mujeres...

CONTINUA EN:


El peso de la obviedad


¿Se ha parado a pensar cuánto podemos pesar toda la especie humana? Es una interesante pregunta y que cualquiera puede deducir. 


El Gordo y el Flaco
El Gordo y el Flaco
Para responder a esta pregunta hace falta saber dos cosas: cuántos somos y cuál es el peso medio de una persona.

El primer dato es fácil, según el último censo de la población Humana somos 7.000 millones. El segundo exige un poco de imaginación. No es lo mismo el peso de un hombre que de una mujer. Además, hay que tener en cuenta el porcentaje de niños/adultos. Y que según regiones, el peso será diferente. Por muy gordos que vea a su vecinos (usted no está gordo, por favor) la Humanidad está más bien flacucha y gran parte de ésta es menor de edad. Así que, 50 kg. puede ser una cifra razonable. Si quiere la podemos horquillar entre 40-60 Kg.

Si multiplicamos esta cifra por toda la raza humana, nos da entre 280-420 millones  de toneladas de peso. Fácil, ¿verdad?

Pues unos científicos de la London School of Hygiene and Tropical Medicine han llegado a una conclusión similar: peso estimado 287 millones  de toneladas. Ole, ole y ole. Lo que a usted y a mí nos ha costado calcular lo que se tarda en tomarse un cafelito, es todo un estudio científico lleno de obviedades. Y no solo eso, además es una gran noticia de interés para el público. 

Científico loco
Científico loco
Eso sí, también se advierte que tanto peso es peligroso. Para el planeta, se entiende. Mencionan que «atajar el problema de la obesidad de la población puede ser crítico para la seguridad alimentaria mundial y su sostenibilidad ecológica». Con un par. Por lo tanto, Hitler, Mao y Stalin, grandes adelgazadores de seres humanos en cantidad y peso, fueron unos paladines de la sostenibilidad ecológica. Quien lo iba a decir.

Que digo yo que este bonito planeta soportó mucho más peso durante muchos millones de años cuando los dinosaurios eran los dueños y señores.  Eso es sostenibilidad. 

Pero, ni usted ni yo somos científicos y a ver quien discute con ellos…

Para ver el artículo "científico":


Sobre la estupidez humana:






Pensamientos geniales de Leonardo Da Vinci


Leonardo Da Vinci ofrece una amplia y diversa colección de observaciones, pensamientos y máximas que compendian el conocimiento de la época en que vivió. 

El minucioso lenguaje descriptivo que utiliza y la búsqueda de aplicaciones prácticas a sus teorías ponen de manifiesto su mentalidad científica. 

Leonardo Da Vinci
Si encontráis a un hombre virtuoso y bueno, no lo apartéis de vosotros; honradlo para que no tenga que huir de vosotros y refugiarse en desiertos o cavernas u otros lugares solitarios, lejos de vuestras insidias; miradlos como a dioses terrestres, merecedores de estatuas y simulacros.

El hombre es víctima de una soberana demencia que le hace sufrir siempre, en la esperanza de no sufrir más; y la vida le escapa mientras espera gozar de los bienes que ha adquirido al precio de grandes esfuerzos.

Los ambiciosos que no se contentan con el beneficio de la vida y la belleza del mundo, tienen por castigo el no comprender la vida y el quedar insensibles a la utilidad y belleza del universo.

La sabiduría es hija de la experiencia.

Como un día bien empleado procura un dulce sueño, así una vida bien utilizada conduce a una dulce muerte.

Cuántos emperadores y príncipes han pasado sin dejar recuerdo. Sólo se propusieron conquistar Estados y riquezas para que les sobreviviera su memoria. Cuántos, al contrario, vivieron pobres de dinero, para poder adquirir virtudes: y su deseo se ha cumplido en tanto cuanto la virtud sobrepasa a la riqueza.
CONTINUA EN:

Amor propio mas allá de la muerte


“Su cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.”

Así acaba un soneto de nuestro genial Quevedo. Naturalmente, se refería a su amada.

Cada vez que se muere un conocido, con todas las personas que menciono el tema, sin excepción dicen: “cuando me muera, quiero que con mi cuerpo…”. No falla. Digo yo que cuando mueres, en el caso que haya alma, ésta se separa del cuerpo. El alma desaparece o va a otros mundos y el cuerpo se queda en este mundo. Se recicla y queda en el planeta (o en el sistema solar, por ahora) Así que, si no estás aquí para ver que sucede con el envase de tu alma, creo que es indiferente. Entiendo al que dona su cuerpo para trasplantes o para la ciencia. Y entiendo al que quiera ser enterrado o incinerado, comido por los buitres, lanzado a un río, convertido en hamburguesas o como decía un pasado de vueltas, convertido en supositorios para seguir dando por el culo. Tanto los entiendo que no los entiendo. “Polvo serán, mas polvo enamorado… de si mismo, hasta después de la muerte” Una vez muertos, nuestro cuerpo no nos pertenece, es egoísmo mas allá de la vida lo que nos mueve a disponer de algo que ya no nos pertenece.

Me dirán que es un rito social lo que hacemos con los muertos. Cierto. También es otro rito el de las herencias. Ambos ritos muy lucrativos. Por supuesto que no es muy buena idea dejar cuerpos insepultos por todas partes y que hay que hacer algo por higiene. Y ya está.

Por mi parte, con mi cuerpo pueden hacer lo que quieran, eso si, cuando esté bien muerto. Hasta pueden hacer todas las cosas que he citado antes, incluido supositorios. No estaré aquí para verlo, ni quiero numeritos lacrimosos ante un organismo putrefacto, aunque eso también me da igual. Si les gusta, no se priven.