Mostrando entradas con la etiqueta empatía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta empatía. Mostrar todas las entradas

5 maneras de aumentar tu inteligencia emocional

Tienes el poder del cerebro, pero ¿qué pasa con la inteligencia emocional? Aprende a expresar tu ira, escuchar con empatía, y decodificar sentimientos no expresados: tus compañeros de trabajo te lo agradecerán. 


Se necesita una amplia gama de habilidades para tener éxito. Mientras que la visión y las ideas creativas frescas son fundamentales, muchas investigaciones muestran la importancia de la inteligencia emocional como un ingrediente importante para un liderazgo eficaz.

5 maneras de aumentar tu inteligencia emocional
5 maneras de aumentar tu inteligencia emocional
Un estudio mostró que el 90% de las personas que mejor desempeñan sus cargos tienen altas puntuaciones en inteligencia emocional. Las mejores escuelas de negocios, como Yale, están empezando a mirar los niveles de inteligencia emocional como criterios de admisión junto con las calificaciones de la escuela secundaria. La buena noticia es que todos pueden aumentar su inteligencia emocional, independientemente de su nivel. Estas son algunas de las áreas a la vista.

Aumentar la conciencia de ti mismo 


Los grandes líderes se hacen a sí mismos y entienden que la mejora personal es un proyecto para toda la vida. Estos líderes encuentran personas que les señalarán la verdad sobre cómo se relacionan con otras personas y en qué áreas podrían mejorar. Buscan organizaciones que se acomoden a ellos o contratan a un entrenador que les dará una buena retroalimentación. Los líderes reconocen y aceptan que su mente es un trabajo en progreso y siempre se esfuerzan por mejorar. Ven sus carencias como oportunidades de mejora.

Desarrolla tus habilidades de escucha 


En el campo de las comunicaciones intrapersonales, las capacidades de escucha siempre han ...

CONTINUA EN:

¿Por qué se contagian los bostezos?


Es imposible reprimirlos cuando alguien más abre la boca. Los expertos creen que tienen que ver la empatía y los vínculos sociales. A pesar de su universalidad entre los vertebrados, desde los estados fetales hasta la edad más avanzada, y la curiosidad que esta acción espontánea despierta de inmediato en aquellos que lo hacen, el origen y función de los bostezos son todavía motivo de controversia y especulación entre los científicos.


Por contra, los dichos populares resuelven esta incertidumbre de una forma clara y contundente: si bostezas quiere decir que tienes hambre, sueño o aburrimiento. Pero científicamente, lo único que se ha podido demostrar de forma consensuada es su naturaleza contagiosa en humanos, algunos primates no humanos, y posiblemente perros. Así, un nuevo enigma aún más interesante se plantea: ¿Por qué se contagian los bostezos?

¿Por qué se contagian los bostezos?
¿Por qué se contagian los bostezos? 
Bostezar es una respuesta ubicua y se presenta de forma regular en diferentes estados fisiológicos y contextos sociales, aunque solo lo hace de manera excesiva cuando está asociada a enfermedades neurológicas. Los bostezos contagiados, tanto conspicuos como los otros, son aquellos que se inician de forma involuntaria e inmediata al ver o escuchar a alguien bostezar. Pero incluso el hecho de pensar o leer sobre ello es suficiente para hacernos sentir la necesidad imperiosa de bostezar. No hay ninguna duda, es un hecho largamente documentado: ¡nos han contagiado el bostezo!

La respuesta más lógica tras el contagio involuntario de un bostezo, probablemente que en este momento ya habréis comenzado a experimentar, sería porque tiene alguna función bastante relevante, evolutivamente o filogenéticamente preservada, que nos favorece de forma significativa hasta el punto de que otros miembros de nuestra especie la copien involuntariamente, a modo de respuesta adaptativa. Pongamos por caso, si bostezamos porque estamos aburridos, o más bien poco despiertos, el aumento instantáneo de oxígeno que la acción implica nos retorna al estado de alerta que hasta ahora nos falta, y copiarlo puede ser bueno también para los congéneres que nos rodean. Pero las evidencias experimentales parecen refutar esta hipótesis. Así, aunque los estudios conductuales y las grabaciones electroencefalográficas de la actividad cerebral antes de un bostezo demuestran de forma consistente que los bostezos suceden durante estadios de baja vigilancia o adormecimiento, no se observa ningún cambio explícito en estos mismos parámetros después de haberse producido el bostezo.

CONTINUA EN:


Lenguaje corporal. El espejo de la empatía

Existen distintas técnicas gestuales relacionadas con la empatía. Una de ellas es la “postura espejo”: se trata de adoptar la posición y el lenguaje corporal de la persona con la que hablas.


Lenguaje corporal. El espejo de la empatía

La definición mas extendida de la empatía se condensa en una frase; “ponerse en el lugar del otro”. El concepto de empatía es mucho más amplio, y además de entender o sentir lo que piensa o siente el otro, es saber actuar en consecuencia sin perder nuestra visión de la realidad, respetando y sin menospreciar o herir al interlocutor.

Las personas que saben generar empatía, suelen ser bien recibidos y apreciados en su entorno profesional y personal. Pero… ¿se puede entrenar esta habilidad?. Es difícil, pero si; se puede entrenar.

Desde el punto de vista del Lenguaje Corporal, existen distintas técnicas de gestos  relacionadas con la empatía. Una de ellas es la “postura espejo”: se trata de adoptar la posición corporal de la persona con la que hablas. Esta “imitación” de postura, debe realizarse de modo natural, y que el otro no se percate conscientemente que lo estás “imitando”, pues podría generar el efecto contrario. De ahí que este tipo de comportamiento deba entrenarse.

En vuestra vida diaria, si queréis “conectar” con el otro mediante lenguaje corporal, podéis empezar a probar con...
CONTINUA EN: