Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

31 de mayo de 2010

Indios y hospitales


Hospital
Hospital

En el Siglo XIX, preguntado un indio de las praderas por un pastor protestante de porqué no quería ser curado en un hospital, le respondió que no se le ocurriría entrar a un lugar donde los rostros pálidos entran enfermos y salen en cajas de pino. 


En el S. XXI, el concepto de  hospital me desconcierta. En cualquier hospital hacen virguerías en cuanto a cirugía. Es asombroso lo que se ha adelantado en este campo, tanto que me asalta la duda de si se está aplicando el refrán de “a quien sólo tiene un martillo, todo le parecen clavos”. De todas formas, me descubro ante estos avances.

Creo que un hospital, aún así, no todo debe ser rajar, hacer bricolaje de “pata negra” y cerrar. Sólo en uno de los Hospitales que últimamente he visitado se podía abrir la ventana. ¿Por qué les cuento esto de la ventana? Hace poco, visitando a un paciente, éste sufría de retención de gases y de lo que no eran gases. El caso es que le solucionaron el problema. Mediante un tubo, claro. En estos sitios, como pongas mala cara, te ponen un tubo por cada orificio corporal, por si acaso. Ya saben: “Fulano está entubado, pobrecito”. El caso es que como consecuencia del remedio introducido por la puerta trasera, la atmosfera se podía cortar; y claro, la ventana no se podía abrir, pues carecía de manivela. Preguntamos al personal sanitario si la podían abrir, y decían que la llave sólo la tenía la señora de la limpieza y que las ventanas estaban condenadas para evitar suicidios. Al día siguiente, nos hicimos con una llave inglesa y logramos abrir la ventana para evitar que el paciente (y personal cercano) se suicidara en sus propios gases. También recuerdo que en muchos hoteles ocurre lo mismo, y que en algunos existen ventanas anti-suicidios que si que se pueden abrir. 

Hospital
Hospital
Alucino de cómo en un lugar donde se debe curar no se renueve el aire de forma natural, porque hablar del aire acondicionado daría para otro post. Conozco muchos ancianos que entran con una dolencia al hospital y salen listos de papeles con otra enfermedad contraída allí. Hace unos años me realizaron una pequeña operación y lo último que le dije al anestesista antes de dormirme era que a ver si limpiaban la salida del aire acondicionado del quirófano, que se veía bastante negra.

Da que pensar. Parece que nos hemos olvidado que el aire puro, el sol y el ayuno curan lo suyo. Tal vez el indio tenía cierta razón…







4 comentarios:

  1. Nunca se sabe con que intenciones hacen eso de no renovar el aire para que la gente se contagie mejor... Sobre todo si son hospitales públicos. Yo soy muy mal pensado y pienso que si el paciente la espicha, menos trabajo para el personal, que son funcionarios o contratados laborales de la Administración y cobran igual. Je, je.

    ResponderEliminar
  2. Si se renueva el aire de los hospitales, solo que a veces se tarda un poco. Por ejemplo ahora, con el cambio de estación, aun funciona la calefacción....

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Cierto de tan cierto, a una amiga leoperaron su viejita del estomago, salio bin pero a la semana muriò, (se complico) dijeron, estaban construyendo dentro de la "Clinica", quien garantiza la vida aun cobrando millones? y vi con mis ojos como los cubanos operan a gente formando colas (filas) mi amiga duro 3 meses infectada y se salvo de milagro, la revolucion es buenisima para los que adolecen de entendimiento.

    ResponderEliminar
  4. Poner ventanas antisuicidio en Hospitales, es reconocer que están maltratando y haciendo sufrir a la gente en ellos, hasta límites que no podemos ni imaginar, y la eutanasia y el suicidio asistido no les conviene que sea aprobado, porque son las personas muy enfermas las que más beneficio les dán.
    Un saludo.

    ResponderEliminar