Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

8 de junio de 2013

El detector de mentiras

Cómo detectar la mentira y al mentiroso.“El que ha hecho algo malo pero teme que lo descubran, todavía puede salvarse. El que ha hecho una obra buena pero tiene ansias de darla a conocer, ya esta manchado.” Raíces Vegetales


En tiempos de la dinasta Song, hace unos mil años, había un magistrado llamado Chen Ziang, en la provincia de Fujian, en el sur de China.

El detector de mentiras
El detector de mentiras

Cierta noche hubo un robo en una posada y desapareció una cantidad importante de dinero. La policía detuvo enseguida a todos los sospechosos de la posada y de sus alrededores. Eran quince personas en total. Pero ninguna se reconoció como autora del robo.

En una primera audiencia, el magistrado Chen no encontró pruebas suficientes para acusar a nadie. Acto seguido anuncio que en un templo que estaba al norte de la ciudad había una campana de bronce antigua que tenia el poder divino de distinguir a los ladrones entre las personas honradas.

Envió a varios agentes de policía a que pidieran prestada la campana y la trajeran. Cuando se coloco la campana en la sala de audiencias, el magistrado le hizo una reverencia y le pidió solemnemente que emitiera su veredicto en el caso presente. Hizo venir a los quince sospechosos ante la campana. Les dijo que cada uno de ellos debía tocar la campana con las manos y que si el hombre era inocente, la campana guardaría silencio cuando la tocara. Pero si el hombre era culpable, la campana sonaría.

El detector de mentiras
Fotograma de la película "Confucio"
Entonces apagaron todas las luces y la sala de audiencias quedo completamente a oscuras. Los sospechosos se fueron acercando uno a uno a la campana de bronce, que estaba colocada detrás de un biombo y apoyaban las manos en ella. La campana no sono, y el publico de la sala se quedo desilusionado, viendo que todos habian superado la prueba.

Cuando se volvieron a encender las luces, el magistrado pidió ...
CONTINUA EN:
http://www.elartedelaestrategia.com/detector_de_mentiras_de_la_antigua_china.html

También le puede interesar:

2 comentarios:

  1. Que curiosa historia, sin duda no se necesitan grandes mecanismos ni impresionantess elementos físicos para hacer algo increíble, basta con la astucia y la inteligencia para hacer grandes cosas. Me encantó la historia, gracias por compartirla.

    ResponderEliminar