17 de mayo de 2013

Una teoría sobre los gilipollas


Los gilipollas están cerca de lo que la psicología tiende a calificar como desórdenes narcisistas de personalidad, pero que no es exactamente lo mismo. Lo que sí parece evidente es que los gilipollas existen y están cada vez más de moda. 


Durante su última actuación en París, el rapero Kanye West proclamó: “Soy Picasso. Soy Miguel Ángel. Soy Basquiat. Soy Walt Disney. Soy Steve Jobs”.

No, asegura Aaron James, lo que eres es un gilipollas, uno de los que se engaña a sí mismo, pero gilipollas al fin y al cabo. Aaron James es profesor en la Universidad de Irvine, donde enseña filosofía y es el autor de Assholes, a Theory, un libro en el que ha establecido una taxonomía de esta especie hoy tan abundante.

Una teoría sobre los gilipollas
Una teoría sobre los gilipollas
James encaja a West dentro la categoría Delusional asshole porque es alguien equivocado sobre su grandeza. “Puede que sea un artista con mucho talento, pero piensa que Dios le asfaltó el camino. Se ve como alguien extraordinario, un artista para la historia. Posee una concepción muy grandiosa de sí mismo, a partir de la cual se siente legitimado para hacer toda clase de cosas, como tratar mal a los demás”. El profesor de filosofía encuentra en la historia del arte muchos de estos empleos. Entre ellos, gente como Miles Davis o Picasso, que creían que su talento les situaba por encima de los mortales en todos los aspectos y que por tanto, las reglas de la convivencia que eran válidas para los demás no lo eran para ellos.

En Assholes, a Theory, James define a los gilipollas como “esa clase de tipos que se creen autorizados para gozar de ventajas especiales en la vida cooperativa a partir de un sentido de la legitimación que les inmuniza contra las quejas de los demás. Y en tanto están inmunizados sienten que no tienen que respetar a los demás”.

Estas personas se saltan...

CONTINUA EN:


9 comentarios:

  1. Se les ve venir de lejos, lo van anunciando para que los más sabios o prudentes se alejen de su "aroma por no decir odor". Lo malo es que abundan demasiado, ¿descubriremos el gen gilipollas? Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo nuestra especie tiene gilipollas entre sus miembros. Es una de las cosas que nos hace humanos. Es triste, pero es así.

      Saludos, emejota

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho Carolus.

    Como dice Emejota, se les ve venir de lejos...a veces se huelen. Hay algunos que hasta son médicos...En fin que parece ser que estamos rodeados ;D

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tontos me rodean como avispas, decía el emperador Marco Aurelio. No creo que haya remedio contra esta plaga (cualquiera podemos serlo en ocasiones, pero algunos abusan).

      ¿No hay ninguna medicina contra este mal?

      Saludos, Manuel

      Eliminar
  3. ¡Bufff! Pues entonces estamos rodeados.
    ¿Cómo podríamos calificar a esos políticos que se creen dioses, imprescindibles en esta hora crítica por la que atraviesan muchos países de Europa, que no dan su brazo a torcer, que no escuchan a nadie y que sólo siguen los dictámenes de unos cuantos aprovechados a los que la crisis les sonríe?
    Con éstos se me quitan todos los complejos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gilipollas abundan en cualquier estamento, pero los políticos tienen una exagerada tendencia a adaptarse como un guante a esta definición.

      Saludos, Cayetano

      Eliminar
  4. ;D No sé si hay abierta una investigación sobre este asunto en el campo médico ;D

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
  5. La verdad que le término puede aplicarse en casos infinitos y en situaciones de lo más variopintas que van desde el tío que se cree en rey del mambo hasta el típico sabelotodo o tonto de capirote.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no nos salvamos ni siquiera los que pensamos que no lo somos, pues alguna vez nos comportamos así.

      Saludos, Carmen

      Eliminar