Mostrando entradas con la etiqueta Grecia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Grecia. Mostrar todas las entradas

La naturaleza de las cosas

Este es un resumen de la obra de Lucrecio “De Rerum Natura”, donde nos trasmite las ideas de Epicuro. Muchas de sus ideas son de rabiosa actualidad y de aplicación práctica.

La naturaleza de las cosas
La naturaleza de las cosas
Lucrecio no tuvo la pretensión de crear nuevos conceptos, sino de “traducir” a Epicuro, de acuerdo a la antigua acepción de la palabra “traducere”, de transmitir el sistema epicúreo, que en aquél momento contaba ya con una antigüedad de dos siglos. La originalidad subversiva de Epicuro fue glorificar el individualismo en un momento en que otras doctrinas preconizaban la virtud ciudadana colectiva como cualidad moral indispensable.

El siguiente resumen puede ser una buena ayuda de estudio para quienes quieren profundizar en el epicureísmo y leer De Rerum Natura con mayor enfoque en ciertos puntos de la doctrina y ciertos pasajes, ya que es una obra larga en verso que consiste en seis libros. 


De Rerum Natura – El poema clásico de la filosofía epicúrea


Libro I de La naturaleza de las cosas

• La humanidad ha sido oprimida durante mucho tiempo bajo el peso sombrío de la religión, pero Epicuro fue el primer hombre con la fuerza mental para descubrir la verdad de la manera en que las cosas son realmente, mostrándonos los límites y puntos de referencia establecidos por la naturaleza; al hacerlo, rompió el poder opresivo de la religión sobre las mentes de los hombres, elevándonos a la altura de los cielos.
• Es la religión la verdadera madre de la maldad en el mundo.
• La religión oprime a los hombres haciéndoles temer el castigo de los dioses en esta vida y en el infierno eterno en la próxima.
• El remedio a los terrores del espíritu fabricados por la religión es estudiar y descubrir la verdadera naturaleza del universo, lo que nos permitirá ver que esas amenazas no son reales.
• La verdadera naturaleza del alma no es obvia para nosotros, así que si vamos a liberarnos de los miedos religiosos debemos estudiar la naturaleza y determinar si la religión es correcta cuando alega que tenemos almas eternas que están sujetas a los dictados de Dios aquí en la tierra y a la condena eterna después de la muerte.
• Nuestro punto de partida en este estudio de la naturaleza es esta observación primaria: nada viene nunca de la nada. Ni los dioses ni otras fuerzas pueden ser observados creando algo de la nada.
• Una vez que vemos que nada viene de la nada, sino que todas las cosas emergen de acuerdo con su naturaleza básica, veremos que todas las cosas ocurren sin ninguna intervención de los dioses.
• Nuestro método para demostrar que nada viene de la nada (el mismo método que usaremos para abordar todas las preguntas), es mirar la evidencia que nos rodea y, usando nuestra razón, sacar conclusiones deductivas basadas en la evidencia que la naturaleza nos proporciona.
• Mientras razonamos deductivamente para determinar lo que es verdadero, también probaremos nuestras conclusiones mostrando que la posición opuesta NO es apoyada por la evidencia que la naturaleza provee.
• Observamos que la naturaleza determina las cualidades de todas las cosas y los límites de lo que les es posible, incluyendo cómo todas las cosas llegan a ser, crecen y pasan.
• Observamos que la naturaleza contiene también partículas vivificantes que, bajo ciertas condiciones, son capaces de producir vida.
• Nuestra segunda observación primaria es la siguiente: todas las cosas pasan y cambian nuevamente al material esencial del cual son hechas, pero nada nunca se destruye absolutamente hasta la nada.
• Otra razón por la que sabemos que nada pasa a la nada es que, de otro modo, en la eternidad del tiempo pasado todas las cosas habrían pasado y nada quedaría en el universo.
• Concluimos que el material básico del universo es por lo tanto indestructible.
• No dudes que la materia es indestructible simplemente porque los átomos son demasiado pequeños para ser vistos: no puedes ver el aire ni los olores tampoco y, sin embargo, sabes que existen.
• Por lo tanto, concluimos que el trabajo de la Naturaleza es hecho por partículas tan pequeñas que no son vistas, pero además, dentro de las cosas que ves no hay sólo partículas de materia, sino vacío.
• Sabemos que el vacío existe porque, de otro modo, el movimiento sería imposible; pero vemos que las cosas se mueven, así que sabemos que existe el vacío.
• Concluimos que la naturaleza de todo es dual. Todo está compuesto de materia y vacío. No existe nada en el universo excepto materia y vacío.
• También concluimos que el material básico del universo es inmortal, lo que significa que el universo es en sí mismo eterno. (Esto no significa que la forma actual del universo sea eterna, porque lo material cambia de forma constantemente, pero el material del cual se forma el universo es en sí mismo eterno).
• También concluimos que hay un límite a la divisibilidad; aquellas partículas que son las más pequeñas, son indivisibles y eternas.
• También debemos observar que todas las cosas no están hechas de una sola sustancia, sino de muchos elementos distintos. Los tontos a menudo admiran las cosas que su ceguera ve en significados ocultos, y un ejemplo es Heráclito, quien argumentó que todas las cosas están hechas de una sola sustancia: el fuego.
• Errores sobre la naturaleza de las cosas surgen de dudar de los sentidos, pero todos los argumentos en contra de la fiabilidad de los sentidos son locura porque son contradictorios a sí mismos. Equivalen a argumentar contra los sentidos mediante el uso de los sentidos, y utilizar los sentidos es aceptar que son dignos de confianza.
• Los elementos básicos del universo se combinan de formas diferentes para formar todas las cosas, de la misma manera que las letras forman palabras diferentes cuando están arregladas de manera diferente.
• Hay un límite a la divisibilidad. Hay un mínimo absoluto.
• Mientras avanzamos, recuerde que nuestro objetivo es liberar a la mente de las restricciones impuestas por la religión. Aunque la lección puede parecer sombría, nuestro objetivo aquí es bordear la taza con miel para que pueda tomar lo que podría parecer una medicina amarga, y luego ser curado por ella.
• El universo es infinito en extensión, y no tiene fronteras, no importa lo lejos que viaje en cualquier dirección.
• La materia y el espacio son igualmente infinitos.
• El universo no tiene centro.
• Estas lecciones básicas llevan a todo lo demás que sigue. La aplicación de nuestro método a todas las preguntas dará lugar a respuestas sucesivas, y cada respuesta, a su vez, iluminará la siguiente a medida que avancemos.

Libro II de La naturaleza de las cosas


• La sabiduría trae gran placer, incluyendo el de apreciar los peligros de los que ella te protege.
• La naturaleza ha establecido que nuestra meta más alta es que la mente disfrute del deleite, y que el cuerpo esté libre de dolor.
• La naturaleza ha establecido que ni nuestros cuerpos ni nuestras mentes requieren gran riqueza o poder sobre los demás.
• La riqueza, el poder y cosas semejantes no son garantía de felicidad; sólo la razón tiene poder sobre el miedo a la muerte y otros miedos irracionales.
• En última instancia sólo la aplicación de la razón al estudio de la naturaleza puede curar nuestros miedos infantiles.
• Nuestra siguiente lección es que el material básico del universo está en constante movimiento.
• Los átomos no se mueven para complacernos, ni se mueven “perfectamente” como si sus movimientos fueran establecidos por un dios.
• El movimiento de los átomos es de acuerdo con su naturaleza, pero además del movimiento causado por su interacción entre sí, también está en la naturaleza de ciertos átomos que se desvían impredeciblemente, y de esta desviación atómica viene nuestro libre albedrío.
• Hay una fuerza residente dentro de ciertos átomos que los lleva a desviarse.
• Los átomos tienen un número finito de formas.
• Los átomos son finitos en número de formas, pero son infinitos en cantidad.
• Hay un eterno intercambio entre la destrucción y el renacimiento.
• Que un hombre invoque a los dioses en broma si quiere, pero que no sea contaminado por la religión hasta pensar que los dioses controlan el universo.
• Los átomos no pueden combinarse de todas las formas posibles, sino sólo de acuerdo con su naturaleza.
• Los átomos no tienen color.
• La vida sensible está hecha de partículas no sensibles.
• El aspecto clave de la vida sensible es la disposición de las partículas.
• Pero mientras que la disposición de lo material hace la diferencia dominante, la conciencia no se deriva de las combinaciones al azar de lo material.
• Los hombres pueden reír sin ser hechos de partículas risueñas; los hombres pueden ser sabios sin ser hechos de partículas sabias.
• Las cosas sensibles están hechas de partículas que no tienen sensación.
• El universo es maravilloso, pero no se sorprenda por ello; en todas las cosas debemos dar la bienvenida a la verdad y derribar lo falso.
• El nuestro no es el único mundo; hay muchos otros en el universo, y otras razas de hombres, ya que ha habido tiempo y espacio infinito para todas las combinaciones naturales de las cosas.
• Y nunca hay en la naturaleza una sola cosa de una especie.
• La naturaleza no tiene tiranos (dioses) sobre ella.

Libro III de La naturaleza de las cosas

• Epicuro descubrió y nos ha mostrado verdades inmortales, que debemos aplicar a nuestras propias vidas como lo hizo con la suya.
• Más importante aún, debe ser demostrado que el miedo al infierno carece de fundamento, ya que contamina la vida y hace la felicidad imposible.
• El temor del infierno se disipa por el estudio de la naturaleza.
• La mente es parte de la constitución del hombre al igual que las manos, los pies y los ojos.
• La mente y el espíritu son, como todo lo demás, de naturaleza material.
• La mente está compuesta de diminutas partículas.
• La mente está compuesta de pequeñas partículas, pero también de un cuarto elemento sin nombre.
• Este cuarto elemento es señor de todos, y gobierna el cuerpo y la mente.
• La razón puede disipar nuestras tendencias primitivas y permitirnos vivir vidas dignas de los dioses.
• Este cuarto elemento del espíritu es inseparable del cuerpo.
• La mente es más poderosa que el espíritu.
• La mente y el cuerpo nacen y envejecen juntos.
• La mente puede estar enferma, tal como el cuerpo.
• La verdad confronta la falsedad de frente y corta su retiro también, así que es doblemente vencedora.
• La mente perece con el cuerpo.
• Incluso si el espíritu poseyera una cualidad inmortal, no guarda memoria de una vida anterior, por lo que somos esencialmente nuevas creaciones.
• El espíritu, una vez infundido en todo el cuerpo, muere con él.
• Los espíritus no hacen cuerpos para sí mismos, ni se meten en ellos.
• Si el espíritu fuera inmortal y mantuviera su identidad, veríamos que las bestias se desempeñarían como eruditos.
• Es cómico pensar que los espíritus podrían estar en línea sosteniendo boletos para entrar en cuerpos de seres vivos.
• Los árboles no pueden echar raíces en el cielo; hay una asignación fija eterna para el ser y el crecer.
• Es absurdo pensar que los mortales e inmortales pueden unirse en un pacto inmortal.
• La muerte no es nada para nosotros, y no tiene más relevancia para nosotros que el tiempo antes de nacer.
• Así como no tenemos preocupación por la eternidad del tiempo antes de nuestro nacimiento, no deberíamos preocuparnos por la eternidad del tiempo después de nuestra muerte.
• Incluso si la mente o el espíritu tuvieran sensación después de la muerte, eso no sería nada para nosotros, ya que nuestra esencia deriva de nuestra unión con el cuerpo, y tal existencia (sin cuerpo) no tiene ningún significado para nosotros.
• Si la mala suerte espera a cualquier hombre, él debe estar allí para experimentarla, pero puesto que la muerte quita nuestra conciencia, no tenemos necesidad de temerla.
• La muerte no es peor que el sueño eterno.
• Deja la vida como si estuvieras dejando un banquete.
• Piensa en la eternidad del tiempo antes de nuestro nacimiento como un espejo de la eternidad del tiempo después de la muerte y te darás cuenta de que esto no es sombrío, y que es un descanso más libre de cuidados que cualquier sueño.
• Los terrores que supuestamente existen en el Infierno realmente existen aquí, en la mente de los tontos.
• Recuerden que los hombres más grandes de la historia del mundo también han muerto, como ustedes lo harán.
• La mitad de su tiempo los hombres lo pasan en el sueño; la otra mitad, vagando sin rumbo fijo, durmiendo con los ojos abiertos.
• Los hombres parecen sentir una carga en sus almas y desperdician sus vidas, sin darse cuenta de que lo que deben entender no es cómo pasan una hora, sino cómo van a pasar la eternidad.
• Todos los hombres deben morir, y nadie puede escapar; debes reconciliarte con esta ley de la naturaleza.

Libro IV de La naturaleza de las cosas


• Las enseñanzas de Epicuro nos liberan del miedo religioso, y aunque las limitaciones de la vida pueden parecer amargas, son la mejor medicina para que el alma entienda los límites naturales de la vida.
• Pasamos ahora a hablar de “imágenes” (visiones), para demostrar que no resultan de ver fantasmas de muertos.
• Las ilusiones no demuestran que la vista es falible; es tarea de la razón procesar la información que proporciona.
• Hay muchos ejemplos de ilusiones visuales, pero nos engañamos a nosotros mismos; los errores de juicio no son culpa de los sentidos, sino de nuestro procesamiento de la información que proporcionan los sentidos
• El hombre que sostiene que nada se puede saber confiesa que él mismo es ignorante.
• La validez última de los sentidos no puede ser refutada, porque cualquier intento de refutación depende para su prueba de los sentidos.
• Si no se puede explicar una aparente contradicción, (algunos piensan que) es mejor aceptar una teoría incorrecta que renunciar a aquellas conclusiones de las que ya han tenido suficientes hechos como para verificar que son la verdad.
• No razone en base a observaciones erróneas de los hechos reales, o sus conclusiones serán erróneas también.
• La razón está inactiva mientras dormimos, así que las cosas que se ven en los sueños no se pueden confiar.
• Los ojos no se hicieron para ver; ni los tobillos para caminar.
• La naturaleza no hizo los ojos para ver; lo que emerge crea su uso.
• El sueño anula la sensación.
• Evite el peligro inherente en permitir que el amor apasionado supere su sentido común.
• El deleite viene en una forma más pura a aquellos que son razonables en la forma de disfrutar de sus sentidos.
• Es más fácil evitar las trampas del amor que escapar una vez que estás enredado.
• El amor romántico es más fuerte cuando se basa no en la pasión, sino en el hábito, cada vez más fuerte en el tiempo, como la lluvia desgasta la piedra.

Libro V de La naturaleza de las cosas


• Epicuro nos parece ahora como un dios, dada la sabiduría inmortal que nos dejó.
• Si la razón no se purifica, hacemos una guerra interna contra nosotros mismos.
• Todo el mundo es mortal también, y así como una vez se organice en su forma actual, un día (este planeta) morirá.
• El asombro ante las estrellas en el cielo genera confusión, ya que los necios piensan que las estrellas son movidas por los dioses y esto los lleva a invocar un amargo señorío de la religión sobre sí mismos.
• No todo lo que tiene un cuerpo, tiene una mente: el elemento de la mente y el espíritu existe sólo en relación con los animales vivos.
• Los dioses no abandonaron sus estilos de vida inmortales para crear el mundo para los hombres.
• Los dioses no vivieron en la oscuridad y el dolor antes de que crearan el mundo.
• No nos haría daño si nunca hubiéramos nacido.
• La naturaleza tenía que proporcionar el modelo para la creación: ¿cómo podrían los mismos dioses haber creado el universo sin un modelo?
• Demasiado está mal con el mundo para que haya sido creado por un dios todopoderoso.
• Nuestro mundo es muy joven, o bien tendríamos un conocimiento mucho más largo de la historia humana.
• Nuestro mundo fue formado por las acciones naturales del material básico del universo.
• Las especulaciones en cuanto a las estrellas son necesariamente sólo teorías, ya que nos falta la capacidad de verificar los hechos verdaderos mediante la evaluación directa.
• El tamaño del sol es un ejemplo de los límites de nuestra capacidad para determinar la verdad de las cosas en el cielo. Ciertos hechos observables aquí en la tierra (principalmente que todas las cosas menos la luz parecen disminuir cuando están más lejos) nos llevan a concluir que el sol no es significativamente más grande de lo que nos parece en el cielo.
• Otro punto que nos falta la capacidad de verificar es si la Luna brilla con su propia luz, o refleja la luz del sol.
• Centauros y cosas semejantes mitad-hombre y mitad-animal nunca existieron y nunca pueden existir porque las semillas se combinan sólo de acuerdo con su naturaleza.
• El lenguaje se desarrolló naturalmente con el tiempo a medida que los hombres aprendían a comunicarse entre sí.
• Los hombres cayeron bajo la religión porque tenían visiones de dioses en sueños y veían cosas en el mundo y el cielo que no entendían, por lo que supusieron que los dioses debían ser responsables.
• Las poblaciones mueren si se desarman.
• Los hombres desarrollaron música imitando a los pájaros.
• Trabajamos en vano porque no recordamos los límites de la posesividad y la brevedad de nuestro tiempo para disfrutar del placer.

Libro VI de La naturaleza de las cosas


• La civilización floreció por primera vez en Atenas, y Atenas nos trajo un hombre (Epicuro) que descubrió y nos trajo la verdad completa, y como resultado su gloria le hace parecer casi divino.
• Epicuro diagnosticó el problema que corrompe la vida de los hombres y limpia nuestros corazones con palabras de verdad, mostrándonos el error de las avaricias y los miedos, el bien supremo que la naturaleza ha ordenado para los hombres, los males naturales que enfrentan las vidas de los hombres y que pueden ser derrotados una vez aprendemos la manera apropiada de tratar con ellos, y que la mayoría de las ansiedades que enfrentamos son imaginarias, no peores que las imaginaciones de los niños.
• Incluso aquellos que de otro modo entienden las leyes de la naturaleza, pueden preguntarse cómo ciertas cosas pueden suceder, especialmente en el cielo, y esta maravilla conduce a la confusión y a regresar al supersticioso miedo religioso.
• Deja de tener pensamientos indignos de los dioses, porque esto te hará daño, no porque los dioses se preocupen, sino porque temerás estar a la merced de los dioses y esto te causará gran ansiedad.
• Vemos que el rayo no es causado por los dioses porque no ocurre con ninguna consistencia para castigar a los enemigos de los dioses o para lograr cualquier cosa.
• La nieve, el viento, el granizo y la luz son comprensibles si se tienen en cuenta las propiedades básicas de los elementos involucrados.
• Muchos fenómenos naturales no pueden aislarse de una sola causa debido a la falta de información, así que considere todas las posibilidades razonables que no son eliminadas por la evidencia.
• La enfermedad es causada por partículas nocivas (gérmenes); la plaga de Atenas.


Fuente: https://bit.ly/2k8ttfq 

Te puede interesar: El giro: De cómo un manuscrito olvidado contribuyó a crear el mundo moderno

Hace cerca de seiscientos años, en 1417, un humanista italiano emprendió un viaje para visitar conventos alemanes en busca de manuscritos antiguos. 

En uno de ellos descubrió el único ejemplar que había sobrevivido de una obra escrita en el siglo primero antes de Cristo, De rerum natura, un poema filosófico de Tito Lucrecio Caro que desarrollaba una visión materialista del mundo, destinada a liberar al hombre del temor a los dioses. 

Lo copió y regresó con él a Italia, donde la difusión de sus “peligrosas ideas” fue una de las fuentes del giro cultural del Renacimiento, que iba a dar lugar al cambio ideológico del que surgió el mundo moderno. 


Aquel libro ignorado, que pudo haberse perdido, ejerció una considerable influencia sobre una línea de pensadores que va de Giordano Bruno o Montaigne hasta Freud o Einstein. Stephen Greenblatt, que a su calidad de investigador une la de ser un gran escritor, nos ofrece un apasionante relato de esta aventura de las ideas.



40 máximas de sabiduría

Epicuro preconiza que el objetivo de la sabiduría es suprimir los obstáculos que se oponen a la felicidad. Ello no significa, sin embargo, la búsqueda del goce desenfrenado, sino, por el contrario, la de una vida mesurada en la que el espíritu pueda disfrutar de la amistad y del cultivo del saber. 


La felicidad epicúrea ha de entenderse como el placer reposado y sereno, basado en la satisfacción ordenada de las necesidades elementales, reducidas a lo indispensable.
40 máximas de sabiduría. Epicuro
40 máximas de sabiduría. Epicuro

Máximas Capitales. Epicuro


1. El ser dichoso e incorruptible ni tiene él preocupaciones ni se las proporciona a otro, de suerte que no se ocupa de enojos ni agradecimientos. Pues todo ello se da en el débil.

Escolio: En otros escritos dice que los dioses son visibles a la razón, apareciendo unos según su número, y otros en figura humana, por semejanza a partir del continuo flujo de imágenes semejantes convertidas en la misma.

2. La muerte no es nada para nosotros. Porque lo aniquilado es insensible y lo insensible no es nada para nosotros.

3. El límite de la grandeza de los placeres es la eliminación de todo sufrimiento. Donde haya placer, durante el tiempo que sea, no hay pesar ni sufrimiento ni la mezcla de ambos.

4. No se detiene el sufrimiento ininterrumpidamente en la carne, sino que el más agudo permanece el más breve tiempo, y el que sólo aleja el placer de la carne no perdura muchos días. Las enfermedades muy prolongadas ofrecen en la carne aún más placer que dolor.

5. No es posible vivir placenteramente sin vivir prudente, honesta y justamente, ni vivir prudente, honesta y justamente sin vivir placenteramente. A quien no alcanza esto, no le es posible vivir placenteramente

6. A fin de tener seguridad en relación a los hombres, sería un bien según naturaleza la existencia del poder y la realeza, a partir de los cuales sería tal vez posible obtenerla.

7. Algunos quisieron llegar a ser famosos y admirados, considerando que así conseguirían la seguridad en relación a los hombres. De suerte que, si la vida de aquellos es segura, han conseguido el bien de la naturaleza. Pero si no es segura, no tienen aquello por lo que se esforzaron desde el principio según lo propio de la naturaleza.

8. Ningún placer es por sí mismo malo. Pero lo producido por ciertos placeres comporta muchas más perturbaciones que placeres.

9. Si se condensase cada placer y lo hiciera tanto en el tiempo como en relación a la totalidad o a las partes más importantes de nuestra naturaleza, entonces los placeres no diferirían unos de otros.

10. Si aquello que produce los placeres de los corruptos les desligara de los miedos de su pensamiento respecto a los fenómenos celestes, la muerte y el dolor, e incluso les enseñara el límite de los deseos, nada tendríamos entonces que censurar a aquellos, colmados por todas partes de placeres y carentes absolutamente de sufrimiento y pesar, aquello que es precisamente el mal.

11. Si nada nos inquietaran las aprensiones ante los fenómenos celestes y ante la muerte -no fuera ella acaso algo para nosotros-, y también el no conocer los límites de los dolores y los deseos, no necesitaríamos de la investigación de la naturaleza.

CONTINUA EN:

Anábasis: la retirada de los 10.000


En los albores del S. V aC, Ciro el Joven intentaba usurpar el trono de Persia, propiedad en ese momento de su hermano mayor Artajerjes II. 


Anábasis: la retirada de los 10.000
Anábasis: la retirada de los 10.000
Con tal motivo, contrató un enorme ejército de mercenarios griegos, los famosos 10.000, que con sus pesados escudos de bronce a la espalda se incorporaron al grueso del ejército del usurpador persa. 

En ese momento se inicia una de los relatos más célebres de la Antigüedad, la Anábasis, que en griego clásico significa la Expedición al Interior, desde la costa de la actual Turquía hasta lo más profundo de la península de Anatolia.

El contingente griego estaba formado por curtidos ex combatientes de las Guerras Médicas, cuyos oidos estaban llenos de los ecos de los éxitos griegos en las batallas de Platea y Maratón. El viaje estuvo jalonado por múltiples aventuras y vicisitudes, la más determinante de las cuales fue la pírrica victoria en la batalla de Cunaxa, en la profunda Babilonia en el 401 aC, que resultó irrelevante al caer el propio Ciro. Este hecho marcó el fín de la expedición militar como tal. A partir de ese momento, los compañeros persas se cambiaron de bando y engrosaron las filas del enemigo. Los cabecillas griegos, con el general espartano Clearco al frente de ellos, fueron o bien asesinados o bien capturados por encargo del sátrapa persa Tisafernes, con lo cual los 10.000 se encontraron abandonados a su suerte en lo más profundo del Imperio Persa, sin comunicaciones ni suministros de ningún tipo.

En este momento los griegos dan muestra de su espíritu indomable y escogen nuevos jefes y toman la decisión de...
CONTINUA EN:

Los 3 filtros del rumor

Una persona se acercó una vez a Sócrates para contarle el último rumor que circulaba por Atenas.


Los 3 filtros del rumor
Los 3 filtros del rumor

- Voy a contarte la última noticia que se comenta en Atenas sobre nuestro amigo Fulano.

- Antes de contármela, dime primero: ¿Lo averiguaste tú mismo, o sólo te lo han contado?

- Me lo han contado, pero lo dan por cierto.

- O sea, ¿que no puedes estar totalmente seguro porque no lo has podido averiguar tú mismo. Sólo piensas que es cierto ¿exacto?

- Efectivamente, así es.

- Y dime, ¿la transmisión de esta "noticia" va a beneficiar a nuestro amigo?

- No exactamente. De hecho, podría… perjudicarle.

- Otra cosa para terminar: ¿Escucharlo me resultará provechoso en algo, me aportará algo de lo que carezco ahora?

- La verdad es que no. No es más que una noticia.

- Sí. Y, por lo que entiendo, una noticia que ni puedes certificar que es cierta, ni va a beneficiar a nuestro amigo, ni me va a proporcionar algo útil. No me comentes esa noticia y permíteme que te recomiende que tú mismo la olvides.

“La cantidad de rumores inútiles que un hombre puede soportar es inversamente proporcional a su inteligencia.” Arthur Schopenhauer


También le puede interesar:
Transmisión de rumores




Estrategia. Las 48 leyes del Poder. Ley nº 14

Ley 14 MUÉSTRESE COMO UN AMIGO PERO ACTÚE COMO UN ESPÍA


Es de fundamental importancia saberlo todo sobre su rival. Utilice espías para reunir información valiosa que le permita mantener siempre una ventaja sobre él. 

Actúe como un espía
Y mejor aún: haga usted mismo de espía. Aprenda a sondear con cuidado a la gente en corteses encuentros sociales. Formule preguntas indirectas para lograr que el otro revele sus intenciones y sus debilidades. Toda ocasión es buena para ejercer el arte del espionaje

Joseph Duveen fue, sin duda alguna, el más grande de los marchands de su época. Entre 1904 y 1940 monopolizó casi por completo el millonario mercado estadounidense de los coleccionistas de arte. Pero había un cliente al que no conseguía atraer: el industrial Andrew Mellon. Duveen se juró que antes de morir lo ganaría como cliente.

Los amigos de Duveen consideraban que aquél era un sueño imposible, pues Mellon era un hombre cerrado y taciturno. Las historias que éste había oído acerca del gregario y elocuente Duveen no le agradaban en absoluto, así que había dejado bien en claro que no tenía el menor deseo de conocerlo. Sin embargo, Duveen dijo a sus incrédulos amigos: "Mellon no sólo va a comprarme una obra de arte, sino que pasaré a ser su proveedor exclusivo". Durante varios años persiguió a su presa, estudiando los hábitos y costumbres, gustos y fobias de Mellon. Para ello empleó ...

CONTINUA EN:

El Arte de la Guerra. Alejandro Magno


Alejandro Magno es uno de los grandes genios políticos y militares de todos los tiempos. Genial estratega y arrojado conquistador, supo llevar la civilización griega hasta los confines del mundo conocido. 


El Arte de la Guerra. Alejandro Magno
El Arte de la Guerra. Alejandro Magno
Con Alejandro hace su entrada en el mundo heleno una región hasta entonces apartada, Macedonia, una gran área montañosa que desciende desde los Balcanes meridionales y hacia las costas del Egeo.

Su alejamiento físico y cultural había hecho a Macedonia permanecer apartada de las glorias del mundo heleno. Aunque eran griegos, los macedonios, distintos en muchas cosas, estaban considerados como bárbaros o extranjeros.

En el resto de Grecia habían ido germinando a lo largo de los siglos logros culturales de gran trascendencia. La democracia tuvo en Atenas su punto de partida. La filosofía y el pensamiento contaron con figuras como Platón, Aristóteles o Pitágoras. El arte heleno, excelso, fue puesto de manifiesto en multitud de templos y obras, como el maravilloso Partenón ateniense. 

Sin embargo, Grecia no era un país, sino un conjunto de ciudades-estado independientes, a menudo enfrascadas en continuas guerras entre sí. Además, la sombra del poderoso imperio persa era una amenaza constante, en especial desde el siglo V a.C. En este contexto surgirá la figura de un gran conquistador, el rey macedonio Filipo II. Éste intervino en las luchas entre las polis griegas, consiguiendo triplicar el territorio de Macedonia en apenas 20 años.

Su gran victoria se produce en Queronea, en el año 338 a.C., en la que tiene un papel destacado su hijo, Alejandro.
CONTINUA CON VÍDEO EN:

Estrategia. Las 48 leyes del Poder. Ley nº 13


Ley 13 CUANDO PIDA AYUDA, NO APELE A LA COMPASIÓN O A LA GRATITUD DE LA GENTE, SINO A SU EGOÍSMO

Si necesita recurrir a la ayuda de un aliado, no se moleste en recordarle el apoyo que usted le dio en el pasado, o sus buenas acciones. Lo pasado se ignora, se olvida. 

No apele a la gratitud, sino al egoismo
Si, en cambio, al formular su pedido de colaboración usted muestra elementos que beneficiarán a la otra persona y hace gran hincapié en ellos, su contrincante responderá con entusiasmo a su solicitud, al detectar el beneficio que podría obtener. 

En el año 433 a.C., poco antes de que estallara la guerra del Peloponeso, la isla de Corcira (hoy Corfú) y la ciudad-estado griega de Corinto se encontraban al borde de un conflicto armado. Ambas partes enviaron embajadores a Atenas, en un intento de ganar a los atenienses para sus respectivas causas. Era mucho lo que se ponía en juego en esa gestión, dado que aquel que tuviera a Atenas de su parte se aseguraría la victoria. Y quien saliera victorioso de aquella guerra no tendría compasión con el enemigo derrotado.

Grecia. Guerra del Peloponeso. Embajada en Atenas
El primero en hablar fue el embajador de Corfú, que comenzó por admitir que la isla nunca antes había apoyado a Atenas y que, por el contrario, se había aliado con los enemigos de esa ciudad. Entre Corfú y Atenas no había lazos de amistad o gratitud. El enviado dijo que, de hecho, Corfú solicitaba la ayuda a Atenas sólo porque le preocupaba su seguridad. Lo único que tenía para ofrecer era una alianza basada en intereses mutuos. Corfú poseía una flota que sólo era superada en magnitud y fuerza por la propia flota ateniense. Una alianza entre ambos estados crearía una fuerza naval formidable, capaz de irítimidar al estado rival de Atenas, Esparta. Lamentablemente, eso era lo único que Corfú podría ofrecer.

El representante de Corinto pronunció un brillante y apasionado discurso, que contrastaba marcadamente con la presentación parca y descolorida del representan de Corfú. Hizo referencia a...

CONTINUA EN:

El Arte de la Guerra. Las guerras médicas

Se conoce con la denominación de guerras médicas a las luchas que mantuvieron las ciudades griegas contra el Imperio Persa, a principios del siglo V. Tomó esta denominación porque los griegos confundían a medos y persas.

El arte de la guerra.
Las guerras médicas
La expansión del Imperio Persa, hacia Tracia, Macedonia y las costas del Asia menor fue la causa que desató el conflicto.

Finalizadas las Guerras Médicas el Imperio persa se debilitó y permitió su conquista por Alejandro de Macedonia en el año 330 a. C.

CONTINUA CON VIDEO EN:



Estrategia. Estratagemas de un romano genial

Sexto Julio Frontino fue un aristócrata romano que escribió esta recopilación de tácticas militares bajo el título general de "Strategemata" (estrategias) en el siglo I.



Estrategia. Estratagemas de un romano genia
Estrategia.
Estratagemas de un romano genial

Confundir, engañar, fingir, ser astuto. De esto es lo que escribe Frontino. No son los grandes movimientos estratégicos o la planificación de las campañas lo que le interesa, ni la exposición de una doctrina militar a través de la lista de máximas. Su tema es el arte de hacer frente a la situación sobre el terreno, y con este objetivo selecciona y recopila unos 500 episodios de la guerra en Roma y Grecia. Para muchos problemas prácticos, Frontino es verdadero "manual del usuario”, ya que sugiere una respuesta basada en la táctica. Su visión apela a la inteligencia, a la flexibilidad y a la creatividad de los hombres que actúan como líderes
 

CÓMO DISTRAER LA ATENCIÓN DEL ENEMIGO 

Cuando Aníbal demostró no tener comparación alguna con Fabio en el carácter o en su desempeño como general, a fin de mancharlo con la deshonra, respetó sus tierras, habiendo devastado todas las otras. Para enfrentar este ataque, Fabio transfirió el título de su propiedad al Estado, y así, por la arrogancia de su carácter, evitó que su honor cayera bajo la sospecha de sus conciudadanos.
 

CÓMO OCULTAR LOS PROPIOS PLANES

Tarquino el Soberbio, habiendo decidido que los ciudadanos principales de Gabii debían ser ejecutados, y no deseando confiar este propósito a cualquiera, no dio contestación alguna al mensajero enviado a él por su hijo, sino que meramente cortó las flores de las amapolas más altas con su bastón, mientras caminaba por el jardín. El mensajero, volviendo sin una respuesta, informó al joven Tarquino eso que él había visto haciendo a su padre. El hijo entonces entendió que la misma cosa debía ser hecha con los ciudadanos prominentes de Gabii.

CÓMO INSPIRAR PÁNICO EN LAS FILAS ENEMIGAS

El cónsul Cayo Sulpicio Pético, cuando estaba por luchar contra los galos, ordenó a ciertos arrieros que...
CONTINUA EN:

Los 7 sabios de Grecia, consejos de sabiduría intemporal

A fines del siglo IV a.C. el filósofo Demetrio de Fáleros, discípulo de Aristóteles, recoge las sentencias atribuidas a los siete sabios de Grecia.

Los 7 sabios de Grecia
LOS APOTEGMAS DE LOS SIETE SABIOS DE GRECIA SEGÚN DEMETRIO DE FÁLEROS.

1. Cleóbulo de Lindos, hijo de Evágoras, ha dicho:

- La moderación es la cosa mejor

- Hay que respetar al propio padre

- Preocupémonos de hacernos bien en cuerpo y alma

- Hay que acostumbrarse a escuchar pero no todo indistintamente

- Conviene saber mucho, no ignorar

- Ten lengua benévola

- No hay cosa más propia de la virtud y contraria a la maldad que odiar la injusticia

- Observa la piedad

- Da los mejores consejos a tus conciudadanos

- Contén tu lengua

- No hagas nada con violencia

- Educa a tus hijos

- Dirige tus súplicas a la Fortuna

- Pon un límite a tus odios

- Considera enemigo público a quien odie al pueblo

- En presencia de otro ni riñas ni halagues a su mujer: la primera actitud tiene mayor malicia, pero la segunda puede conducir a una pasión loca

- No castigues a tus esclavos cuando estén en estado de embriaguez; si no creerán que tú asimismo estás borracho

- Cásate con una mujer de la misma condición que tú; si tomas una más rica, serán dueños los que tengas, no padres

- No animes la burla con tus sonrisas. Te harás detestar de aquellos a quienes ridiculizan

- En la buena fortuna no te muestres orgulloso; en la mala no te humilles.

2. Solón el Ateniense, hijo de Egercétidas, ha dicho:

- Nada en demasía

- No te sientes como juez, de otra manera serás odiado por los que condenes

- El placer es el engendrador de la tristeza. Observa escrupulosamente la ...
CONTINUA EN: