Mostrando entradas con la etiqueta enfermedad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta enfermedad. Mostrar todas las entradas

Cuando su empleado se enferme, déle el día libre

Kung Chang llamó a su jefe y le dijo:

- ‘Jefe, hoy yo no tlabajal, yo estal enfelmo. Duele cabeza, duele panza, duele pielna, no voy tlabajo’.

El Jefe le responde:

Cuando su empleado se enferme, déle el día libre
Cuando su empleado se enferme, déle el día libre
-‘Kung Chang, realmente hoy te necesito en el trabajo. Cuando me siento así de mal, le pido a mi esposa que tengamos sexo. Eso me hace sentir  mucho mejor y puedo ir a trabajar. Deberías probar, te hará muy bien’.

Dos horas después, Kung Chang vuelve a llamar a su Jefe y le dice:

-‘¡Jefe, no sabel qué decil! Glacias pol consejo, ya sentilme mucho mejol, enseguida yo il tlabajo. Felicito mucho, muy linda su casa, muy glande su cualto y muy buena su esposa’.

Moraleja administrativa: Sea claro y explícito al dar instrucciones a sus colaboradores.


8 signos de enfermedad en tu cara

El consejo más importante es que debes preocuparte si tienes un cambio de apariencia en tu cara. Si los síntomas son nuevos, informa a tu médico.


Cuando los médicos charlan con los pacientes mirando sus ojos, no sólo tratan de crear una buena relación. 


Ciertos rasgos faciales pueden revelar pistas vitales de las condiciones de salud subyacentes. Les preguntamos a los médicos qué es lo que buscan mientras examinan a los pacientes. El consejo más importante es que debes preocuparte si tienes un cambio de apariencia en tu cara. Si los síntomas son nuevos, informa a tu médico.

8 signos de enfermedad en tu cara
8 signos de enfermedad en tu cara

1. Piel o labios escamosos y secos


Esta es una señal de advertencia muy común de deshidratación. También puede indicar un problema más grave que afecte a la función de las glándulas sudoríparas, como el hipotiroidismo (marcado por niveles insuficientes de la hormona tiroidea) o la diabetes. Otros signos de hipotiroidismo incluyen sensación de frío, aumento de peso y fatiga. Los síntomas de la diabetes incluyen sed extrema, la micción frecuente y la visión borrosa.

2. Exceso de vello facial


El vello no deseado, particularmente a lo largo de la línea de la mandíbula, el mentón y el labio superior, podría ser un síntoma de síndrome de ovario poliquístico, un desequilibrio hormonal en el que los niveles de hormonas masculinas son elevados. 

3. Manchas amarillas en los párpados


Los pacientes con estas manchas suelen tener alto el colesterol y pueden tener un mayor riesgo de enfermedades del corazón. Un estudio danés de 2011 sobre 13.000 pacientes encontró que alrededor del 4 por ciento tenía esas manchas y que esos pacientes tenían casi un 70 por ciento más probabilidades de desarrollar endurecimiento de las arterias y casi un 50 por ciento más probabilidades de tener un ataque al corazón en los próximos decenios que los pacientes sin ellas.
Ver también Lenguaje corporal con los ojos

4. Bolsas en los ojos 


Unos ojos con aspecto cansado podrían ser una señal de SIGUE LEYENDO...



7 signos corporales que te avisan de que tienes una enfermedad

La detección temprana de posibles problemas de salud es la mejor estrategia para aminorar su desarrollo o, al menos, contenerlos.


Para ello, debemos estar atentos a una serie de cambios físicos en nuestro cuerpo, que nos ayudarán a identificar muchas enfermedades o patologías en su primera fase de desarrollo, antes incluso de que notemos dolores u otro tipo de reacciones.

7 signos corporales que te avisan de que tienes una enfermedad
7 signos corporales que te avisan de que tienes una enfermedad

Tratar rápidamente un problema de salud es fundamental para evitar complicaciones mayores, y desde las uñas hasta el olfato nos ofrecen pistas cruciales. Y es que la prvención es las base para vivir más y mejor.

Alzhéimer: olfato 


Uno de los primeros síntomas que se manifiestan en nuestro cuerpo durante el inicio de la enfermedad de Alzheimer es la pérdida de olfato. Los cambios producidos en el sistema olfativo son un reflejo previo de las patologías que pueden afectar a ciertas regiones del cerebro. Según los resultados de un estudio llevado a cabo por el U.S. National Institute of Neurological Disorders, la muerte de células en la nariz está relacionada con el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas. Bien es cierto que las capacidades olfativas van perdiéndose con la edad, sobre todo a partir de los 70 años, pero si estos problemas se producen a edades mucho más tempranas habría que considerar las repercusiones que podría tener en nuestra salud. Estos son otros de los síntomas que predicen el alzhéimer hasta con 25 años de antelación.

Lupus: uñas y cara 


El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad mediante...

CONTINUA EN:

10 maneras de saber si eres un hipocondríaco

No creo que ser hipocondríaco sea una enfermedad real, aunque hay diferentes opiniones al respecto. Hay una variedad de juegos mentales que jugamos para no participar plenamente en la vida, y la hipocondría es uno de ellos. 


Eres un hipocondríaco si:

1/ Has aprendido de memoria el número de teléfono de tu médico, o lo tienes en "Contactos" en tu teléfono celular.

2/ No eres un doctor en medicina, pero sin embargo tienes una enciclopedia médica o la edición más reciente de su versión electrónica, y/o una suscripción en línea a varias revistas médicas.
10 maneras de saber si eres un hipocondríaco
10 maneras de saber si eres un hipocondríaco
3/ ¿Alguna vez has pensado seriamente en la prueba del pelo para detectarte elementos tóxicos en tu cuerpo?

4/ Tomas más de 5 suplementos nutricionales por día, y/o no puedes salir de casa sin uno de esos dispensadores de pastillas de plástico con secciones divididas para todos tus suplementos.

5/ ¿Alguna vez te ha preocupado el que puedas quedarte espontáneamente ciego, especialmente durante la conducción de un vehículo?

6/ ¿Te acuerdas de...

CONTINUA EN:

La ruleta rusa de la salud


En esencia, la ruleta rusa consiste en introducir un cartucho en el tambor de un revólver, girarlo al azar y realizar un disparo contra la propia sien. Teniendo en cuenta que los tambores suelen tener 6 alojamientos, la probabilidad de volarse los sesos es de 1/6.

La ruleta rusa de la salud
La ruleta rusa es un juego estúpido, los jugadores no suelen llegar a viejos, aunque es justo reconocer que se ahorran todas las enfermedades asociadas a la senectud.

Todos tenemos un revólver con bala en recámara. La genética a través de nuestros progenitores nos “regalan” una bala que nos liquidará: cáncer, infarto, etc.

Aunque casi nadie juega a este juego con un  revólver, sí que lo hace tentando al diablo (y a la genética). No sabemos cómo es la bala que nos dará matarile, pero sabemos que está ahí. Y el gatillo del revólver se puede accionar de muchas maneras: alcohol, tabaco, mala alimentación, sedentarismo, etc. Seguro que ya le han contado muchas veces los ingredientes de esta lista. 

Hay otras formas de accionar el disparador del revólver que no por invisibles son menos eficaces. Todas las emociones negativas son extremadamente nocivas y desatan lo que la genética tenía durmiendo.

Además, hay quien disfruta más con más riesgo. ¿Por qué no jugar con varias balas? Observe y verá que es lo más normal, muchas personas mezclan todos los comportamientos de riesgo, por lo que las probabilidades de que te toque bala no se suman, se multiplican. Lo malo es que a veces, esta bala no te mata de golpe, te crea una agonía larga y dolorosa.

Ruleta rusa. Fotograma de la película "El Cazador"
En resumen, no empuñe contra si mismo el  revólver, que más pronto que tarde te va a tocar. 

Claro que usted me dirá que conoce quien ha muerto sin jugar la ruleta rusa. El destino es un francotirador hideputa, y contra eso, nada se puede hacer.

Como me dijo hace años un serbobosnio, si una bala tiene tu nombre, es inútil esconderse, te alcanzará. Pedazo de filósofo fatalista, el Sr. Dragan, más conocido por Tata. Lo que más me jode, es que tenía razón.

No juegue con armas, las carga el diablo y se les disparan a los gilipollas.


Cuídate, tú diriges tu salud

En antiguos textos chinos aparece una fórmula sanitaria muy curiosa. Las familias pagaban al médico para que les mantuviese sanos y cuando caían enfermos era el facultativo el que corría con los gastos de su curación.


Cuídate, tú diriges tu salud
Cuídate, tú diriges tu salud
Ignoro si tras la revolución comunista y la posterior capitalista esto sigue igual. El caso es que el enfoque de la medicina tradicional china es curioso y creo que debería hacernos pensar. La palabra clave es prevención. Es mejor combatir al enemigo cuando está fuera de las murallas que cuando ha logrado penetrar en la fortaleza.

Sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena y del médico cuando estamos mal (o peor). No soy profesional de la sanidad, pero creo que en sistema sanitario español y por extensión occidental hay un fallo de base: pensamos que el paciente no es responsable, el sistema lo hace todo. 

Podemos llevar una dieta enloquecida, fumar más que el sindicato de carreteros, beber mas que los peces en el río (que beben, y beben y vuelven a beber) movernos y hacer menos ejercicio que una seta, estar mas estresados que Satanás en una Iglesia y luego extrañarnos de que contraigamos enfermedades. Cuando el médico actúa, a veces ya es tarde; y en otras ocasiones, sólo puede arreglar los desperfectos. Tras repetir los atentados a nuestra salud, muy extrañados por recaer, le volvemos a visitar y hasta le hacemos culpable. 

Ni todo se arregla con pastillas o con bisturí, ni es el camino correcto. Es de sabios atajar los males antes de que aparezcan y esa responsabilidad le corresponde a Usted. Conozco personas que cuidan más su coche o su vestuario que a su cuerpo. Usted verá lo que hace. Estamos acostumbrados a pasar la responsabilidad de nuestros errores a otros, también en temas de salud. Por supuesto, el sistema cuidará (¿por cuánto tiempo?) de Usted e irá parcheando su salud, pero quedará tocado. En descargo de todos, también reconozco que no se enseña higiene y salud preventiva a la población.

¿Cuándo se hizo el último reconocimiento médico? ¿Tiene alguna noción de verdad sobre alimentación? ¿Cree que sus hábitos son saludables? No le estoy incitando a ser hipocondríaco, sólo le sugiero que se haga responsable de su salud y de los que de Usted dependan.

Al fin y al cabo, este cuerpo que disfrutamos nos acompañará hasta la muerte.

También le puede interesar:
http://www.elartedelaestrategia.com/cerebro_alimentos_perjudiciales_para_la_mente.html