¿Ajustando tu mente ?


Resulta que un trabajo publicado en la revista 'Neuron' describe los procesos que tienen lugar en nuestro cerebro cuando nos damos cuenta de que nuestras respuestas no coinciden con las del grupo y cómo estos determinan que digamos, al final, lo que dice la mayoría. Pues mi cerebro debe ser de otra pasta o estar defectuoso. Las masas, mayorías y demás borregadas no son lo mío, tal vez sean lo de Usted, pero a mí, la opinión del grupo me deja indiferente. No me creo superior al resto, ni creo ser asocial, pero esto es lo que hay. Pienso que toda la comida de coco del trabajo en equipo, tal y como se vende ahora, es mas de lo mismo. Además, me consta que no soy el único que así lo cree.

Se empieza dando la misma respuesta que el grupo y se acaba aborregado. Una cosa es comportarse en sociedad y otra ser masa. Pero es lo que hoy, ¿sólo hoy, antes no era así?, se lleva. Las frases del tipo de que la mayoría no se equivoca y chorradas semejantes me ponen los pelos de punta. Actuar así es servir en bandeja las oportunidades a tiranías, despotismos, dictaduras, demagogias y demás.

Hace uno años me atrevía a llevar la contraria a lo que decía la TV, los medios en general o las opiniones comúnmente aceptadas. Y lo que era mas grave, osaba cometer la desfachatez de decirlo en público. El resultado no fue muy agradable, haga Usted la prueba si tiene valor. Ya verá lo que ocurre y ya nos contará. Ahora llevo a rajatabla el lema de que millones de moscas no se equivocan: come mierda. Por lo que no hago caso de lo que me digan las moscas, les sigo la corriente, intento no dar el cante, pero la mierda, que se la coma el que le guste ser animal gregario en cuerpo y mente.

Así que me aplico al cuento de lo que recomienda Baltasar Gracián cuya lectura recomiendo encarecidamente: “Sentir con los menos y hablar con los más. Querer ir contra el corriente es tan impossible al desengaño quanto fácil al peligro. Sólo un Sócrates podría emprenderlo. Tiénese por agravio el disentir, porque es condenar el juizio ageno. Multiplícanse los disgustados, ya por el sugeto censurado, ya del que lo aplaudía. La verdad es de pocos, el engaño es tan común como vulgar. Ni por el hablar en la plaza se ha de sacar el sabio, pues no habla allí con su voz, sino con la de la necedad común, por más que la esté desmintiendo su interior. Tanto huye de ser contradicho el cuerdo como de contradezir: lo que es pronto a la censura es detenido a la publicidad della. El sentir es libre, no se puede ni debe violentar; retírase al sagrado de su silencio; y si tal vez se permite, es a sombra de pocos y cuerdos.”

Y aún dice más:

"Antes loco con todos que cuerdo a solas: dizen políticos. Que si todos lo son, con ninguno perderá; y si es sola la cordura, será tenida por locura: tanto importará seguir la corriente. Es el mayor saber a vezes no saber, o afectar no saber. Hase de vivir con otros, y los ignorantes son los más. Para vivir a solas: ha de tener o mucho de Dios o todo de bestia. Mas yo moderaría el aforismo, diziendo: antes cuerdo con los más que loco a solas. Algunos quieren ser singulares en las quimeras."

Si pensaba y actuaba como yo, que lo del hombre masa no iba con Usted, después de leer al sabio jesuita (que no era ciertamente hombre-masa) piense mejor sus normas de actuación. Y si Usted adapta sus respuestas a las del grupo, pasando por encima de su criterio; entonces disfrute del calor del rebaño, que ningún perro pastor le va a morder hasta que vuelva rendido al redil.

Dios, otra vez


Dios se sube al bus. Lo han subido los ateos y los no ateos, que cada acción tiene su reacción. Y se han dicho y oído muchos comentarios. Para muchos lectores que no son españoles les pondré en antecedentes. Como idea procedente de Europa, se ha insertado un mensaje publicitario en un autobús urbano en el que se lee “probablemente Dios no exista, disfrute de la vida”. A lo que al poco tiempo ha aparecido otro bus con el mensaje contrario. No sé si existe Dios o no, pero si existe – como creo sólo los días pares - , se tiene que estar descojonando de risa, digo yo. Y si no existe, como suelo creer en los días impares, vaya bofetada al ya apaleado sentido común. Si le choca lo de los días pares e impares, es que por mi parte, veo tan demostrable como lo contrario la existencia de Dios. Como en asuntos de fe, que por ser irracional no se puede razonar, pues no trato ese enfoque y me quedo en la lógica indemostrable de un Dios cuya existencia es tan demostrable como indemostrable.

También se ha dicho que si tienen pelotas estos ateos, que financien ese autobús en la Meca, a ver que ocurre. Sería curioso observar la reacción.

Personalmente actúo y opino de forma que, lo que cada cual crea, si no me causa un daño objetivo, con su pan se lo coma. Y además, considero obsceno el andar exhibiendo las creencias propias. De hecho, los budistas tibetanos, siempre tan discretos ellos, me están cayendo peor desde que el pesado del Dalai Lama está haciendo apostolado. Me hacen gracia las religiones (ateos e ideologías incluidas) que sólo existen o existen en gran parte por contraste con su opuesto. Infantil y poco maduro. Pero es mi opinión, y bastante he dicho ya pues no me gusta exhibir mis creencias.

Ya nadie adora a Baal, Ra, Zeus, Atenea y tantos otros dioses jubilados, que por cierto eran verdad incontestable en su día. Dentro de unos siglos, este autobús nos parecerá tan extraño como la lucha entre guelfos y gibelinos en la Italia renacentista, entre carlistas e isabelinos en la España del S. XIX o entre azules y verdes en Bizancio, por poner unos ejemplos. Modas y poses estériles.

Que cada cual crea en lo que le parezca, sin dañar objetivamente a nadie y sin dar la lata ni salvar a la Humanidad. Por que sino, la cola para insertar anuncios en los autobuses va a ser larga: católicos, protestantes, ortodoxos, chiítas, sunnitas, wahabitas, judíos, evangelistas, budistas, taoístas, animistas, satanistas, ecologistas de Al Gore y Cía., ateos, agnósticos y seguidores de la Lámpara Maravillosa de Aladino, entre otros muchos. Y ya me dirán dónde ponemos los anuncios de las rebajas...

Feliz Navidad. Como debe ser.


Ahora no se dice "Feliz Navidad". Parece que da corte decirlo en esta vieja piel de toro que aun se llama España (otra palabra que también da corte decir a mucha gente, tal vez a la misma). Esta mañana, un adolescente al que le he cedido el paso en una puerta, me ha deseado Feliz Navidad. Impresionante, me dije, hacía años que no lo oía. Así, como suena, años. En estas fechas, no oía "feliz navidad" ni de coña. Se oía felices fiestas, feliz año y hasta la última estupidez: feliz solsticio de invierno. Estos últimos no conocen la historia de Roma y por eso reiteran lo que es la Navidad = natividad = nacimiento = nace el Niño-Dios ó nace el "Sol invictus". ¡Que pedante puede ser uno si se lo propone! Pero las cosas fueron así, y los que desean lo del solsticio creo que aun son mas pedantes. Aunque eso es sólo una opinión.

Pero todo eso es lo de menos. Ya tengo cierta edad y he pasado navidades variopintas, algunas muy puñeteras por no decir jodidas. Me imagino que como Usted, si es que la vida le ha dado su ración de duras y maduras, cosa bastante probable. Hubo una época en que hasta las odié. Dejando a un lado lo que se celebra, que es el nacimiento de Jesus, en el que Usted puede o no creer con diferente intensidad, todos reaccionamos a estas fiestas de formas variopintas. Por mi parte, sólo con ver la cara de ilusión de un niño, me doy por muy satisfecho. Es la magia de la Navidad. La luz en las calles y la magia de los niños. Ya conozco, y Usted también, toda la historia de consumir como locos, las reuniones familiares que a veces son un infierno y todos los tópicos que aquí asociamos a estas fechas. Ya quisieran en otros paises poder quejarse de lo que aquí nos quejamos.

Aunque sólo sea por unas horas, recuerde la inocencia y la felicidad de cuando era un niño y disfrute de la Navidad, de sus regalos, del Belén, de la carta a los Reyes Magos. Haga memoria y déjese llevar. Y si no le vale, observe a los niños.

Creo que los años me están volviendo un blando, hace años yo no era así...

Le deseo que pase una feliz Navidad en paz.

Un mundo feliz



Me parece muy bien que en bachiller eliminen el latín y el estudio de los clásicos. Y me parece estupendo estudiar Alianza de Civilizaciones, y que cada vez haya más horas de fútbol, y las noticias sean una relación de sucesos truculentos. Me parece cojonudo que la peña no conozca ni a los presocráticos ni a los estoicos ni a Gracián ni a Kant ni a Schopenhauer y ni falta que les hace. Todos eran una pandilla de amargados que acabaron malamente y no conocieron la felicidad. ¿Qué digo? No conocieron lo que es ser FELIZ. Así, con mayúsculas.

Me parece muy bien que la caligrafía ya no tenga valor, y ke eskibamos + rpdo n SMS. Creo que es estupendo que los maestros (o como coño los llamen ahora) no impongan respeto y que haya “libertad” en las aulas, ya llevamos muchos siglos de opresión al alumno. Es muy buena idea que se reniegue de la Iglesia. Total, son todos una pandilla de carcas fanáticos. No me tengo por cristiano, pero pertenezco a esta cultura bimilenaria. Nadie podrá decir que en estos 2.000 años no la hayan cagado muy a menudo, pero es “nuestra cagada” que ha creado una música fuera de serie, que ha propiciado un arte sacro irrepetible, y que ha auspiciado figuras místicas e intelectuales de la talla de Santo Tomás, San Agustín, Tomas Moro, Erasmo, San Juan de la Cruz y una lista algo mas larga de fanáticos embrutecidos por el opio del pueblo. Me parece muy bien que mandemos a hacer puñetas a nuestra cultura pues está algo obsoleta.

Hace tiempos vi una pintada en la Universidad que decía “libros pa ke, bebe la bida”. Joder, pues tienen razón. ¿Conoce a algún lector compulsivo que sea feliz? ¿Y algún sabio que lo sea? Ahora viene la pregunta buena y preocupante: ¿conoce algún mediocre que no sea feliz?

Beba la vida, no lea, no piense, vea la TV a piñón fijo, aprenda de memoria los culebrones, la liga de futbol, el último suceso truculento, créase las consignas del partido político de turno. No salga del calor del rebaño. Total, pensar no da la felicidad.

Queridos lectores, UN MUNDO FELIZ, un nuevo mundo les espera mas allá del horizonte. Que lo disfruten, y ya me contarán. No me tengo por sabio, soy razonablemente feliz; y si alguien, en nombre de este nuevo mundo feliz, intenta quemar mis libros, mi música clásica y rebobinarme la mente, que sepa que venderé cara mi mente. Pero que muy cara, sé cosas que vosotros no habeis estudiado en los clásicos, y éstos eran muy listos...

Que sean felices a su manera.


Puede descargar el libro UN MUNDO FELIZ, de Aldous Huxley, en http://librosintinta.blogspot.com/2008/08/descargar-un-mundo-feliz.html


Paradojas, celulosa y girasoles


Desde hace unos meses me llegan mensajes electrónicos tanto particulares como del trabajo que tienen la coletilla “no imprimas este mensaje, así salvas los bosques” o “imprime bajo tu responsabilidad, etc.”.

A simple vista, queda muy ecológico. Pero si el mensaje en cuestión lleva anexo un documento de un huevo de páginas, no me hace mucha gracia leerlo en pantalla. Y además, eso que no imprimir y reciclar papel es cojonudo para el medio ambiente es muy discutible. Así que les voy a dar mis razones.

Me temo, aunque no tengo datos y no me fío de los que pueda encontrar, sólo me temo que el reciclaje de papel contamina sensiblemente más que el papel obtenido directamente de árboles. Así que a lo mejor estamos haciendo un pan de dos hostias.

Pero de lo que si estoy seguro es de otra cosa: en España, ahorrando papel estamos desforestando. ¿Extraño razonamiento? No tanto como ahora verá. Si Usted tiene un terreno del que obtiene dinero por talar árboles que vende a una papelera, estoy seguro que ya se encargará que las talas se realicen de forma inteligente y siempre haya masa forestal. Y todos ganamos. Si este particular no ve rentable la venta de madera, a lo mejor desaparecen lo chopos, pinos, o lo que sea y planta girasol. Con lo que hemos perdido unas hectáreas de bosque. Además hemos “ganado” otra cosa. Ahora mismo, en España, hay comarcas enteras que están dejando pudrir la cosecha de girasol. No se usa ni como biodiesel, porque es mas caro cosechar y transportar que el beneficio obtenido. Este girasol creció con toneladas de nitratos que contaminan lo suyo. ¿Cómo ocurre esto? La UE financia la cosecha, que este año decidió que fuera de girasol; el propietario del terreno siembra, abona, cobra y no cosecha. Viva la Unión Europea y su política agraria.

Así que cada vez que lea algo sobre ecologismo en un e-mail con buen rollito, dése una vuelta por el campo, y por favor, use su cabeza para algo mas que separar sus orejas. Nada es tan sencillo como parece. Si le ha gustado el artículo, por mi lo puede imprimir. Tal vez todo vaya mejor.

No interrumpir al suicida


Este domingo vi una escena de la España real, no de la que sale en la TV ni de la que nos quiere vender la casta política. 

Con su caballete, lienzo y pinceles; una persona del Este de Europa, creo que ruso, estaba pintando al natural en una céntrica plaza. A su alrededor había curiosos apreciando su arte. Curiosamente eran todos moros. Y digo moros porque decir magrebíes es una chorrada, porque “al-magreb” quiere decir “al oeste”. De la Meca, por supuesto. Sin embargo, lo de moro viene de la Mauritania romana que abarcaba lo que hoy es Marruecos, Argelia y Túnez. Esta expresión sólo es despectiva en la boca de quien con ese tono lo dice. Vaya esta explicación por la corrección política de los cojones, aunque estoy seguro que diciendo moro, Usted ya me entendió. Sin rodeos y sin complejos.

Bueno, a lo que íbamos. El ruski y los moros estaban comentando el cuadro y hablando de lugares comunes conocidos ¡en español! Y en español bastante fluido, que lo he oído peor hablado por españoles de toda la vida. Así que deduje varias cosas.

Deduje que los españoles somos los peores del mundo aprendiendo idiomas. Cualquier otro ciudadano del mundo aprende otra lengua en un tiempo record que al españolito le parece brujería. Tal vez la necesidad sea una buena maestra de idiomas.

Deduje que estamos gilipollas los españoles. Que resulta que una de las lenguas que más crece en el mundo es el español. EE.UU. ya es el país con más hispanohablantes del mundo y es bilingüe de hecho. Toda América se entiende en español, donde no es lengua oficial es el segundo idioma. Esta vieja y rica lengua sirve entre otras cosas para que toda la población multirracial que habita la piel de toro se pueda entender entre si y que la exporte a su país junto a los euros que tan duramente se ha ganado. Y sin embargo los españolitos de toda la vida somos incapaces de entendernos en el idioma común porque la lengua que se habla en los dominios de mi cacique es otra y debe excluir a la lengua opresora de España. Si no es Usted español ni conoce lo que aquí se cuece, me imagino que no entenderá gran cosa. No se preocupe, yo tampoco entiendo nada.

Decía Napoleón que no hay que interrumpir a un enemigo que se está suicidando. Tal vez por eso ninguna nación, grupo o interés ajeno nos está interrumpiendo. ¿Para qué iba a hacerlo? Nosotros solos nos podemos machacar mucho mejor que cualquier otro factor externo. No sería la primera vez.

Consejos vendo, que para mi no tengo.

Hay una crisis económica mundial. En España se suma además otra crisis propia por haber gastado mas de lo que teníamos. Pues bien, ya sea el partido del Gobierno, el de la Oposición o cualquier otro, todos los partidos políticos están en números rojos. Si así gestionan las economías de su partido, ¿cómo van a gestionar la economía pública?

Los hechos responden a esta pregunta. Que no nos pase nada.

Soluciones para esta crisis y milongas oficiales.


No soy economista, pero he administrado muchos dineros ajenos. Así que algo entiendo, tal vez como las amas de casa con sentido común, que no todas lo tienen. Por una vez me voy a adentrar en terrenos poco consistentes y que no son mi especialidad.

Crisis, y de las buenas
Quede claro que todo lo que lea será referido a España, aunque estoy seguro que en su país algo se podrá aplicar.

Hasta que empezó la crisis actual, la riqueza que se generaba en España era muy superior a los inmensos gastos que realizábamos. Dicho de otra manera, si no hubiéramos gastado de forma demencial, el superávit hubiera sido mucho más grande, tal vez descomunal. ¿Dónde estaban (y están) esos gastos tan fastuosos? Ahora lo veremos. Tal vez si se suprimieran se acabara el déficit de las cuentas. Porque ingresos va a haber pocos. Veamos.

Tenemos TV, s privadas y públicas. Estas últimas, en déficit crónico y en aumento, sobre todo las autonómicas. Suprímanse y veremos un ahorro descomunal. Lástima que los caciquillos locales no puedan emitir su propaganda ni colocar a sus amiguetes.

Los partidos políticos se financian a través del Estado. De ellos, hay uno (ANV) que es parte de ETA. Estamos pagando a asesinos. Y esto no lo digo yo, lo dice un juez. El resto de partidos no mata, pero jode que no veas. En otros países civilizados el Estado no los financia.

Con los sindicatos pasa lo mismo. ¿Por qué no están en la calle exigiendo al Gobierno que afronte la crisis? Pues porque están pagados por el Estado. Pagados por Usted y por mi, aunque el que decide si les paga y cuánto es el famoso “Gobierno de España”. ¿Sabe cuántos “liberados” tienen en total lo sindicatos? Se calcula que mas de 100.000. Que cobran y no curran. Un chollo.

Al acabar la Dictadura había cuatro veces menos funcionarios públicos que 30 años más tarde. Es normal, hay mas administraciones (estatal, autonómica, ayuntamientos, comarcas, Europa, organismos para coordinar este lío, organismos que aglutinan este lío, y en general, carguillos para colocar a Juanillos que son primos, cuñados y amiguetes del político de turno). Total: unos tres millones para gestionar a cuarenta y cinco millones de españolitos. Creo que la difunta Unión Soviética tenía menos en proporción. Acabó en la ruina.

Ya que menciono la Dictadura (que espero no se repita), desde que el inefable Caudillo muriera y ahora rigen la nación estos prohombres democráticos, la población reclusa no para de crecer y nos acercamos a niveles similares a las purgas franquistas después de vencer la Guerra Civil. Da que pensar. ¿Por qué menciono este tema al hablar de economía? Pues porque, consideraciones morales aparte (daría para otros post) un preso nos sale muy caro.

Y además se hacen presupuestos increíbles. Dicho de forma sencilla, está previsto gastar más de lo que se ingrese. Eso ya de entrada. Lo malo será cuando los ingresos sean menos de los previstos y los gastos más. Nos vamos a reír mucho. Si usted cobra pongamos que mil sextercios al mes, ¿piensa gastar mil doscientos todos los meses? Pues lo economistas del estado lo ven correcto.

Y Usted dirá, bueno, son las cuentas del Estado. No se engañe, son las suyas, le va a joder a impuestos directos e indirectos. En la Edad Media, ni los prestamistas judíos pasaban del 10-15% de interés, rebasarlo era usura. En cualquier nómina el Estado se lleva 1 euro de cada 4 ó 5 que cobras. El IVA es casi todo el 16%. No sé cuanto exige la Cosa Nostra a los comerciantes de Palermo, a lo mejor nos sorprendíamos.

Se está proponiendo que la Iglesia Católica se subvencione sólo sin ayuda del Estado. No entro en discutir si la medida es buena o mala, pero si lo que queremos ahorrar, que se deje de subvencionar a partidos, sindicatos y TV en quiebra. Y que se limpie la piel de toro de carguillos y Juanillos. Seguro que me bajaban los impuestos.

Mientras no acometan estas medidas, por favor, que los políticos de ningún partido subvencionado me cuenten milongas. Y si van a inyectar muchos euros en la economía, que lo hagan en mi cuenta, no en la de los ricos.